Argentina, un país inviable: de ahora en más “están solos”

Argentina, un país inviable: de ahora en más “están solos”

Un país inviable es un país donde ninguna de las reglas que el mundo utiliza para determinar una normalidad, funciona.

Jonatan Loidi - CEO de GrupoSet

Si bien Argentina hace años que no ocupa las listas de prioridades de inversión de ningún país o fondo de inversión en el mundo y, por el contrario, cuando somos tapa de algún diario es por algún indicador negativo, la última calificación de MSCI de “Stand-alone” o “están solos” aún no es dimensionada por muchos en su real impacto, seguramente porque la pandemia ocupa las prioridades; pero esta pandemia algún día terminará, y veremos la dura realidad social y económica en la que estamos.

Como nunca antes se ve un Gobierno que quiere tapar ya no el sol, sino la galaxia entera con una mano. Alguna vez escuché que aún cuando es muy difícil imaginar el plan, el plan siempre existe. Bajo esta hipótesis vale la pena imaginar que es lo que el Gobierno realmente piensa.

La realidad nos marca que por alguna razón elegimos el aislamiento y una vez más volver a cerrarnos frente al mundo. Pareciera que cualquier conexión con el mundo exterior solo es aceptada cuando es para negociar con Rusia, China, Venezuela, Nicaragua o cualquier país donde la democracia y los derechos de los ciudadanos estén, al menos, en duda.

Ahora bien, por qué nos califican como “independientes”. Lo resumiré con una sola frase de dos palabras: “Somos inviables”. Un país inviable es un país donde ninguna de las reglas que el mundo utiliza para determinar una normalidad funciona.

Por ejemplo:

  • Inflación: Argentina es el país con mayor cantidad de inflación acumulada del mundo a lo largo de la historia.
  • Mercados cerrados: el mercado argentino esta virtualmente cerrado al mundo, ya no solo para importar sino para exportar, ya que es tan difícil y poco práctico que las empresas desisten de intentarlo y las que lo hacen es porque no les queda más salida y deben ver cómo se licúan sus ganancias, cobran pesos por dólares a un valor que es la mitad del dólar de mercado o libre. Así por cada dólar vendido se pierde el 80% en pesos.
  • Facilidad para hacer negocios: Recientemente Argentina ocupó el último lugar en un estudio que determina la viabilidad de un país para hacer negocios, lo cual no debería sorprender a nadie.
  • Impuestos: la carga tributaria de Argentina es tan absurda que si uno paga todos los impuestos pierde dinero, algo así como 104% por cada 100 ganados.
  • Burocracia y corrupción estatal: no solo es burocrático abrir un negocio, sino que somos rehenes de la corrupción estructural de un estado donde desde una mesa de entrada al director quieren una parte de la torta, aún cuando el negocio siquiera abrió sus puertas.
  • Incertidumbre: me gusta buscar analogías para comprender. Imagine que se sube a un barco, pero por alguna razón se desmaya durante 2 días, cuando se levanta está en el medio del mar. La brújula no funciona, el motor no prende y la radio se quemó. Está solo y jamás tomó un curso sobre navegación. Así estamos hoy. Es inviable proyectar a corto plazo y el largo plazo es una utopía.

¿Qué puede motivar a un gobierno o varios a no hacer nada? La verdad cuesta imaginarlo, pero podemos suponer que alguien gana con un país pobre, con empresas fundidas, con profesionales formados escapando del país.

¿Qué significa para la argentina la calificación de MSCI? Intentaré resumirlo:

  • Menos inversiones extranjeras: Esta calificación es tomada como referencia de riesgo por los grandes fondos de inversiones, al ser calificados como “Stand Alone” muchos fondos están obligados a desprenderse de papeles argentinos.
  • Dificultad para lograr financiamiento en el exterior: esta situación significa literalmente la imposibilidad de que una empresa argentina consiga financiamiento extranjero y de hacerlo será a una tasa impagable.
  • Incremento del riesgo país: en sintonía con los puntos anteriores esta nota implica un indicador más de riesgo y solo invertirán en bonos argentinos aquellos que reciban una alta tasa de retorno, de esta forma, la diferencia de cotización entre los bonos argentinos y los libre de riesgo se incrementará y con ello el riesgo país.

¿Es posible revertir esta situación? La respuesta cada vez es más difusa. En principio aún estamos a tiempo, pero se agota con una rapidez que asusta. El mundo parece haber definido que en principio no. Muchos dicen que los mercados financieros anticipan el futuro; si esto es verdad, estamos en apuros.

Lo que sí es seguro es que de esta situación salimos cambiando desde adentro ¿por qué? Porque estamos solos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?