El kirchnerismo ya tiene su lema de campaña

El kirchnerismo ya tiene su lema de campaña

El gobernador Axel Kicillof dijo que en la Provincia de Buenos Aires, durante el mandato de María Eugenia Vidal, se repartieron "sobres" a periodistas para tapar el abandono que provocó su gestión al frente de la Provincia. También se dio la primer foto conjunta entre Massa y Berni.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

En un acto lleno de mensajes políticos internos y externos, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, aseguró que el 2021 "nos encontrará unidos y vacunados", en una modificación sustancial de una de las máximas de Juan Domingo Perón, quien decía que este siglo nos encontraría, a los argentinos, "unidos y dominados".

Acompañado por el gobernador Axel Kicillof, quien fue el protagonista central del acto realizado en San Fernando, donde se presentaron 29 patrulleros nuevos para esa localidad del norte del conurbano, Massa también criticó a la oposición porque "en lugar de pensar en el futuro y ayudar en esta etapa del país sólo se dedican a pelear por unos cargos".

Esta es la primera oportunidad luego del robo a la casa del presidente de la Cámara de Diputados en Tigre en 2013 que este comparte un acto público con su tocayo, Sergio Berni. Ambos se desprecian. Pero la necesidad de mostrar la unidad política del frente oficialista hizo que hoy se trataran por su nombre, al menos en los discursos.

El más fuerte con respecto a la herencia recibida y a el posicionamiento hacia la oposición fue el Gobernador, quien paradójicamente siempre le habló a "Sergio", por Massa. Quizás aún no olvida la alianza que lo tuvo como protagonista con María Eugenia Vidal hasta entrado 2019, cuando impulsaban el desdoblamiento electoral.

Entonces, Kicillof, cada vez que hablaba en contra de Vidal, como por ejemplo por el abandono edilicio y de infraestructura escolar y hospitalaria le decía a "Sergio" que ahora es diferente y remarcaba también que se hizo en medio de una pandemia inédita. Siempre lo hacía como haciéndolo parte del logro, pero todos conocen que en política la doble intención brota por los poros. 

Sergio Massa, Axel Kicillof y Sergio Berni compartieron un acto en el conurbano bonaerense.

El Gobernador dijo que superada esta etapa empezará el gobierno del Frente de Todos. Y también adelantó que su gobierno firmó acuerdos por más de "veinte millones de vacunas que serán entregadas a toda la nación, porque nosotros no somos unitarios". Quizás también, con otra mirada, se puede suponer que su candidatura presidencial pedida por Cristina Fernández de Kirchner empezaría de ese modo. 

En otra parte de su discurso, siempre enérgico y casi llegando a la disfonía, Kicillof criticó a los "antivacunas, anti pandemias y anti todo", en los que incorporó a los medios y la oposición, como no podía ser de otra manera, defendió con vehemencia la militancia política en todos los centros políticos de La Cámpora, Unidades básicas, mesas callejeras y gremios. "Viva esa militancia", exclamó.

Entre sus críticas, la frase más polémica se la dedicó a la gobernadora Vidal, a la que acusó de "tapar su pésima gestión con pautas y sobres para periodistas". Pero también dijo algo irrefutable. Que durante la anterior gestión la exgobernadora había permitido el cierre de las escuelas que operaban en el Delta bonaerense y que en más de una oportunidad había criticado la apertura de universidades en el conurbano. "Ellos, que militaron contra las escuelas y las universidades en la Provincia, ahora se rasgan las vestiduras por la presencialidad", criticó. 

Bajo la atenta mirada del ministro de Seguridad, Sergio Berni, posible candidato a diputado nacional, y del intendente local, Juan Andreotti, todo fue una fiesta de la unidad política del espacio oficialista. Y en este sentido caminará la campaña, con lemas como que "hasta ahora no pudimos gobernar como queríamos", "la unidad contra todos los anti" y "somos los que más vacunas conseguimos". 

Llamativo, o no, en ninguno de los discursos fue nombrado el presidente Alberto Fernández, pero tampoco la vice Cristina Fernández de Kirchner, aunque para ella no era necesaria ninguna mención al estar su gobernador y dirigente político preferido y su halcón ministro de Seguridad. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?