¿A quién le conviene financiar la tercera vía de Florencio Randazzo?

¿A quién le conviene financiar la tercera vía de Florencio Randazzo?

La confirmación de la candidatura de Florencio Randazzo como diputado por la tercera vía en la provincia de Buenos Aires ha generado un debate respecto a quién beneficia. En medio de la grieta, el regreso electoral del ex ministro del Interior genera todas clase de interpretaciones y suspicacias.

Beto Valdez

Beto Valdez

La ratificación de la candidatura de Florencio Randazzo a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires empieza a generar un debate que aún no tiene conclusión. En medio de la grieta nadie sabe a ciencia cierta a quienes beneficia la irrupción de una tercera vía en el escenario donde este año se librará la madre de todas las batallas. Todavía es muy prematuro para sacar conclusiones del regreso electoral del ex ministro del Interior. Lo concreto es que ha generado interpretaciones disímiles porque el escenario es aún incierto. Y la gran duda que surge, en tiempos de vacas flacas, es quién financia la campaña del oriundo de Chivilcoy.

En el entorno del jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, consideran que los votos que retenga Randazzo se los quita al Frente de Todos. Mientras que en el oficialismo consideran que esa postulación puede perjudicar más a Juntos por el Cambio porque “es un candidato que nos empieza a pegar a nosotros, buscando retener al votante blando que tuvo Alberto (Fernández) en 2019 que no quiere ir al macrismo”. Los encuestadores sostienen que le va a sacar votos a ambos espacios de la grieta en las PASO y en las elecciones generales habrá que ver adónde van. Uno de ellos sostiene que “no es el Florencio de 2017 que tenía el apoyo del Movimiento Evita y de dos intendentes del GBA como Gabriel Katopodis y Juanchi Zabaleta”.

Incluso, muchos recuerdan que en esas elecciones legislativas su jefe de campaña fue el actual presidente Alberto Fernández. En esa oportunidad, y luego quedó comprobado en 2019, que su aventura electoral favoreció a la administración de Mauricio Macri, ya que ayudó a dispersar el voto opositor que no fue a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Con la candidatura por afuera del PJ de Sergio Massa ya no alcanzaba para que Cambiemos se impusiera en el entorno del jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, por eso desde la Gobernación a cargo de María Eugenia Vidal le dieron aliento a la postulación de Randazzo.

Ahora el escenario luce diferente. Parece no tener el mismo armado que en 2017 pero ha logrado una financiación más que interesante. Con oficinas en Puerto Madero, el ex ministro del Interior ha podido contratar asesores e ir seduciendo a referentes del peronismo no K. ¿De dónde salen los recursos para su proyecto electoral? “La lógica es que la plata salga desde Juntos por el Cambio, pero el Flaco no rompió sus vínculos con sectores del oficialismo, así que todo es posible”, dice un puntero del peronismo bonaerense. Los misterios de la policía vernácula.

De todas formas, el candidato de la tercera vía se la pasa desmintiendo a sus aliados sobre sospechosos encuentros que habría mantenido con dirigentes de ambos sectores de la grieta. Se comenta con detalles de una reunión de Randazzo con Máximo Kirchner y Wado De Pedro, también con Miguel Pichetto y hasta trascienden contactos con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. También se difunden gestiones de Julián Domínguez para sentarlo a fin de mes con el cordobés y con el mandatario sanjuanino Sergio Uñac, quienes se muestran intranquilos con la radicalización del gobierno de Alberto Fernández por la influencia kirchnerista.

Hasta ahora el impulsor de la tarjeta SUBE cuenta con el aval de Roberto Lavagna, Graciela Camaño y algunos peronistas disidentes como Daniel Basile, Jorge Remes Lenicov, Humberto Roggero y el platense Juan José Amondarain. También se muestra en las oficinas de Puerto Madero el ex intendente de General Pueyrredón, Gustavo Pulti, quien tiene su peso electoral en Mar del Plata y en la Quinta Sección Electoral. El otro que se acerca a dar una mano sin jugar electoralmente este año es el ex gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, afincado actualmente en San Isidro.

Un armado electoral que es un verdadero misterio. Como cuenta el colega Sebastián Dumont, en su nota en el diario La Prensa, en el oficialismo lo llaman irónicamente “dueño de un balneario porque sólo aparece en temporada”. Las respuestas a muchas de estas incógnitas se conocerán cuando presente su lista completa, si es que finalmente juega. Los más escépticos en Juntos por el Cambio creen que al final del día es una construcción funcional al peronismo. “Si Florencio hace campaña contra Axel Kicillof y Alberto Fernández evidentemente nos va a querer sacar votos a nosotros y eso le conviene a Cristina”, dicen un experimentado dirigente del PRO.   

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?