Ampliarán la vacunación a adultos en general y buscan un "shock" antes del invierno

Ampliarán la vacunación a adultos en general y buscan un "shock" antes del invierno

Esperan que mayo termine con "más vacunas que vacunados" y en junio esperan que haya otra distribución masiva. Por eso en Mendoza quieren ampliar la campaña a todos los adultos, sin importar si tienen enfermedades.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El Gobierno nacional apunta a que haya un "shock" de vacunación en los próximos dos meses para, con un retardo de varios meses, lograr una mejor inmunidad desde lo sanitario y alivio desde lo político. En Mendoza preparan la logística para avanzar en el mismo sentido: si la Nación cumple con los envíos prometidos, la intención es abrir la campaña de vacunación a personas adultas sin comorbilidades. Es decir a público general. La duda es si poner el primer corte etario a los 50 o a los 40 años. La nueva campaña se aplicaría en junio.

Ese paso implica un aumento exponencial de la demanda y por eso es clave que la logística funcione. El primer paso, claro, es el cumplimiento en la distribución desde el Gobierno nacional. Luego, el sistema de distribución interna y la aplicación. La vacuna de AstraZeneca sería la que se aplique. Las nuevas dosis que comenzarán a llegar desde México serán destinadas a primeras dosis. En el Gobierno aclaran que la ampliación del universo de personas a vacunar no impactará en la inmunización de los grupos prioritarios. Pero la intención es llegar al menos con una dosis a la mayor cantidad de personas posible. El impacto buscado no es evitar los contagios, sino la enfermedad grave. 

El objetivo nacional es llegar al invierno con 14 millones de personas con alguna dosis de las vacunas. "En mayo vamos a terminar con más vacunas que vacunados y en junio va a pasar lo mismo", se ilusionan en el gobierno nacional. "Es responsabilidad de las jurisdicciones que las vacunas se apliquen", aclaran. Del nuevo lote de vacunas que se distribuirán hoy, por ejemplo, hay 38.400 dosis de AstraZeneca  27.000 Sputnik V que llegarán a Mendoza. Los intendentes volverán a ser clave porque deberán agudizar la logística. 

En Mendoza la estrategia usada hasta ahora es de ampliación del universo para amenguar el impacto de enfermos graves en el sistema de salud. Por eso en la Provincia se aplicaron vacunas a personas fuera del rango etario original, pero que tenían comorbilidades, como personas obesas, con diabetes, enfermedades respiratorias, coronarias, personas con discapacidad y otras que son más vulnerables ante la enfermedad. 

La dispersión generó también algunos hechos particulares, como la dispensa de certificados médicos con poco rigor. Se trata de situaciones puntuales, por ahora, donde se "exageraron" situaciones de salud para permitir acceder a las vacunas. El sello y la firma de los médicos es el mecanismo de control de legitimidad de los postulantes. 

Impacto político

El presidente Alberto Fernández había prometido en diciembre del año pasado que entre enero y febrero se vacunaría a 10 millones de personas con la Sputnik V. En marzo llegarían, según esa ilusión, dosis para vacunar a otras 5 millones de personas con la misma vacuna. Para el mismo mes de marzo estaba previsto que comenzaran a llegar las dosis de AstraZeneca desde México. 

La promesa no se cumplió y aunque hubo vacunación, no fue en la magnitud de que se se anunció el 10 de diciembre pasado. Por eso el nuevo horizonte es llegar al 21 de julio con toda la población vulnerable vacunada: las 14 millones de personas.

La vacunación tiene un impacto político. Por la negativa u la positiva. En Mendoza, por ejemplo, ocurre un fenómeno. Es una de las provincias donde Alberto Fernández tiene peor imagen. Un bastión "opositor". Pero en las últimas semanas la imagen del Presidente dejó de caer y hasta comenzó a tener un repunte. Y se nota de manera particular en un grupo: las personas mayores de 60 años, justo el sector que accedió antes a la vacunación y donde peor le iba al kirchnerismo históricamente. La duda es cuál será el alcance temporal del impacto positivo de la vacunación. Más porque hay un contraste de peso del otro lado: más del 75% de los mendocinos cree que la situación económica y social será peor hacia fin de año. Históricamente en las elecciones el "bolsillo" es lo que más pesas.

Claro, en un año de pandemia el factor miedo, las vacunas afectan. Y sobre todo una idea que resume el estado actual de situación: la inestabilidad emocional. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?