"Un lío": preocupa a la Justicia la competencia electoral de Bento

"Un lío": preocupa a la Justicia la competencia electoral de Bento

La Cámara Nacional Electoral se puso al tanto de la causa de coimas que envuelve al juez mendocino, quien tiene a su cargo el control de las PASO. En el caso de que el Consejo de la Magistratura lo suspenda, la Cámara nombrará un subrogante. Pero, hoy por hoy, es el juez de turno.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

El escándalo por la imputación del juez Walter Bento como presunto líder de una banda que cobraba coimas a cambio de beneficios judiciales se irradia en todas direcciones fuera de Mendoza.

Ya tomó conocimiento el Consejo de la Magistratura, que decide si un juez cuestionado puede seguir en su cargo. Pero también están al tanto y discutiendo qué hacer los integrantes de la Cámara Nacional Electoral, que tiene a cargo el control de las elecciones.

"Esto es un lío", soltó ayer el presidente de la Cámara, Santiago Corcuera. Y claro: Bento es el juez electoral de la provincia. A su cargo tiene el operativo de las PASO, que se realizarán, si así lo confirma el Congreso, el 12 de setiembre próximo. Aunque el cronograma es largo, con muchas instancias previas vinculadas a las agrupaciones políticas. En todas ellas, hoy por hoy, Bento tiene plenas facultades para impartir justicia.

La aprobación de balances y de boletas de los partidos, entre otros numerosos aspectos de una elección, siguen siendo por el momento atribuciones de Bento. Es más: es el juez penal que está de turno en Mendoza.

Los partidos y sus referentes mendocinos siguen haciendo un sonoro y llamativo silencio respecto de Bento. Pensando, tal vez, que falta tiempo para las elecciones. Pero la Justicia Electoral no: sabe que va a tener que intervenir pronto. Más temprano que tarde. En cuestión de semanas, probablemente.

De todos modos, depende de lo que decida otro organismo. Se trata del Consejo de la Magistratura de la Nación. La Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza ya le informó la situación procesal de Bento. Es posible que el Consejo tenga una reunión la semana que viene y allí verá si se trata o no la situación de Bento.

Si actúa rápido ante este escándalo que sigue creciendo, la comisión de acusación designará por sorteo un consejero para la causa y Bento estará más cerca de ser suspendido. Si esto ocurriera, la Cámara Federal de Apelaciones tendrá que reasignar sus casos y la Cámara Nacional Electoral deberá resolver cuál de los otros jueces mendocinos asume en subrogancia la competencia de las elecciones. 

Hay algo importante a tener en cuenta: la primera de las dos elecciones de este año está completamente a cargo del juez electoral. Las generales, en cambio, incorporan a otros actores: interviene la Junta Electoral. Esa junta está compuesta por el magistrado cuestionado, el presidente de la Cámara Federal de Apelaciones, Juan Ignacio Pérez Cursi; y el presidente de la Corte provincial, Dalmiro Garay. La fecha acordada para las generales es el 14 de noviembre.

Conforme crece la causa de las coimas, en tribunales federales se convencen cada vez más de que no será Bento el que comande las PASO. Por eso el juez de San Rafael que tiene a su cargo la investigación penal, Eduardo Puigdéngolas, pidió que se notifique a la Cámara Nacional Electoral, además del Consejo de la Magistratura.

Con preocupación creciente por el daño institucional del caso Bento, todas las miradas están puestas en el Consejo, el único organismo que puede quitarle los fueros y la mitad del sueldo. Y por sobre todo, hacerlo cesar en sus funciones hasta que se resuelva su futuro.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?