Todos a sus pies: nadie se le anima a Máximo Kirchner

Todos a sus pies: nadie se le anima a Máximo Kirchner

Máximo Kirchner ya eligió a su nuevo aliado en el triunvirato del poder. Si fuera hoy la elección, y si él no se postulara, elegiría a Sergio Massa como candidato en lugar de Alberto Fernández. Al mismo tiempo, juega con el minuto a minuto contra los intendentes y concejales que no saben qué hacer.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

"Si vos fueras Máximo Kirchner, ¿qué harías?", preguntamos a intendentes de la provincia de Buenos Aires, sobre la reelección, hoy imposibilitada por una ley impulsada por Sergio Massa y apoyada por María Eugenia Vidal hace cinco años. 

El primero de los dos jefes comunales al que MDZ le pidió su opinión, respondió desde su despacho del noroeste del AMBA. Al otro, por teléfono. Uno era peronista, el otro, no tanto. Y ambos habían participado de algún encuentro la semana pasada con el Jefe de la bancada de Diputados oficialista (Máximo) y el Presidente de la Cámara (Massa).

La respuesta fue coincidente. "Este año no haría nada, simplemente esperaría ver como sigue todo y recién el año próximo me siento a conversar. Y con eso vuelvo a negociar y termino dando lo que ya tenemos", expresaron, con diferencia sólo de horas, los dos consultados. 

A pesar de todas las versiones fundadas que están en el aire -en el que se relatan reuniones con los jefes comunales hace quince días cuando se discutió sobre la policía y la unidad del PJ bonaerense en Olivos, como el miércoles pasado en la Casa Rosada, donde también participaron intendentes de Juntos por el Cambio- nadie ha hecho la presentación legal para que se reinterprete la ley 14836.

En ese caso, debe haber un juez que tome el tema y declarase "inconstitucional", en un extremo, o porque "cercena los derechos preexistentes". Es que cuando fueron elegidos nadie les había avisado que no podían volver a presentarse.

El Artículo 1 en el Anexo del Decreto 265/19 que reglamentó la Ley N° 14.836 señala: “Determinar que la prohibición de reelección para un tercer mandato consecutivo establecida en los artículos 3° del Decreto-Ley N° 6769/58, 148 de la Ley N° 13688 y 13 bis de la Ley N° 5109 -todos ellos en los términos de la Ley N° 14836-, abarca a quienes habiendo sido reelectos en el mismo cargo para un segundo mandato consecutivo, hayan asumido sus funciones y ejercido por más de dos (2) años, continuos o alternados”.

Hay varios, como Gabriel Katopodis, en San Martín, que al segundo mandato consecutivo no lo asumió. En 2019, fue directo al Ministerio de Obras Públicas de la Nación. Según se lee, podría volver a presentarse, ya que la ley reglamentaba todo a partir de 2016, tomando la elección ejecutiva siguiente como la única reelección. Fue reelecto y no tuvo un día como jefe comunal. 

En ese caso, antes de fin de año, podría haber una renuncia masiva de intendentes que se presenten como primer concejal para ampararse en la reglamentación. Y así hasta el infinito. 

El senador provincial por Malvinas Argentinas, Luis Vivona, es quien más estudió y tiene preparada la presentación legal para cuando la política lo determine, "El tema es que dudo que ese momento llegue. Seguramente, Máximo querrá estirarlo hasta el año que viene, y en medio de la negociación por los cargos y las listas, lo habilite y diga. "Bueno, ustedes tendrán las reelecciones pero nosotros armamos las listas... Eso sí. En algunos lados habrá interna". Y listo. Nos da lo que ya tenemos y con eso siempre seguimos igual", dijo un ex intendente que sigue de cerca lo que pasa en su comuna. 

Vivona, al igual que Walter Carusso, referente possista, y Gustavo Sooz, alter ego de Gustavo Menéndez, de Merlo, son los tres legisladores que ya tienen todo listo. Algún juez amigo siempre hay en General San Martín o Morón, los departamentos judiciales que tienen a mano. 

Massa también es otro de los que no quiere que la normativa siga tal cual él la propuso hace tiempo. Su pelea territorial en Tigre obliga a sacar de la escena al actual intendente, Julio Zamora, para reemplazarlo por uno propio, quizás su esposa, Malena Galmarini.

"Sergio y Máximo se están conociendo y generando una gran relación personal. A los dos les conviene, pero los dos se conocen", dijo, enigmático, alguien que se siente muy cómodo con este nuevo tándem. La regla, hasta el momento, es que el hijo presidencial es quien maneja el poder y lo hace sin perder un milímetro en ese camino. 

Para ayudar a la interpretación de esta nueva pareja, argumentó que "o Máximo es el próximo candidato o lo será Sergio, pero le rodearán la manzana con una vice, que quizás pueda ser Anabel Fernández Sagasti, con pocas chances de ser gobernadora en Mendoza y Cristina Fernández de Kirchner sería senadora de nuevo". 

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, que todo lo puede, cree también que lo podrá con el kirchnerismo extremo. Y por ahora nota que, antes de un segundo mandato de Alberto Fernández, los dueños del poder lo pueden elegir a él. 

En cuanto a las reelecciones, en algún chat de concejales se leyó. "Las reelecciones van a salir porque algunos de nosotros no servimos como candidatos a intendente y sólo estamos para ser presidentes de Concejo, como máximo". Lacónico, otro le contestó que "bueno, entonces que se apuren porque quedo sin trabajo".

Esta situación se da en la mayoría de los territorios, donde los jefes comunales no permiten que nadie crezca con potencia porque "después se nos vuelven en contra". Si bien esto pasó, la solución ahora los pone en un callejón sin salida. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?