Suarez no replicaría en Mendoza las medidas que anunció Alberto

Suarez no replicaría en Mendoza las medidas que anunció Alberto

Intendentes afines dicen que "no va hacer lo que hizo Alberto" y que "va a adherir a lo menos posible". Habría una ratificación de las clases presenciales, pero se analizarían medidas en el transporte. Mendoza no es el AMBA, pero tiene problemas: la positividad en un departamento creció ayer al 69%.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Será otro día de reuniones y espera. Rodolfo Suarez deliberará con los intendentes una vez más para definir medidas "consensuadas" en búsqueda de frenar al covid-19, se asegura. La normativa nacional invitará a las provincias a adherir a todas las medidas anunciadas ayer por el Presidente. "Pero Rodolfo no va a hacer lo que hizo Alberto", aclaró un jefe comunal del oficialismo. "Se va a adherir a lo menos posible", postuló a su turno otro del mismo color político.

El presidente Alberto Fernández anunció anoche un paquete de medidas restrictivas que sorprendió por su dureza. Se sabía que podía ampliar la prohibición de circulación nocturna (será en el área metropolitana de 20 a 6). Pero nadie podía intuir que también iba a suspender la presencialidad escolar.

Ni siquiera su propio ministro de Educación, Nicolás Trotta. El funcionario presidió este miércoles una reunión del Consejo Federal de Educación en la que, junto a los ministros de todas las provincias, defendió la continuidad de las clases presenciales. Dicen que incluso los dirigentes gremiales bancaron esta decisión. 

En la reunión se habló en todo caso de reducir la frecuencia de la presencialidad en aquellos puntos del país en los que la segunda ola del coronavirus golpee más fuerte. Con este precedente, seguramente el director general de Escuelas José Thomas va a resistir hoy un acompañamiento mendocino pleno de la medida nacional.

Durante esta jornada de análisis es probable, no obstante, que se evalúe el funcionamiento del transporte público y su impacto en los aumentos de casos. El uso de los colectivos equivale al nivel de actividad que hay en la provincia y hay funcionarios del Poder Ejecutivo que anoche se atajaron: "El transporte acompaña las actividades que están permitidas; además, no está probado que sea una fuente de contagios", expresó uno de ellos.

No obstante, la discusión interna en el gabinete se activará recién cuando Suarez conozca la letra de la nueva norma nacional, cuyas disposiciones rigen exclusivamente para el AMBA.

De entrada, la intención inicial en el oficialismo es resistir: "Aún no podemos medir razonablemente el impacto de las últimas restricciones", se quejó anoche uno de los intendentes cercanos al gobernador.

Suarez, por su lado, había pedido este miércoles que la Nación fijara medidas para todo el país. Pero hubo quienes señalaron que este viraje discursivo no implicaba que fuera a acompañar las decisiones de la Casa Rosada. 

Nada menos que Alfredo Cornejo intervino para explicar las declaraciones de su sucesor: acusó el Gobierno Nacional de querer "socializar las pérdidas" y "transferir el problema a las provincias".

Es decir que el gobernador mendocino, según Cornejo, reclamó el protagonismo de la Nación en las decisiones para que no le tiren el fardo de la crisis sanitaria. "Hay que hacer lo que dijo Suarez: buscar compatibilidad de gestión y no hacer demagogia. Suarez dice que equilibremos libertad económica con restricciones, no dice que dejemos de tener clases presenciales", declaró también Cornejo.

¿Cómo se traducirá todo esto en un nuevo paquete de medidas provincial para frenar los contagios? No se sabe por ahora, aunque está a la vista que Mendoza, sin ser el AMBA, tiene problemas graves con la pandemia.

A diario se suman cerca de mil contagios nuevos y la propia ministra de Salud, Ana María Nadal, reconoció que el 90 por ciento de las camas críticas ya están ocupadas.

El agotamiento de camas de terapia intensiva es del 100 por ciento en algunos lugares y Nadal sucumbió ayer en su intento de minimizar la crisis.

La funcionaria señaló en una confusa declaración periodística que la alta demanda de camas de terapia intensiva no iba a impactar en las operaciones de patologías ajenas al covid, cuando en realidad, por otro lado, ya había firmado una resolución que disponía la suspensión de las cirugías programadas para liberar plazas.

Nadal trató de tranquilizar a la prensa en San Rafael, pero los números de casos positivos del sur mendocino mostraron otra realidad. Principalmente en General Alvear, que tras la sorpresiva explosión de casos del martes, ayer volvió a impactar: la positividad (porcentaje de casos positivos respecto del total de hisopados) aumentó del 55 al 69 por ciento en solo 24 horas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?