Mendoza pasará de largo el "semáforo rojo" de la Nación y por ahora no imponen restricciones

Mendoza pasará de largo el "semáforo rojo" de la Nación y por ahora no imponen restricciones

El Gobierno nacional puso a Luján dentro de los departamentos "en rojo" por el aumento de los contagios. En la Provincia relativizan esos datos y aseguran que no son precisos. Toman al Gran Mendoza como unidad. ¿Puede haber segunda ola?

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Los anuncios, sugerencias y datos que desde la Nación generan sobre el impacto de la pandemia comenzaron a inquietar en las provincias y también se generó más incertidumbre sobre cómo se evalúa la situación epidemiológica y el camino que pueden tomar. El Gobierno nacional puso a un grupo de departamentos del país en "rojo" por el aumento de casos de coronavirus, tomando como criterio la aceleración de contagios y la cantidad de testeos positivos cada 100 mil habitantes. En ese grupo quedó incluido Luján de Cuyo, dato que sorprendió porque la unidad de análisis que se toma en la provincia es el Gran Mendoza como conjunto y no tanto comunas aisladas. 

Estar en "rojo" implica que se sugieren restricciones a la movilidad, cambios horarios y otras medidas de prevención. Esa es la sugerencia de la Nación, pero que en Mendoza no acatarán. Es decir "pasaran por alto el semáforo rojo" que pusieron desde Casa Rosada. Anoche hubo comunicaciones entre el intendente Sebastián Bragagnolo y  la ministra de Salud Ana María Nadal para tener una estrategia común. En ese sentido, podrían salir a aclarar cuál es la situación. "No son reales esos datos", se quejan desde la comuna. Luján tuvo 63 casos en los últimos tres días, pero no está en el "top tres" de la provincia. Igual en Mendoza relativizan el control por domicilio porque al conurbano local funciona como "uno solo", donde viven un millón de personas y conviven 6 departamentos. Los datos tomados por domicilio son relativos. En los últimos tres días Guaymallén, Maipú y Capital son los que tuvieron más casos. 

El semáforo que indica el alerta toma dos criterios. Uno es comparar la cantidad de casos que hubo en los últimos 14 días respecto de los 14 días anteriores. Si la razón es de 1.2 (un aumento  del 20% de los casos) salta el alerta. El otro indicador es la cantidad de casos cada 100 mil habitantes, también durante las últimas dos semanas. Se supone que es un mecanismo automático. Pero anoche hasta había teorías conspirativas que se tejían detrás del alerta. "Es el único municipio del Pro", sugerían, apuntando a que detrás de la inclusión de Luján puede haber mala intención. 

 

¿Segunda ola?

En Mendoza no hablan de segunda ola aún. Consideran que los casos "no están en pausa" y suben, pero a un ritmo lento y no intempestivo. Eso no implica que en el corto plazo pueda cambiar, pero no hablan de un brote. Para ello se basan en algunos datos, como la positividad, que se mantiene baja: no supera el 20%, aunque con una cantidad aún baja de testeos. Otro dato que analizan es que se mantiene baja la letalidad. Sí hay aumento de casos y de contagiosidad, pues el factor R volvió a estar por arriba de 1. 

Las próximas semanas serán clave. El cambio de estación puede generar un aumento de casos y la aparición de otras patologías respiratorias. En años convencionales la semana 12 del año es donde comienzan a crecer los casos de influenza, bronquiolitis provocada por el bronquiolitis virus sincitial respiratorio, neumonías y otras enfermedades relacionadas con el frío, el contacto en lugares sociales y el invierno. El año pasado esas patologías bajaron drásticamente por el aislamiento obligatorio. En 2021 podría haber una situación distinta y la posibilidad de convivencia de enfermedades respiratorias es uno de los temas a los que le prestan atención, aunque el covid seguirá siendo la enfermedad prevalente. 

El sistema de salud está mejor preparado que el año pasado porque hay más camas y más recursos críticos. El personal de salud está con un alto grado de inmunidad por la vacunación. Pero también podría haber algunos recursos físicos menos porque, por ejemplo, es probable que los hospitales pediátricos (como el Notti y el Fleming) no puedan reconvertirse para atender adultos con covid porque al estar las escuelas y actividades abiertas puede crecer la demanda de asistencia de niños por otras patologías. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?