Los puntos ciegos de la campaña de vacunación que preocupan

Los puntos ciegos de la campaña de vacunación que preocupan

El Gobierno asegura que en Mendoza no hay listado VIP, pero hay zonas donde se pierde de vista el control estricto. Depuran los padrones de vacunados para informar a la Justicia y a la Legislatura. Cuáles son los puntos ciegos del sistema.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El escándalo por las vacunas de privilegio ha generado una situación de desconfianza tal que ni siquiera quienes por ahora son testigos del hecho están tranquilos. Se trata de un bien invaluable, cuyo monopolio del manejo está en el Estado. Eso empodera y carga de responsabilidad a quienes la administran y por eso los  hechos  de corrupción que rodearon al acceso a la vacuna genera un efecto negativo brutal. La Justicia enviará exhortos a todo el país para recopilar información sobre las personas vacunadas y los gobiernos se preparan a la defensiva. El tiempo juega en contra del esclarecimiento de cualquier sospecha. 

En Mendoza la ministra de Salud Ana María Nadal aseguró que no hay listas VIP, que no tienen datos de alteraciones en el orden de vacunación. Pero en la provincia, como en todo el país, hay puntos ciegos que escapan al radar. Y tiene que ver con la inevitable descentralización para aplicar la vacuna. En la primera etapa se hizo en centros de salud y sitios públicos. Los hospitales privados que tienen vacunatorios recibieron las dosis según la cantidad de trabajadores de la salud que informaron que tenían y deseaban aplicarse la vacuna. En ese caso el control pasa por quienes dirigen cada institución. 

En el detalle entre la cantidad de potenciales receptores de la vacuna y quienes finalmente la recibieron está uno de los puntos ciegos, al igual que si hubo "nombres prestados", es decir personas que figuren como vacunadas pero que su dosis no haya sido aplicada. La trazabilidad del sistema está técnicamente blindada, pero es humanamente vulnerable. La responsabilidad operativa de cumplir o vulnerar el sistema está en quien aplica la dosis. Por voluntad propia o por recibir órdenes.

Divergencias

De entrada hay datos divergentes. La Provincia y la Nación informan cantidad de dosis distintas. Incluso entre la misma fuente de información hay diferente información. Según la flamante página de control del Gobierno Nacional, se entregaron 71100 vacunas, pero solo se aplicaron 26250. Según el sitio de Datos Abiertos, en Mendoza se aplicaron 15.632 primeras dosis de la vacuna Sputnik y 9878 segundas dosis. Además, figuran 147 vacunados con la Covi-Shield (AstraZeneca) y uno con las dos dosis de esa misma. Según el Ministerio de Salud de Mendoza la cantidad de dosis aplicadas es mucho mayor y supera el 50%. La diferencia puede estar en el desacople de información entre una y otra fuente. 

El caso más representativo de cómo se aprovechan los puntos ciegos del sistema puede ser el de Jujuy, donde el gobernador Gerardo Morales reconoció que había vacunados por fuera de las prioridades y culpó a los ejecutores de la vacunación, principalmente al sector privado. "Ha habido algunas clínicas privadas que faltó que pongan hasta el perro y el gato para que se vacunen y han pasado las listas", dijo el gobernador radical. En Mendoza aseguran que no había casos como el del vacunatorio VIP en el Ministerio de Salud, pero nadie puede dar fe que no ocurra lo de Jujuy. 

En Mendoza preparan el listado de personas vacunadas con el temor a que se sufra un efecto escrache. También por la posibilidad de que haya sorpresas. En el medio aseguran que es imposible ejecutar, una campaña de vacunación de la naturaleza de la que se ejecuta contra el covid sin descentralizar y sin coordinar esfuerzos. También sin confianza, que es la variable que se resquebrajó.

La descentralización se ampliará ahora con la campaña de vacunación de los adultos mayores. Los municipios serán actores importantes, porque han organizado la logística. También se diversifica por el tipo de vacunas. Si todo sale como está planificado, en poco tiempo se vacunarán en simultáneo a adultos mayores en sitios designados por los municipios, a los profesionales de la salud y persona esencial en hospitales y a docentes (probablemente en escuelas). 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?