Debate por el Presupuesto 2022: ingresos y reelecciones para "todos y todas"

Debate por el Presupuesto 2022: ingresos y reelecciones para "todos y todas"

La intervención sufrida por el gabinete de Axel Kicillof hizo que la discusión por el Presupuesto 2022 sea mucho menos tensa que la del año anterior. El cambio de Martín Insaurralde por Carlos Bianco produjo que la Legislatura tenga la armonía de tiempos pasados. Tanto, que volverían las reelecciones.

Alejandro Cancelare y José Luis Carut

La falta de una conducción clara que atraviesan el oficialismo y la oposición enfrasca en negociaciones interminables todos los temas que deben ser tratados y analizados en los ámbitos parlamentarios. Sucedió recientemente con el Gobierno nacional, en el que tres jefes de gabinete, dos mandatos cumplidos y uno en actividad, no entendieron cuál era la lógica y los tiempos requeridos para tener un presupuesto en tiempo y forma, sin dilaciones, y mucho menos rechazados. 

Alberto Fernández fue jefe de Gabinete con Néstor Kirchner y Sergio Massa lo reemplazó apenas fracasó el tratamiento de la resolución 125, en 2008. Juan Manzur, gobernador en uso de licencia, no asomó por el Congreso nacional y todo fue un caos. Para la oposición lo mismo. Si no hubiera sido por la mala práxis oficial, aumentada por cierta desidia del presidente del bloque, Máximo Kirchner, el interbloque de Juntos por el Cambio hubiera estallado por el aire. 

Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y Mauricio Macri estuvieron a kilómetros de distancia de un debate que los incomodaba. Y los radicales, en lo que más le gustaba, la interna y la resolución de su jefatura partidaria. Nadie hizo nada para bajar una orden. 

En la Provincia de Buenos Aires hay una diferencia sustancial. Los intendentes de todos los partidos están más que atentos y los teléfonos de los jefes de bloque suenan sin parar. Y, a diferencia del año pasado, donde Carlos Bianco como jefe de Gabinete provincial rompía todo los acuerdos que armaban fuera del esquema oficial espartanos y atenienses, ahora está Martín Insaurralde, que sabe como pocos las necesidades de cada uno de ellos. 

Martín Insaurralde, jefe de Gabinete de la Provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, hay temas urticantes que todavía no tienen definición. Una de ellas es el Fondo de Infraestructura Municipal. La cifra, que varía entre $12.000 y los $20.000 millones de pesos a repartir de manera proporcional por un coeficiente que surge de la coparticipación provincial para los municipios y la cantidad de población que cada uno de estos tiene.

Para tranquilidad de los intendentes, las administraciones municipales no tendrán que devolver este año el fondo especial que por el COVID repartió la gestión bonaerense con fondos del Gobierno nacional. La Nación se la "regaló" a la Provincia; ésta no quiere hacer lo mismo con los municipios.

La otra cuestión es la designación de los funcionarios que Axel Kicillof se niega a nombrar en los organismos de control y entidades descentralizadas de la gestión provincial y que le pertenecen a la oposición. "Eso es Axel, y nunca se sabe con él", razona uno de los legisladores que está en el día a día yendo y volviendo por las oficinas provinciales y los despachos opositores.

El oficialismo cuenta con otros operadores para aplacar las demandas opositoras. Federico Otermín, el alfil de Insaurralde en todos los terrenos, ya no tiene la mirada vigilante de Bianco. El presidente de la Cámara puede prometer cuestiones que ya consultó con su jefe y amigo. Y el presidente del bloque oficialista, Daniel Valicenti, es menos vehemente que su antecesor Facundo Tignanelli. Este no hace nada sin avisarle a Andrés "El Cuervo" Larroque y Máximo Kirchner, alguien que no quiere demasiado a Kicillof.

En cada encuentro, casi todos informales, lo único que no está incluido en el Presupuesto pero que es lo que más desvela es si hay o no chance de avanzar en una reinterpretación legislativa sobre la cual habilitar una nueva reelección para todos y todas, juntos y juntas.

Varios legisladores consultados sostienen que hay interés para tratar el tema el próximo 28 de diciembre, el Día de los Inocentes, justamente. Hay dos proyectos en debate, uno presentado por un sector del PRO (con el aval de los intendentes amarillos) y el radicalismo, que pide que se modifique el artículo 7 de la ley y se imponga el año de inicio el 2019 para el primer mandato. El peronismo pretende hacer otra cosa. Directamente derogar todo y seguir con las reelecciones indefinidas.

Pero, cuando no, los números no alcanzan para ninguno de los dos proyectos. Habrá que unificarlos, y perdidos por perdidos, podrían elegir el proyecto avalado por un sector del PRO y el radicalismo. Sin embargo, habrá que ver cómo juegan el resto de los diputados del PRO,  la Coalición Cívica, el Frente Renovador, los liberales y la izquierda. "Hasta hoy nadie tiene las manos", le dijo a MDZ un especialista en este tipo de poroteos.

MDZ hablo con legisladores de la oposición para saber cuál va a ser su postura a la hora de votar la Ley de Leyes y la Ley Fiscal para el próximo año. Diputados y senadores coincidieron en remarcar la buena predisposición al dialogo del oficialismo. Afirmaron que antes de la intervención de los intendentes al gabinete de Kicillof era prácticamente imposible entablar un diálogo constructivo y cordial con el jefe de Gabinete (Carlos Bianco) y los ministros.

El senador de Juntos por el Cambio, referente de Patricia Bullrich en La Plata; Juan Pablo Allan dijo sobre la Ley de Leyes y la Ley impositiva: “Nuestra idea es darle siempre la herramienta del Presupuesto al ejecutivo, es necesaria e indispensable. Nosotros vamos a intentar acompañar, para eso necesitamos que el gobierno revea varios de los puntos que trae el presupuesto en materia de ingresos, en materia de obra pública para los municipios. La forma en que se coparticipa está muy discutida porque significa un daño para muchos municipios especialmente para los gobernados por Juntos por el Cambio, si los recursos se coparticipan de la forma que en principio está establecido”.

Asimismo, Juan Pablo Allan agregó: “Creemos que hay una sobre estimación de los ingresos, no están teniendo en cuenta el impacto de la caída del Presupuesto nacional. Están haciendo futurología, sobreestimando los ingresos por parte de organismos internacionales. Nuestro temor es que el día de mañana no alcancen los recursos y eso tenga un impacto en aumento de impuestos. Lo único que tenemos claro nosotros es que no hay ninguna posibilidad de que facilitemos un aumento de impuestos en términos reales, eso no va a ocurrir”. Y afirmó: “Si todos estos planteos y propuestas que le estamos haciendo al oficialismo prosperan, el martes Kicillof tendrá Presupuesto”.

En cuanto al F.I.N (Fondo de Infraestructura Municipal) el senador platense de Juntos por el Cambio dijo: “Nosotros estamos pidiendo bastante más de lo que figura en el Presupuesto. Para tener dimensión de lo que estamos hablando, si nosotros hoy, a valores constantes, aplicamos el mismo porcentaje del Presupuesto que se aplicó durante la gestión de María Eugenia Vidal para el Fondo de Infraestructura Municipal, eso equivale hoy a la suma de 86.000 millones de pesos. Creemos que ese es el número al cual debemos aspirar y para eso vamos a pelear bastante“.

Dicen que en algún punto los extremos tienden a juntarse, y eso es lo que pasaría en la Cámara de Diputados bonaerense, el 28 de diciembre. Avanza Libertad y el Frente de Izquierda confirmaron a MDZ que van a votar en contra del presupuesto de Kicillof.

Guillermo Castello, presidente del bloque de Avanza Libertad, sostuvo que su bloque va a rechazar el Presupuesto y agrego: “El ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires está delirando, porque dijo que planteó una tasa de crecimiento del 4,5% y eso no se va a dar a nivel nacional ni provincial. Es un dibujo. Nosotros no votamos deuda, porque votar deuda es transferirle a futuras generaciones el costo de esa deuda, y este presupuesto prevé el crecimiento del gasto corriente y de la deuda”.

En tanto, el diputado libertario afirmó: “Este presupuesto es un dislate, esta imbuido en la concepción de un estado presente que para que crezca la inversión se debe crear y reproducir la estructura estatal, esto es un dislate. Es justamente todo lo contrario, la inversión privada no va a venir porque no hay ahorro, la único que hay es inversión pública. La inversión pública no vienen de la nada, viene de los impuestos de la gente y siguen aumentando impuestos para generar mas despilfarro y eso no es viable para nosotros”.

El diputado Castello también se refirió a la perspectiva de género que está en el Presupuesto y dijo: “Lo que tendrían que hacer estos muchachos es un presupuesto a favor de la seguridad jurídica, no con perspectiva de género sino con perspectiva jurídica, alentando la inversión privada que es la única que genera riqueza y no estar dando vueltas y crear 25 mil reparticiones, programas, subsidios para cuestiones de género que no son prioritarias. Lo importante acá son las cuatro funciones básicas del Estado, la Salud, la Seguridad, la Educación y la Justicia. El presupuesto esta con las prioridades desviadas por eso lo vamos a votar en contra”.

Finalmente, el legislador del partido de Espert remarcó que "el presupuesto de Kicillof va a contramano de lo que nosotros proponemos que es menos gasto público, menos intervención estatal, reducir el rol del estado en la economía y por eso ese estado presente del que se jacta el gobernador termina agobiando, asfixiando a la actividad privada".

El Frente de Izquierda también va a votar en contra del Presupuesto, con una postura que difiere con la del bloque libertario. Para la Izquierda, este es un presupuesto de ajuste, endeudamiento, precarización laboral y de reforzamiento a las fuerzas represivas.

El diputado del Frente de Izquierda, Guillermo Kane, dijo a MDZ: “Nuestro rechazo al presupuesto ya lo hemos hecho público, entendemos que está aplastando las necesidades del pueblo bonaerense para cumplir con el pago de la deuda que esta aumentando el endeudamiento y el Frente de Izquierda no va a acompañar ese presupuesto”. 

Guillermo Kane cargó contra el Juntos por el Cambio, que es el bloque opositor más importante: “Es un secreto a voces que están negociando la modificación o la derogación de la Ley que limita la reelección indefinida, también vemos que están negociando cajas y cargos para los partidos que van a votar el presupuesto, pero no como ese presupuesto resuelva los problemas que tienen los bonaerenses”. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?