Internas que nublan la victoria y un destrato a los vencedores

Internas que nublan la victoria y un destrato a los vencedores

Quizá desencantados porque en la Ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Buenos Aires los guarismos no marcaron la diferencia esperada, el núcleo amarillo del PRO impidió que figuras trascendentes de la coalición vencedora subieron al palco triunfal.

MDZ Política

MDZ Política

Aunque el domingo pasado Juntos por el Cambio obtuvo un triunfo contundente a nivel nacional, con una diferencia de casi 9 puntos sobre el oficialismo, las mieles de la victoria no fueron iguales para todos los vencedores.

Quizá desencantados porque en la Ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Buenos Aires los guarismos no marcaron la diferencia esperada, el núcleo amarillo del PRO impidió que figuras trascendentes de la coalición vencedora subieron al palco triunfal. Alfredo Cornejo, presidente de la UCR y Gustavo Valdez, gobernador de Corrientes, fueron algunos de los vetados.

El contraste era importante: en Mendoza y Córdoba, por ejemplo, Juntos por el Cambio obtuvo resultados contundentes y por encima de lo esperado. Lo mismo en Santa Fe, provincia en la que la coalición tiene más impronta radical. En los distritos donde el PRO es más fuerte, el resultado tuvo algunos sabores agridulces. 

Incluso Mauricio Macri ocupó un lugar secundario y no hizo uso de la palabra. Los amarillos también querían demorar la presencia ante la prensa a la espera de resultados más concretos y seguros de la provincia de Buenos Aires. Patricia Bullrich, exultante por su éxito nacional en la búsqueda de 5 senadores, se puso firme y apuró la presencia ante el periodismo, incluso advirtiendo que lo harían en la vereda si así fuera necesario. 

Aún en la victoria los recelos y las equívocas vanidades afloran en dirigentes que deberían ser ejemplo de equilibrio y prudencia política.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?