Ordenan al Estado reglamentar una ley que puede salvar vidas

Ordenan al Estado reglamentar una ley que puede salvar vidas

Se trata de la norma que regula un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público. El Estado no la reglamentó pese a su promulgación en 2015.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

El juzgado en lo Contencioso Administrativo Federal 12 a cargo de Macarena Marra Giménez hizo lugar a un amparo presentado por la Sociedad Argentina de Cardiología contra el Estado Nacional y ordenó a la demandada que en el término de 30 días hábiles administrativos dicte la reglamentación de la Ley 27.159 (BO, 27/07/2015).

Según refirieron en su presentación judicial se trata de la norma que regula un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público, con el objetivo de reducir la morbimortalidad súbita de origen cardiovascular. La misma fue sancionada el 1 de julio y promulgada el 24 de julio de 2015. El problema surgió en que nunca fue reglamentada.

La causa se inició en 2019 pero a la hora de tomar una determinación el trámite fue suspendido a raíz de los acontecimientos  generados por la pandemia, resultando menester recordar que en dicha oportunidad el Tribunal evaluó que el objeto de la acción de amparo perseguido, esto es “...que se condene al P.E.N. a reglamentar la ley 27159 -que regula un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público, con el objetivo de reducir la morbimortalidad súbita de origen cardiovascular- y designar su autoridad de aplicación, considerando que los jueces deben fallar atendiendo las circunstancias imperantes y que -a raíz de la Pandemia producida por el COVI-19 y el consecuente, A.S.P.O (decreto nro. 297/20 prorrogado por los decretos 325/20, 355/20, 408/20, 459/20, 520/20, 605/20 y 641/20)-, se ha suspendido la realización de dichos espectáculos, resulta prudente –en atención al estado de la causa- suspender el dictado de la sentencia hasta tanto se dejen sin efecto tales medidas....”.

Tras la nueva apertura la Sociedad de Cardiología insistió con el dictado de una sentencia que permita poner en funcionamiento una norma que permite salvar vidas. 

Según refiere la jueza Macarena Marra Giménez en su fallo  “se aprecia que las amparistas han demostrado que se configura en la especie la manifiesta arbitrariedad (por omisión) endilgada a la conducta de la accionada”.

Ello expresa la resolución con motivo de la falta de ejercicio oportuno de las facultades otorgadas por la normativa aplicable, y que no existen otras vías legales idóneas para obtener el resguardo y/o reparación de eventuales perjuicios, del derecho que invoca como lesionado, presupuestos necesarios para la admisión de la acción.

Por esta razón entiende la jueza que “de los términos y alcances en que la parte actora reclama, y el actual estadio de circunstancias reseñadas –valga notar que aún se encuentra en trámite el procedimiento para reglamentar la norma indicada en la demanda, que fuera sancionada el 1/07/2015 y promulgada el 24/07/2015-, la vía articulada se presenta como idónea para brindar respuesta al reclamo, lo que me lleva a concluir, en consonancia con lo opinado por el Ministerio Púbico, que debe prosperar conforme lo a resolver en el decisorio”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?