Elecciones

Rodolfo Suarez y Alfredo Cornejo bifurcan caminos, pero mantienen su pacto a pesar de las diferencias

El Gobernador y el candidato a senador toman roles distintos en esta etapa de la campaña. Uno cubre el frente local y otro apuesta a mantener unido Juntos por el Cambio. Por qué pueden tener diferencias en el corto plazo y la disputa que viene en 2022.

Pablo Icardi
Pablo Icardi viernes, 8 de octubre de 2021 · 11:00 hs
Rodolfo Suarez y Alfredo Cornejo bifurcan caminos, pero mantienen su pacto a pesar de las diferencias
Foto: ALF PONCE MERCADO / MDZ

Finalmente Alfredo Cornejo y Rodolfo Suarez separaron sus caminos. El gobernador suma kilómetros puertas adentro, y el candidato a senador recorre el país (sin abandonar del todo la provincia). No es que blanquearon sus diferencias, que las tienen, sino que buscan optimizar su estrategia y alianza en la segunda etapa de la campaña. Por eso Suarez se muestra hiperactivo hasta la sobreactuación y aprovecha cada inauguración como si fuera la última. Cornejo, por su parte, gasta energía en mantener unido a Juntos por el Cambio y aprovechar el mal momento del Gobierno nacional. 

La sensación de "elección definida" le ha dado una confianza extra a Suarez para animarse a exponer su propia gestión, aún con algunas debilidades. Por eso, por ejemplo, habla de viviendas, a pesar de que este año y el que viene será récord negativo en cuanto a la entrega del IPV. Hay una subejecución de recursos (por la pandemia) y el arranque es lento. Para el año que viene se espera entregar solo 800 casas.

El plan que involucra a empresas y al Estado se encontró con un tope inesperado: solo se adjudicaron 150 de 500. Pero como no hay competencia cualquier anuncio suma. Por eso Suarez ayer tomó como propio un proyecto de vivienda municipal en Las Heras para hacer campaña. De eso se trata: Suarez ahora busca poner de relieve lo que considera positivo de su gestión para tratar de mejorar el desempeño en las generales.

Cambia Mendoza tiene un objetivo de máxima que es tener 4 diputados nacionales. En el medio, buscan mantener el desempeño en Maipú y San Rafael y mejorar los departamentos donde les fue mal, como San Martín y San Carlos. Suarez y Cornejo volverán a tener algún punto de tensión cuando luego de las elecciones el gobernador deba replantear su Gabinete. Él considera que la gestión no necesita reajustes; el exgobernador sí. La gestión de la pandemia es el principal eje, aunque está más en el espejo retrovisor que en el futuro. 

Cornejo se concentró en la estrategia nacional de Juntos por el Cambio. Ese frente ve una oportunidad que llega antes de lo esperado y apuestan a en noviembre se consolide un triunfo, pero ponen el foco en algunos distritos que se transformaron en trascendentes para el futuro: La Pampa, Chubut, Santa Fe y Córdoba. La intención de arrebatarle al kirchnerismo 5 lugares en la Cámara Alta y que Cristina pierda la mayoría. 

Cornejo, en Córdoba. 

El principal capital que tiene la alianza opositora es la unidad. Por eso la reunión de candidatos una semana después de las PASO y la foto de Córdoba de esta semana, que tuvo algunos detalles pintorescos: no subieron al podio a Mario Negri, uno de los enemigos internos de Cornejo. El exgobernador de Mendoza corre de atrás en la carrera personal por posicionarse, relegado por Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteou y otros dirigentes que tienen "aparato propio" en los distritos grandes.

Si de analogías se trata, en Juntos por el Cambio esperaban correr una maratón para aspirar a volver al poder. Ahora es una competencia de semifondo. Por eso en es frente uno de los objetivos es administrar egos, ansiedades y estrategias. Cornejo y Patricia Bullrich son los que entendieron más rápidamente esa necesidad. 

El bifurcación de caminos entre Cornejo y Suarez es relativa y tampoco es definitiva. El año que viene no hay elecciones, pero sí se esperan movimientos agitados en el oficialismo. Primero por la sucesión provincial. Pero también por la herencia política de los departamentos más importantes, donde tampoco hay posibilidad de continuidad por la limitación a la reelección.

Tadeo García Zalazar, Daniel Orozco y Marcelino Iglesias forman el trio. García Zalazar y Orozco tienen aspiraciones. Marcelino, dice, está "más allá". Otro que tiene inquietudes es Ulpiano Suarez, aunque aún tiene la posibilidad de la reelección comunal. Claro, todos deberán esperar porque la principal decisión la tiene otro y es si el proyecto "Cornejo 2023" es nacional o vernáculo.  De ello depende el futuro del resto, salvo que ocurra una máxima improbable: que alguno se "rebele" internamente.

Archivado en