The Economist: Argentina usa la Sputnik V por geopolítica

The Economist: Argentina usa la Sputnik V por geopolítica

La revista británica aseguró que no se cumplieron los protocolos de la Anmat para la aprobación de la vacuna. Además comentan que se trata de una decisión que nada tiene que ver con la salud.

MDZ Política

MDZ Política

Según The Economist, una revista británica, la decisión del Gobierno argentino de utilizar la vacuna rusa Sputnik V responde más a una decisión de estrategia geopolítica que a una de salud.

En la nota publicada hoy, destaca que mientras en nuestro país se comenzó a aplicar la Sputnik V, otros países latinoamericanos ya habían empezado su campaña de vacunación en pequeña escala utilizando el fármaco de Pfizer-BioNTech. “Pero Argentina, en palabras de un asesor presidencial, ‘está a la vanguardia para vacunar a todos’”, comenta la revista.

Alberto Fernández, el presidente de Argentina de 61 años, rompió su promesa de ser el primero en vacunarse en la país, en vivo en televisión, luego de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que tiene 68, dijo que postergaría su vacunación debido a su edad”, asegura The Economist.

Además, agrega que el gobierno de Fernández salteó el procedimiento normal de la agencia de control sanitario, la ANMAT, para autorizar la Sputnik V.

“En vísperas del lanzamiento de la campaña de vacunación, especialistas de la ANMAT filtraron un memo interno a los medios argentinos, expresando preocupación por ‘efectos adversos’ de la Sputnik V en adultos mayores en los ensayos en Rusia”, comenta la nota aunque agrega los “síntomas similares a los de la gripe son comunes a muchas vacunas”.

“Sin sorpresas, la Sputnik V se convirtió en un partido de fútbol. Alfredo Cornejo, líder del partido radical, denunció corrupción, sugiriendo que los pedidos de sobornos de funcionarios del gobierno hundieron las negociaciones con otros productores de vacuna en Europa y en Estados Unidos”, comenta la nota, aludiendo de modo implícito, a la falta de acuerdo con el laboratorio Pfizer que realizó en Argentina parte de sus ensayos y luego no proveyó la vacuna sin exista una explicación clara del porqué.

“La geopolítica jugó un rol también. La decisión fue ‘ideológica’, agrega el artículo y apunta contra Cristina Fernández de Kirchner que, según The Economist, quiere que Rusia y China contrarresten la influencia de los EEUU en la región. Además acota entre paréntesis que: “Ella también apoyó la anexión de Crimea en 2014”.

Luego hace referencia a la trayectoria de la Sputnik V y asegura que se “salteó los tests de seguridad y eficacia habituales para autorizar un medicamento antes de su uso”. Pero por otro lado informa de nuevos tests que se están realizando en Brasil, Emiratos Árabes Unidos y en la India, por lo que “la vacuna podría pronto redimirse”.

“Pero la decisión de Argentina de evadir las regulaciones y sacar provecho político de la vacunación ha erosionado la confianza” en la vacuna por parte de la gente.

Esto podría costar vidas. Otros países tentados de hacer política con las vacunas deberían prestar atención. Es mejor dejar la aprobación de medicamentos a los expertos”, concluye el artículo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?