Escándalo por dos concejalas que se hicieron vacunar con 20 amigos

Escándalo por dos concejalas que se hicieron vacunar con 20 amigos

Ocurrió en la localidad bonaerense de San Andrés de Giles. El municipio abrió un sumario y apartó a la enfermera que aplicó las dosis. Pero la oposición exige que renuncien las mujeres y el secretario de salud de la comuna.

MDZ Política

MDZ Política

La localidad bonaerense de San Andrés de Giles arde por un escándalo. Dos concejalas jóvenes del oficialismo y otras 20 personas que no trabajan en el sistema de salud recibieron la primera dosis de la vacuna Sputnik V.

Las concejales son Laura Banchini y Mariana Cané, ambas integrantes del Frente de Todos. 

La municipalidad, a cargo de Carlos Puglelli, admitió la irregularidad a través de un comunicado.  

“La Secretaría de Salud informa que a raíz de los sucesos de público conocimiento, en el día de hoy, luego de un exhaustivo análisis de la situación, y habiéndose detectado la vacunación por COVID-19 de personas no incluidas en esta etapa de la campaña de inmunización, se ordenó la sustanciación del sumario administrativo correspondiente a los fines del esclarecimiento de los hechos y la determinación de la responsabilidad de los agentes municipales involucrados”.

En tanto, la oposición expresó en su propio documento el más "enérgico repudio", ya que "haciendo uso de su posición política arbitraron los medios necesarios tendientes a obtener un beneficio personal con la colocación de la vacuna”.

“Instamos a que se proceda conforme a derecho y se adopten las decisiones acordes a la gravedad del hecho consumado y que el Señor Intendente Municipal actúe acorde a lo que el pueblo espera de él por la investidura que ejerce”, remató el documento que firmaron los cinco concejales opositores: Noely Meretta, Mercedes Condesse, Adrián Calabró, Eugenio Lacanette y Diego Jauregui.

Según consigna Infobae, la oposición pretende que renuncien a sus cargos las concejalas que se vacunaron y el secretario de Salud de la comuna, Fernando Romero. Pero por ahora, el hecho sólo ha generado el apartamiento de su cargo para la enfermera Sandra Cabral, quien era la encargada del sector de vacunación en el hospital municipal donde se produjo la irregularidad.

La concejala opositora Condesse señaló que sus colegas inoculadas "son dos chicas jóvenes y que gozan de muy buena salud" y que el resto de los vacunados serían "amigos y parientes, o sea que tienen que ver con el poder político local".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?