Un Ramón más peronista que Perón y Rodolfo Suarez le cortó a Alberto Fernández

Un Ramón más peronista que Perón y Rodolfo Suarez le cortó a Alberto Fernández

El toque de queda sanitario tensionó la relación entre la provincia y el gobierno nacional. Si bien se sabe que Suarez fue uno de los gobernadores que se opuso en la conferencia virtual con el presidente, hubo un detalle que no trascendió en los medios.

MDZ Política

MDZ Política

Suarez se aburrió y se desconectó

A Rodolfo Suarez le resultan tediosas las largas deliberaciones. Tanto que ha llegado a sostener que alguna vez se "aburrió" en la propia Casa Rosada, a pesar de que allí protagoniza reuniones de alto nivel, nada menos que con el presidente Alberto Fernández y sus ministros. Suarez, en efecto, es reactivo a la rosca desde siempre y esta semana lo dejó claro otra vez.

El gobernador compartió una videoconferencia con Fernández y todos los gobernadores en la que anticipó su rechazo a la aplicación generalizada del toque de queda sanitario nocturno. Pidió que haya excepciones y dijo que en Mendoza el crecimiento de contagios no es preocupante, ya que el número de casos no es alto y a la par se mantienen bajos los índices de ocupación de camas en los hospitales. Pero en un momento, el diálogo virtual se hizo demasiado largo (duró más de tres horas) para el gusto del mendocino. Tanto que, en medio de los diagnósticos detallados de sus pares y la polémica que generó su discrepancia sanitaria, sorprendió con un pedido: solicitó desconectarse antes de que finalizara la reunión. Por supuesto que le dieron "permiso" y Suarez pudo salir del "alto" videochat, para continuar con su vida.

Ramón, un Quijote oficialista

El diputado nacional José Luis Ramón salió a batallar en las redes a favor del toque de queda sanitario y quedó en posición adelantada cuando la medida -finalmente- fue desestimada. Defendió las restricciones mucho más que cualquier otro peronista mendocino y embistió contra la UCR por su rechazo a la medida. La actitud sorprendió y blanqueó de nuevo su cada vez más evidente apego al oficialismo nacional.

"El compañero Ramón es el único que enfrenta a Juntos por el Cambio", reflexionó un operador local, que lo vistió de Quijote. El posicionamiento de Ramón será una discusión interesante hacia adentro del peronismo de cara a las elecciones del año que viene. El diputado ya pulseó por jugar con el PJ en 2019 y lo bajaron porque medía poco. No más de 9 puntos y antes de la implosión de Protectora. Ahora se calcula que mide mucho menos, pero algo ha cambiado a su favor. Ramón ahora maneja un interbloque clave para el kirchnerismo a la hora de sacar leyes importantes y dialoga cara a cara con Sergio Massa y Máximo Kirchner. Estas figuras lo pueden manijear fuerte cuando llegue el momento de armar las listas para las legislativas. Muy a pesar de que sus detractores locales, los hermanos Félix, intentarán evitar que desembarque en el peronismo orgánico. 

La feria posterga el tema Day

El objetivo de la Corte era que antes de que terminara el 2020 estuviese resuelto el conflicto en torno a la designación de Teresa Day como jueza del máximo tribunal. Puertas adentro hubo intenciones de apurar los votos de los magistrados para que se lograra el objetivo, pero finalmente no se pudo imprimir la celeridad deseada. La semana pasada se habilitó la feria para que el plenario avance sobre ese tema y parecía que finalmente en enero se conocería si la Corte considera si Day cumple o no los requisitos para llegar a ser jueza. Pero un cambio de licencias parece atentar contra esa posibilidad. El presidente de la Corte, Dalmiro Garay, cambió sus vacaciones -había dicho que no se iba- y se reincorporará el 18 de enero, por lo que difícilmente den los tiempos para que el tema se resuelva este mes. 

Funcionaria clave armó las valijas

En los últimos días una funcionaria provincial que desde hace años se desempeñaba en el Ministerio de Infraestructura armó las valijas y regresó al Departamento General de Irrigación, donde ya se había desempeñado en el pasado. Supo ser parte del equipo de Martín Kerchner cuando este estaba al frente del por entonces Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía. Tras la sucesión entre Alfredo Cornejo y Rodolfo Suarez, Baduí permaneció en el gobierno como funcionaria del ministro Mario Isgro. Allí tuvo participación, por ejemplo en el proceso licitatorio de Portezuelo del Viento: era quien tenía a cargo el control de la licitación, proceso que aún no termina. 

Sin embargo, el 2021 la encuentra en otro cargo porque esta semana asumió como jefa de Gabinete de Sergio Marinelli en el Departamento General de Irrigación. En su currículum  también se presenta como consultora de temas institucionales de la FAO.

Baduí fue militante de Franja Morada en la misma camada que tuvo a Cornejo como gurú. Compartió promoción con muchos de los "morados" que hoy tienen relevancia: Tadeo García Zalazar, Rodrigo Olmedo, Alejando Slotolow y otros dirigentes "criados" en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. También en Derecho, como el presidente de la Corte Dalmiro Garay.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?