Así se prepara la provincia para el eventual pico de casos

Así se prepara la provincia para el eventual pico de casos

Desde el gobierno provincial trabajan en una serie de medidas que apuntan a optimizar el recurso del sector de la salud en caso de que siga aumentando el ritmo de contagios.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

No se sabe cuándo, pero en algún momento el pico de casos llegará. Para cuando eso ocurra en el gobierno provincial están tomando una serie de medidas que apuntan a optimizar el recurso humano y la infraestructura del sistema de salud. Desde una suerte de "censo" obligatorio en los hospitales para saber la ocupación y la cantidad de respiradores disponibles, hasta planes de contingencia para evitar que las habitaciones estén ocupadas por contagiados que no revisten gravedad.

En los últimos días el número de casos positivos se ha multiplicado rápidamente pero la mayoría de los pacientes transitan la enfermedad con síntomas leves. Por eso, en el Ministerio de Salud quieren tener una radiografía del estado de situación en los hospitales y ya trabajan en la posibilidad de derivar a hoteles a los casos positivos asintomáticos.

Este lunes se publicó en el Boletín Oficial la resolución 1330 firmada por la ministra Ana María Nadal. A través de la misma, dispone que todas las clínicas de la provincia informen las  camas totales con las que cuenta el establecimiento, discriminando camas críticas y no críticas. "En caso de camas críticas se deberá indicar cantidad de camas de Unidad de Terapia Intensiva y respiradores. En caso de camas no críticas, se deberá indicar cantidad de camas con oxígeno o tubo", remarca el pedido.

Además, exige que todas las instituciones den a conocer "la cantidad de pacientes con diagnóstico de caso sospechoso y/o confirmado de COVID-19, que se está abordando en el establecimiento" y también que aclaren con qué obras sociales y prepagas trabajan.

Un problema que se ha empezado a generar en los hospitales es que muchas de las salas de aislamiento para pacientes Covid están siendo utilizadas por pacientes que prácticamente no tienen síntomas. Si el ritmo de contagio se mantiene, las estadísticas indican que esas camas podrían necesitarlas personas que tengan diagnósticos más complejos, por lo que en el Gobierno ya trabajan en una alternativa para despejar esas habitaciones.

La idea es que los casos asintomáticos o con síntomas leves (desde Salud aseguran que son el 94%) sean tratados en hoteles acondicionados con ese fin. Para ello han llamado a licitación con el objeto de buscar alojamientos interesados en formar parte de este programa. Siempre siguiendo estrictos protocolos sanitarios que ya se han aplicado en otros países del mundo que tomaron medidas similares.

De concretarse esa iniciativa, se descomprimirán los hospitales públicos y las clínicas privadas, las cuales hoy cuentan con muchos pacientes que prácticamente no presentan síntomas.

Por último, existe otra preocupación que está siendo analizada en detalle: el contagio de profesionales de la salud. En la actualidad hay 170 casos activos en Mendoza y ninguno está en terapia intensiva. Sin embargo, un gran porcentaje son médicos y enfermeros y eso complica la atención en hospitales.

Si un profesional de la salud se contagia es necesario aislar al equipo médico que tenía contacto estrecho con el mismo. Esto resiente el trabajo en ese centro de atención pero también en otros, porque la mayoría de los profesionales se desempeñan paralelamente en hospitales públicos y clínicas privadas.

Para evitar que el contagio de trabajadores de la salud ponga en riesgo la atención no solo de casos de Covid-19 sino también de otras especialidades, desde Ampros le han solicitado al gobierno que vuelvan a implementar un sistema de trabajo rotativo. Básicamente, plantean la importancia de fijar un régimen de 14 días de trabajo por 14 de descanso para que exista un equipo disponible en caso de que un médico dé positivo.

Es decir, si un profesional del equipo A se contagia, se aísla preventivamente a todos sus compañeros y se convoca a trabajar al equipo B. Mientras tanto, se testea a los integrantes del grupo A para saber si hay más contagiados.

Este martes está previsto que integrantes del Ministerio de Salud se reaunan con las autoridades de Ampros para terminar de pulir ese esquema.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?