Marcelo Costa se jactó de que Mendoza entró en default

Marcelo Costa se jactó de que Mendoza entró en default

El exministro de Hacienda de Francisco Pérez y actual síndico del Banco Nación informó que la calificadora Global Fitch ha colocado a la provincia en la categoría D.

MDZ Política

MDZ Política

La provincia de Mendoza ha bajado de calificación y ha quedado en categoría D por encontrarse en default. Quien salió a "presumir" esta situación en las rede sociales fue el exministro de Hacienda Marcelo Costa, quien actualmente se desempeña como síndico del Banco Nación.

A través de sus Twitter, el funcionario nacional se preguntó si ya se había publicado en los diarios que la provincia "ha sido calificada con la categoría D (Default), por la calificadora Global Fitch".

La situación para la provincia de Mendoza es compleja y la nueva calificación incomoda en el Ministerio de Hacienda. Sin embargo, explican que forma parte del proceso de negociación con los acreedores y que al tomar la decisión de no pagar un cupón de interés a los bonistas sabían que iban a caer el categoría D.

"De todas formas la calificación se vuelve relevante en caso de que queramos volver al mercado, algo que mientras estemos en proceso de renegociación no va a pasar", esgrimieron desde la cartera.

En este sentido, advirtieron que la apuesta es llegar a un acuerdo con los bonistas y poder volver a la calificación anterior. Para ello, los bonistas deben aceptar la propuesta de Mendoza, que entre otras cosas consiste en escalonar los vencimientos a largo plazo y no pagar los cupones de interés.

"No necesitamos hoy una buena calificación de riesgo. Es más importante la negociación del bono en manera integral y no una buena o mala nota", manifestaron sobre la foto actual. De todas maneras, no niegan que sea un problema a futuro estar en default.

"Por no pagar entramos a default selectivo. Pero mientras estamos negociando es inocuo. Si no estuviésemos en este contexto de negociación sería pésimo", admiten.

 El gobierno provincial se encuentra en pleno proceso de negociación con bonistas para reestructurar vencimientos e intereses de una deuda de 500 millones de dólares que se tomó en el año 2016. La negociación se extendió hasta el día 6 de julio cuando debería conocerse la respuesta de los acreedores.

 lo que busca el gobierno provincial es "aplanar la curva" de vencimientos. Patear a largo plazo los vencimientos, que a priori debían cancelarse entre el 2022 y el 2024. El desafío es que los acreedores entiendan que el problema de Mendoza no es la pandemia sin un contexto nacional complejo en el que no se avizora crecimiento económico por tiempo indeterminado. Es decir, que el inconveniente no es de corto plazo, sino estructural y que la provincia está dispuesta a pagar pero no podrá hacerlo en las condiciones que se acordaron en 2016.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?