La osada maniobra de Suarez para acelerar la llegada de Teresa Day

La osada maniobra de Suarez para acelerar la llegada de Teresa Day

El gobernador Rodolfo Suarez tomó su medida más osada: anuló un Decreto propio para adelantar la salida de Nanclares y que asuma Teresa Day.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El gobernador Rodolfo Suarez acaba de ejecutar una osada maniobra política y se metió en el lodo institucional: ninguneó un Decreto propio, dio por renunciado a Jorge Nanclares como juez de la Corte antes de que salga su jubilación y, acto seguido y sin informar, le tomó juramento a María Teresa Day como nueva jueza, pocas horas después de haber sido avalada por el Senado. 

La maniobra tiene que ver con lo que ocurre en la Justicia, donde la oposición política recurrió para intentar bloquear la llegada de Day a la Corte. Suarez tomó la letra de la renuncia de Nanclares como eje para legitimar la decisión.

Hace un mes el propio Gobernador firmó un Decreto aceptando la renuncia del ex presidente del Tribunal, pero supeditando su salida a que tuviera vigente la jubilación. Ese trámite está demorado en Buenos Aires y ahora Suarez cambió: obvió el Decreto anterior y hoy mismo firmó otro en el que le acepta la renuncia a Nanclares, por segunda vez y ahora sin condicionamientos. Pero hay un paso anterior. Nanclares "volvió a renunciar" ayer, 29 de junio, en medio de las presiones políticas. En realidad lo que presentó Nanclares es una nota aclarando que su trámite está en curso y que pide que le den de baja como Juez, pero que le paguen licencias no gozadas, entre otras cosas. Nanclares no tiene el trámite terminado, porque eso ocurre cuando cobra su primara jubilación,  pero se retira antes y le despejó el camino al Gobierno.  

El camino elegido demuestra que nadie tiene intenciones de ceder. La Corte tienen en sus manos el recurso de "declaración de certeza" y la medida cautelar que pidió la oposición para frenar la designación de Teresa Day, porque consideran que no cumple los requisitos constitucionales para ser jueza. En el fondo hay una pelea política y de poder: la Sala II de la Corte apuró el trámite pedido por el PJ y puede fallar en las próximas horas (en la cautelar). El Gobierno asegura que se trata de una intromisión de un poder sobre el otro. La oposición, por su parte, buscó deslegitimar la designación y hoy faltó a la sesión de acuerdo del Senado. Day igual fue avalada por 23 bolillas blancas

Ahora la Corte tiene 7 integrantes, pero una composición distinta. Los "supremos" tendrán que preparar la bienvenida. Con festejos, o con una medida cautelar para que Day no pueda ejercer. Eso depende ahora de ellos. 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?