Empresarios locales exigen que el Estado achique su planta de personal

Empresarios locales exigen que el Estado achique su planta de personal

A través de un comunicado desde la Unión Comercial e Industrial de Mendoza se quejan de que hay más 166 impuestos al sector privado para sostener a un Estado que no se achica. Piden ajustar sueldos y aseguran que la planta estatal está sobredimensionada.

MDZ Política

MDZ Política

Mediante un extenso comunicado, desde la Unión Comercial e Industrial de Mendoza hicieron un descargo sobre la angustiante situación que se vive en el sector privado y aseguraron que  "el sistema impositivo de  la Argentina es ineficiente, regresivo, sobredimensionado e injusto".  Pero además, agregaron que es "urgente y necesario" un ajuste estatal respecto a "sueldos exorbitantes y cantidad de personas que conforman un sector público sobredimensionado (secretarios, asesores, ayudantes, choferes y muchos etc....) por mencionar algunos aspectos".

"Se estima que nuestro país tiene 166 tipos de impuestos, todos distorsivos y que constituyen una verdadera maraña tributaria. A contar y saber: 42 impuestos nacionales, 41 impuestos provinciales, 83 tasas municipales. Los mismos pesan sobre cualquier actividad formal en la Argentina", remarcaron desde la institución y agregan que incluso en épocas normales esa presión ya es una carga.

"Tras el aislamiento social preventivo y obligatorio y meses sin facturar o con cifras mínimas de facturación, en muchos casos, los empresarios nos vemos incapaces de pagar las obligaciones mensuales y muchísimo menos, afrontar planes de pagos o deudas previamente contraídas con los sistemas recaudatorios", adhiere el texto y esboza pedidos puntuales a los dirigentes políticos.

"Muchos vemos con beneplácito cómo en muchos países que han sufrido las mismas o peores consecuencias de la pandemia, bajan impuestos y flexibilizan las obligaciones hacia el Estado. Esto con el objetivo de dar un respiro a las empresas para que vuelvan a funcionar y por un tiempo, puedan regenerar su situación, hasta volver a funcionar como antes", destacan desde la UCIM.

"Se ha llegado a un agotamiento del contribuyente que ya venía vapuleado y que hoy, no puede (no tiene cómo) hacer frente a tanta presión. Es más, se siente defraudado por estar exigido a pagar tanto para sostener un Estado que no se ajusta, ni aún en casos tan extremos como el que estamos atravesando a causa de la pandemia del COVID-19", adhiere el texto y se queja de que a pesar del contexto adverso AFIP continúa con su presión y la rigidez de sus exigencias sobre el sector privado.

"Es imperioso y urgente que, por un lado, el Estado brinde una oportunidad al empresariado para que pueda recuperarse, para cumplir con su principal obligación que es el sueldo de sus empleados y lo vital, para subsistir y funcionar. En segundo lugar, un urgente y necesario ajuste, en todos sus aspectos: sueldos exorbitantes, cantidad de personas que conforman un sector público sobredimensionado (secretarios, asesores, ayudantes, choferes y muchos etc....) por mencionar algunos aspectos", concluye el texto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?