Alberto Fernández se despegó de las prisiones domiciliarias por coronavirus

Alberto Fernández se despegó de las prisiones domiciliarias por coronavirus

El presidente expresó que "no está pensando en otro mandato ni en perpetuarse en el poder" y aseguró que su relación con la vicepresidenta Fernández de Kirchner es inmejorable: "Ella no presiona".

MDZ Política

MDZ Política

"No existe el 'albertismo' sino el 'frentetodismo', soy peronista y del Frente de Todos, y mi relación con Cristina es buena", dijo anoche el Presidente de la Nación.

En una charla en la que se embarcó con periodistas del canal TN, Alberto Fernández opinó que los jueces "deberán explicar" si actuaron de manera irregular al sacar de las cárceles a presos peligrosos y repitió que ni él ni los ministros que conforman su gabinete tienen injerencia en el Poder Judicial; especificando que no pueden decidir sobre las excarcelaciones o la disposición de prisión domiciliaria a penalizados por delitos graves.

"Los organismos internacionales han hecho recomendaciones que tomaron los jueces. Liberados por coronavirus no hay muchos. No es lo mismo decir 'libero' que 'andá a cumplir la prisión a tu casa'", aseveró, afirmando además que "el año pasado se excarceló y se dio por cumplida la pena a mucha más gente que este año y nadie dijo nada".

Añadió luego que "el coronavirus indujo a los jueces" a liberar convictos "pero ¿cuánta gente salió? por el virus", se preguntó. E inmediatamente se respondió: "De 12.500 personas salieron 300".

El primer mandatario consideró que el Producto Bruto Interno (PBI) de nuestro país podría caer en 2020 entre 5 y 6% como consecuencia de la crisis económica por la pandemia del coronavirus.

En otro momento de la nota, Alberto insistió con la necesidad de que se respeten las normas impuestas por los últimas decretos de necesidad y urgencia que tienen que ver con la cuarentena. Reiteró además que siempre priorizará la salud por sobre las cuestiones económicas.  

En lo referente a las negociaciones con los bonistas y el tema de la deuda externa, Fernández defendió la propuesta realizada por el ministro de economía Guzmán y afirmó que su gobierno "no quiere" caer en default, aunque aseguró que la Argentina ya estaba en una virtual cesación de pagos desde que la administración de Mauricio Macri dispuso el "reperfilamiento" del endeudamiento.

El impuesto "a las grandes fortunas"

En cuanto a este gravamen que plantean legisladores del Frente de Todos, simplemente expresó que "lo tiene que tratar y resolver el Congreso".

Luego, amplió el concepto según sus consideraciones: "No es un impuesto, es un aporte por única vez" para aportar fondos a la lucha contra el Covid-19 "y por su naturaleza no podría ser de otro modo".

Aunque insistió con que es un tema parlamentario, explicó que "afecta a 11 mil personas que tienen en conjunto unos 1.300 millones de dólares y no me parece nada enloquecido lo que se está planteando".

La relación con Cristina

Más adelante en la charla el presidente dejó en claro que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner "no presiona" en cuanto a la toma de decisiones del Poder Ejecutivo. "Los dos tenemos una responsabilidad común y estuvimos distanciados durante mucho tiempo como para ponernos a discutir ahora".

En cuanto a "la disputa sobre a quién pone Cristina y a quién pone Alberto", aseguró que "Cristina y Alberto se nutren del mismo lugar. No presiona Cristina; habla conmigo, a veces estamos de acuerdo, a veces tenemos diferencia".

Al mismo tiempo anunció que este martes ambos se reunirán en la residencia de Olivos para analizar cuestiones de gestión y la marcha de las acciones por el coronavirus, después de haber mantenido una conversación en las últimas horas.

El Presidente dijo enfáticamente que quiere "sacar adelante" al país y expresó en forma tajante: "No estoy pensando en perpetuarme ni en un nuevo mandato". "Tenemos un plan que no le gusta a los que quieren una Argentina para pocos", explicó.

"Tenemos que ver como evolucionamos de acá al 10 de mayo", expresó Alberto cuando le preguntaron sobre los próximos pasos a seguir en cuanto a la flexibilización de la cuarentena. 

Fernández consideró que lo que se ha conseguido es "un logro social como país. No debemos dejarnos llevar por la ansiedad de algunos, es lo peor que nos puede pasar y tirar todo por la borda", añadió el mandatario, quien recordó que "en el último DNU recomendé que se autoricen las salidas y que cada uno vea en su lugar de qué modo".

El presidente criticó a los que "escriben en Twitter, donde es facilísimo opinar. A veces se dicen cosas muy irresponsables y mucha gente de buena fe lee y cree y no se da cuenta de una noticia falsa o una opinión irresponsable".

"No quiero que la urgencia contagie a muchos. Eso es lo que trato de evitar", amplió. Además anticipó que la idea es "paulatinamente ir levantando la cuarentena para que vuelva la normalidad" pero alertó que "hay que establecer quién es el responsable,y yo en este momento soy el responsable".

Sobre el levantamiento o la flexibilidad del aislamiento dijo que "quiero ver cuando llegue el lunes (próximo) en qué punto estamos". El Presidente aseguró que "nos dimos un plan para ver como evoluciona esto, lograr que el contagio se duplique cada más de 25 días; la última medición estaba en 17 días".

Acto seguido, lamentó a quienes perdieron la batalla contra el virus: "Esos muertos son puñales. Pido mucho que nos acompañen para que no se nos vaya de las manos nada. El PBI puede caer entre 5 y 6 puntos, pero de la economía nos podemos recuperar".

El Presidente sostuvo que "tenemos un plan y no es el que le gusta a ellos", dijo en referencia a la oposición, a la que acusó de querer que "ajustemos, ajustemos, ajustemos".

"Ellos quieren una Argentina para pocos, pero tenemos un plan para que todos ganen y ese plan existe. Tenemos el plan perfectamente pensado en la cabeza, pero tenemos detractores, que son los que generaron el default y los que se llevaron los dólares" al exterior, afirmó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?