En votación dividida, el Senado le quitó los fueros a Marcelo Romano

En votación dividida, el Senado le quitó los fueros a Marcelo Romano

La decisión se originó en el pedido de una fiscal que lo quiere investigar por un "atentado a la autoridad". El oficialismo impuso su mayoría propia para retirarle la inmunidad al legislador. Se opusieron el PJ, el FIT, Partido Intransigente y Protectora.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

En la sesión más larga e intensa desde que los plenarios comenzaron a ser virtuales, el Senado provincial le quitó hoy los fueros al legislador de Protectora Marcelo Romano para que sea investigado en una causa judicial en la que fue acusado de cometer un "atentado a la autoridad".

La votación fue dividida: hubo 22 afirmativos y 16 negativos. El bloque de Cambia Mendoza y sus senadores aliados se inclinaron por el desafuero que había solicitado la fiscal correccional Gabriela García Cobos. En cambio, se opusieron el justicialismo, el Frente de Izquierda, el Partido Intransigente y el partido de José Luis Ramón.

En su defensa, Romano se calificó como un "senador incómodo" y echó la culpa por el proceso en su contra a "don Cornejo", en referencia al ex gobernador Alfredo Cornejo.

Tras detallar cada una de los temas del Gobierno en los que se ha opuesto o ha sido crítico (entre ellos, la reforma de la ley 7722 y la licitación de Portezuelo del Viento) Romano afirmó: "El agua de Mendoza no se negocia, si esto es lo que tengo que pagar, me están haciendo precio".

A su turno, el justicialista Alejandro Abraham, entre otros peronistas, consideró que el desafuero no correspondía porque Romano "no ha cometido delito" y porque "no existe ningún mérito para dictar la prisión preventiva". También consideró que los fueros no son un privilegio, sino una garantía; y consideró que "se busca la condena social de Romano".

"Si avanzan con este pedido estarán violando flagrantemente la Constitución, están generando un hecho de gravedad institucional y un precedente de consecuencias insospechadas”, agregó.

"Lo que sucede con Romano es raro, no es legal, ¿no es raro que se avance contra Romano cada vez que habla en contra del Gobierno?", agregó el jefe del bloque del PJ, Lucas Ilardo.

Una de las expresiones más fuertes en contra de lo que señaló el PJ estuvo a cargo de la senadora radical Mercedes Rus, quien afirmó que había "un relato de victimización" y que el desafuero "no implica la suspensión del cargo". También dijo que Romano "no se allanó a la Justicia".

Rus señaló además que el desafuero "es por un hecho particular y no tiene ninguna extensión a ningún otro hecho, por lo cual no se lo va a acallar". Y agregó: "Ser representantes del pueblo no nos hace estar por encima del pueblo".

Por su lado, la senadora radical Natacha Eisenchlas, expresó: "No decimos que Romano sea culpable o inocente, estamos hablando de inequidad y privilegios". Y reiteró cuál hubiera sido su deseo: que Romano se quite a sí mismo los fueros.

En tanto, el jefe de bloque Alejandro Diumenjo prometió, a su turno, que cualquiera de los miembros de Cambia Mendoza se quitaría los fueros en caso de que hubiera un pedido de la Justicia.

Por su lado, Juan Carlos Jaliff dijo que Romano "no es incómodo" porque sus denuncias no le han impedido a Cambia Mendoza ganar las elecciones. "Es raro que no se quiera defender si es inocente", afirmó, y agregó: ¿Quién puede hacer callar a Romano? Eso es de cumplimiento imposible", agregó. 

La causa por la que Romano fue desaforado se originó en un altercado con la Policía del 11 de agosto del año pasado, cuando durante un operativo vial, el legislador salió en defensa de su hija y amenazó a efectivos con hacerlos echar por su vínculo con el entonces ministro de Seguridad , Gianni Venier.

García Cobos pidió el desafuero de Romano a fines de noviembre, 10 días después de haber conseguido notificar al legislador de la denuncia en su contra, y el pedido obtuvo dictamen favorable de la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales recién el 13 de este mes.

"Justo ese día estaba Cornejo por acá y la reunión fue una vergüenza", aseguró Ilardo en la sesión, aunque a su turno Jaliff aclaró que la presencia del ex gobernador se debía a una reunión de la comisión de Turismo.

En la sesión de hoy, el senador del FIT, Lautaro Giménez, respaldó la teoría de que Romano es un perseguido político y dijo que el ministerio público, a instancias del Gobierno "arma causas contra los dirigentes de la oposición". 

En contraste, el senador Fernando Alín, del bloque socialista, afirmó: "No a los fueros". Y agregó: "Si mi conducta es deshonrosa, pongo a disposición mi propio desafuero".

Por su lado, Héctor Bonarrico, del bloque Masfe, adelantó su voto positivo para el desafuero. Señaló que cree "en la honestidad de la fiscal" y también dio un voto de confianza a la Policía. Bonarrico entró hace dos años a la Legislatura por el mismo partido que Romano: Protectora.

La sesión dejó un antecedente histórico: desde 2006 no se producía el desafuero de un legislador en Mendoza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?