¿Nazi o sanitarista ejemplar?: quién fue Ramón Carrillo

¿Nazi o sanitarista ejemplar?: quién fue Ramón Carrillo

La propuesta para que Ramón Carrillo sea una de las figuras del billete de 5000 pesos generó polémica. MDZ Radio habló con el historiador Jorge Ossona para analizar el tema.

Victoria Chales

Victoria Chales

Algunos días atrás trascendió que el Gobierno debatía la posibilidad de emitir un billete de 5000 pesos para amortiguar la fuerte emisión monetaria realizada en el contexto de pandemia. Aunque el presidente Alberto Fernández desmintió tal iniciativa, se dio a conocer un posible diseño que contiene la imagen del sanitarista Ramón Carrillo y Cecilia Grierson, la primera médica argentina. Esto desató una polémica por el posible pasado filonazi de Carrillo.

MDZ Radio habló con Jorge Ossona, historiador, profesor e investigador de la UBA y miembro del Club Político Argentino, sobre la polémica generada sobre la figura de Carrillo.  Entre las “estupideces en las que nos entretenemos los argentinos”, según explicó Jorge Ossona se encuentra este debate sobre si deben ir animalitos, próceres o plantas en los billetes. En verdad si hacemos un repaso histórico, explica el especialista, Carrillo fue la expresión de un Estado fuerte capaz de desarrollar una política sanitaria modelo en el mundo. Al contrario el billete de 500 representa un Estado en crisis.

Por otra parte, desde el Centro Simón Wiesenthal -institución dedicada a la memoria del Holocausto- hicieron llegar su preocupación por la posibilidad de honrar a un hombre que si bien fue un médico prominente, tenía una fuerte admiración por Hitler e incluso hablaba del soldado ideal. Sin embargo, como indica Ossona si lo pensamos en los términos de su época, ideas como esas eran verdaderamente explicable.

¿Quién fue Carrillo?

El médico santiagueño se recibe con medalla de oro y viaja en los años 30 a Europa. Allí se queda fuertemente impactado por lo que estaba pasando en el mundo: camino a la segunda guerra mundial, las potencias industriales en general estaban desarrollando nuevas tecnologías y los alemanes particularmente, estaban enfatizando las industrias farmaco-químicas que producían anfetaminas para mejorar el rendimiento de los soldados. Esto es lo que nos conduce, cuenta el historiador Jorge Ossona, a otro aspecto de esa germanofilia: la eugenesia.

 

La eugenesia es el perfeccionamiento de una raza en una época donde se pretendía explicar las cosas de la humanidad, incluso las sociales a través de leyes naturales. De ahí la idea de una raza que luego la política la ajustó a una raza nacional. En la Argentina eso se conjuga, con la diversidad de gente que la habitaba y la necesidad de definir la argentinidad: el ser nacional. Una de las dimensiones posibles, era la raza argentina.

Por eso, si entendemos a los hombres en el contexto de su tiempo, vemos que no eran ideas descabelladas. De hecho, el médico santiagueño no estuvo exento de polemizar con otros sectores del peronismo anticlerical que lo despreciaron por su filiación católica.

Carrillo, la iglesia y el peronismo

Ramón Carrillo era un nacionalista católico y muy atento a esta cuestión de la raza, que intentó encontrar entre los hijos de los hidalgos españoles. En el peronismo habían muchas divisiones y a la corriente anticlerical no le gustaba la figura del sanitarista santiagueño ya que, en palabras de Jorge Ossona

" ... era un anticomunista reconocido, un católico, un natalista, antidivorcista y por supuesto que antiabortista, ni hablar. Y bueno, eso a la corriente laica mucho no le gustaba." Su debacle comienza  cuando muere, Evita.

Efectivamente, ahí empieza su debacle, que se agrava con el conflicto entre el peronismo y la Iglesia.

Una figura encomiable

Las principales definiciones de Jorge Ossona

  • El médico neurocirujano Ramón Carrillo fue una expresión del sanitarismo de excelencia en la Argentina.
  • Hizo un plan sanitario nacional muy fuerte  a partir del procesamiento de de problemas sociales y devuelto como política pública. De hecho enfrentó dos brotes muy importantes: la peste bubónica y la varicela. Carrillo erradicó el paludismo del país, aumentó el promedio de vida, disminuyó la mortalidad infantil, construyó hospitales en todo el país. Y coincidía con Perón en "la idea de una medicina social, integral y estatal".
  • Su proyecto de medicina social consistía en darle al Estado un rol protagónico en la cuestión sanitaria y ahí se topa con la oposición de los sindicatos, que ya tenían en mente el sistema de obras sociales que le arrancan a Onganía, por el que el Estado terceriza en los sindicatos la salud pública
  •  Y curiosamente ahí vos ves una lucha en el interior del segundo gobierno de Perón entre dos corporaciones, los médicos del Ministerio de Salud Pública y la de los sindicalistas del Ministerio de Trabajo. Ya sabemos quién ganó y ganaron los sindicalistas porque, entre otras cosas, el segundo plan quinquenal que significaba el fin verdad de la política redistributiva, por lo menos en los términos, el primer gobierno determinaba que Perón tuviese que darle compensaciones y la compensación que le dio fue la cabeza de Carrillo.
  •  

Escuchá la entrevista completa acá

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?