Mendoza se prepara para una "economía de supervivencia"

Mendoza se prepara para una "economía de supervivencia"

La crisis generada por la pandemia de coronavirus excede lo sanitario. Ya hay una economía de supervivencia donde hasta se podrían usar bonos provinciales. Qué pasará con los servicios e impuestos.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El coronavirus generó alerta por los riesgos en la salud en todo el mundo y esa es la prioridad. En Mendoza hasta ahora desde lo sanitario sigue en una situación “abordable” porque la cantidad de casos detectados y los que están en análisis están dentro del margen de maniobra del sistema de salud.

Pero la otra consecuencia que ya se siente puede ser más grave que la propia emergencia sanitaria. No se trata ya de una economía de emergencia, sino de supervivencia: el Estado no recauda, las empresas no generan riqueza, los profesionales no tienen trabajo, las Pymes no tienen a quién venderle servicios.

La economía de supervivencia abarca todos los sectores y es el principal problema. La realidad plantea un reseteo general, pero con pocas herramientas.

El presidente Alberto Fernández comparó la situación con el 2002 – 2003, cuando él asumió como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. Pero hay muchas diferencias. Argentina venía de una caída enorme de la economía y hubo una recuperación, pero luego de una enorme devaluación, sin inflación y con posibilidad de exportar materias primas (como la soja) a precios muy convenientes. Ahora, el contexto es adverso: crisis mundial, precios por el piso, inercia inflacionaria y parate general.

Bonos provinciales

Rodolfo Suarez adelantó en MDZ Radio que analizan implementar cuasimonedas como forma de financiamiento interno. En 2002 Mendoza se sumó al lote de provincias que emitieron bonos y lo hizo a su manera. El “Petrom” fue uno de los bonos más sólidos de esa época, donde circulaban todo tipo de papeles. Estaba garantizado por regalías petroleras, que proveía principalmente YPF, y fueron rescatados antes de tiempo. Quienes lograron guardarlos, incluso, hicieron un buen negocio.

El contexto es bien distinto porque hay condicionantes para que las provincias “emitan”. Uno de ellos es el descontrol de precios; la inflación. Como dijo Suarez, coincidieron en el Ejecutivo algunos de los funcionarios que estuvieron en esa época y aplicaron aquel plan de emergencia. Enrique Vaquié (era ministro de Hacienda), Lisandro Nieri (formaba parte del equipo técnico y renegoció la deuda de Mendoza), Alejandro Gallego y otros funcionarios de menor rango.

El Gobierno nacional ejecutó medidas para transferir recursos en algunos sectores con problemas estructurales. Pero la afectación es mucho más amplia y el parate general hace que solo se vuelque dinero en la cadena de productos básicos.

Impuestos y servicios

El calendario de vencimientos de impuestos provinciales no se ha modificado. Suarez insinuó que va a haber contemplaciones, pero no generales. La intención es exigirle que paguen a quienes pueden y evaluar la situación de los “morosos por cuarentena”. Como sea, el “stop debit” ocurrió de hecho.

“Estamos trabajando con el equipo de economía para una serie de medidas que vamos a tomar, con las limitaciones que tenemos porque la mayoría está en manos de la Nación. Podemos hacer postergación de impuestos, rebajas. Pero hay un reclamo de todos los sectores productivos de la provincia”, aseguró Suarez. La aplicación de medidas de ese tipo no sería generalizado. ”Todas las provincias vamos a terminar en la misma situación, con problemas financieros muy graves en muy poco tiempo. Crece el gasto y cae la recaudación. Estamos escribiendo la historia porque nunca ha ocurrido que caiga la oferta y caiga la demanda al mismo tiempo”, dijo el Gobernador.

En cuanto a los servicios, están suspendidos los cortes por falta de pago. Pero tampoco es para todos sino que abarca a algunos sectores. “Nos abarca a nosotros también, es una medida nacional que no se pueden cortar los servicios y en Mendoza se va a respetar”, aseguró el Gobernador.

Es decir, el problema es para quienes están afuera del universo protegido por la decisión nacional. Las empresas distribuidoras de energía, por ejemplo, ya advirtieron que el resto debe cumplir y que ellas mismas están en riesgo “por la fuerte caída de la recaudación”. Las eléctricas recordaron que la “disposición suspende el corte del servicio a aquellos usuarios que el Estado consideró como vulnerables y a otros sectores exceptuados” y se quejan porque muchos usuarios que deben pagar, tampoco lo hacen. Es decir, ellos sí podrían tener cortes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?