Áspera respuesta de los jueces rebeldes: "Tenemos asombro y tristeza"

Áspera respuesta de los jueces rebeldes: "Tenemos asombro y tristeza"

Señalaron en un comunicado que "todos los medios que hemos utilizado son legales y constitucionales, y están motivados por el interés legítimo de la defensa de nuestro servicio de justicia". Aseguraron que la Corte no dialoga ni acepta propuestas para resolver el conflicto por el personal.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Lejos de dar marcha atrás, un día después de que el presidente de la Corte, Jorge Nanclares, tratara a los jueces rebeldes de "patoteros" en el acto de inicio del año judicial, los magistrados lo enfrentaron de nuevo.

A través de un comunicado, señalaron que las declaraciones de los integrantes de la Corte les produjeron "asombro y tristeza" y recalcaron que "como jueces constitucionales de esta provincia, todos los medios que hemos utilizado y utilizaremos son legales y constitucionales, y están motivados por el interés legítimo de la defensa de nuestro servicio de justicia".

La carta abarca a la totalidad de los jueces civiles de la primera circunscripción, quienes desde hace dos semanas están enfrentando a la Corte por una acordada (número 24989) que le quita personal (unos 60 empleados) a la Justicia Civil para trasladarlo a los juzgados de familia.

Esa acordada fue firmada por tres jueces: Nanclares, Omar Palermo y Julio Gómez. Ellos constituyen este año la Sala Administrativa. Pero el criterio de la Sala Administrativa no es respaldado por otros integrantes del alto tribunal, como Dalmiro Garay y José Valerio.

Los 30 jueces, en este marco, han emitido un recurso judicial para que se revoque la acordada y han pedido informes para que se "transparente" el personal que trabaja para la Corte. A ese planteo se sumó ayer un amparo que presentaron funcionarios y empleados judiciales.

Según los magistrados rebeldes, "solicitamos por los medios legales una medida urgente de suspensión de los efectos de la acordada para acceder al diálogo". 

Ese diálogo, de acuerdo con el comunicado, "todavía no se ha resuelto" y la Corte tampoco ha dado "respuesta alguna" a las propuestas de los magistrados.

Los jueces civiles de la primera circunscripción buscaron en el comunicado contrastar con Nanclares, quien los había acusado de "empatotarse", "faltarle el respeto a la Corte a pesar de que son jueces de una jerarquía inferior" y de tener una actitud que "no es digna de un juez", en relación al aplauso masivo que realizaron en el cuarto piso de tribunales (donde está la Corte) la semana pasada.

En este sentido, señalaron: "Dado el perfil al que nos ha acostumbrado nuestra tarea, no emplearemos por lo tanto expresiones que menoscaben la dignidad de persona alguna, sean colegas, personal judicial o la gente que acude a nuestros estrados, como corresponde al respeto que se merece todo ciudadano mendocino por el solo hecho de serlo".

Expresaron por otro lado su apoyo a los jueces de familia, pero a la vez ratificaron que "generar dificultades en otros sectores de la Justicia (Civil, Penal o de cualquier tipo), podría implicar un claro perjuicio para todos, especialmente para el ciudadano".

También reiteraron: "Estamos a la espera del tan anhelado diálogo que permita resolver el problema al que nos vimos sometidos en el escaso tiempo de 24 horas y que afectó al personal necesario para atender los reclamos que diariamente nos requieren los mendocinos".

A continuación, el comunicado completo:

Los Jueces Civiles de Primera Instancia de la Primera Circunscripción Judicial de esta Provincia de Mendoza, hacemos llegar por este medio a la sociedad en general la siguiente información relacionada al conflicto que lamentablemente generó el dictado de la Acordada 29489 de la Sala Tercera de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

Con asombro y tristeza hemos escuchado y leído las declaraciones que en el día de ayer hicieron distintos miembros de esa sala de la Corte. No deseamos de ninguna manera polemizar al respecto, pero queremos dejar en claro que, como jueces constitucionales de esta Provincia, todos los medios que hemos utilizado y utilizaremos son legales y constitucionales, y están motivados por el interés legítimo de la defensa de nuestro servicio de justicia, cuya eficiencia ha sido reconocida en forma pública e indiscutida.

Dado el perfil al que nos ha acostumbrado nuestra tarea, no emplearemos por lo tanto expresiones que menoscaben la dignidad de persona alguna, sean colegas, personal judicial o la gente que acude a nuestros estrados, como corresponde al respeto que se merece todo ciudadano mendocino por el solo hecho de serlo.

Con este espíritu, queremos resaltar nuestro apoyo a nuestros colegas jueces y demás personal de la Justicia de Familia que, como nosotros, están en búsqueda de una mejor calidad de su servicio. Creemos, sin embargo, que generar dificultades en otros sectores de la Justicia (Civil, Penal o de cualquier tipo), podría implicar un claro perjuicio para todos, especialmente para el ciudadano.

Cabe aclarar también que el diálogo previo a la Acordada que nunca se nos ofreció, fue suplido de nuestra parte por un inmediato pedido de audiencia, al cual llegamos con suma dificultad. Además, solicitamos por los medios legales una medida urgente de suspensión de los efectos de la Acordada para acceder a ese diálogo, que aún no se ha resuelto. Luego accedimos a analizar propuestas e inclusive, hicimos otra, y tampoco tuvimos respuesta alguna.

Reiteramos que estamos a la espera del tan anhelado diálogo que permita resolver el problema al que nos vimos sometidos en el escaso tiempo de 24 hs., y que afectó al personal necesario para atender los reclamos que diariamente nos requieren los mendocinos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?