Fernández Sagasti: "El kirchnerismo y el peronismo son lo mismo"

Fernández Sagasti: "El kirchnerismo y el peronismo son lo mismo"

Acaba de asumir la presidencia del PJ, pero charlar con la senadora nacional implica pasar por todos los temas de la política actual. Su mirada sobre la Justicia, el suspenso por la votación del aborto, la crítica a Rodolfo Suarez y cómo enfrenta un problema: la imagen baja de Cristina en Mendoza.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Hablar con Anabel Fernández Sagasti implica recorrer las distintas facetas de la política actual, porque con apenas 36 años, está en todas ellas. La senadora nacional está juntando los votos para tratar de que se apruebe la interrupción voluntaria del embarazo en la Cámara Alta, interviene en forma protagónica en los temas y conflictos con la Justicia, pasaron por sus manos los principales proyectos del Gobierno Nacional y en el medio encaró una experiencia de transversalidad poco usual: la ley de etiquetado saludable.

Pero también es la principal figura del PJ en Mendoza y tiene a su cargo el vínculo de la mayor fuerza opositora con el gobernador Rodolfo Suarez, a quien critica por su propensión a las redes sociales. La suma del poder ha decantado en la presidencia del peronismo local, cargo que acaba de asumir y que quiere ejercer con espíritu dialoguista.

Llegó a este nivel de protagonismo de la mano de Cristina Kirchner, en no tantos años. Piensa que ese vínculo irrenunciable no le juega en contra, a pesar de que a Cristina, en Mendoza, le va mal en las encuestas ¿Desde la jefatura partidaria convertirá al peronismo mendocino al kirchnerismo? No hace falta: "Peronismo y kirchnerismo son lo mismo", dice.

-¿Qué conclusión saca de todo lo que ha pasado este año por la pandemia?

-Ha sido un año difícil para todos y hemos tenido que amoldarnos a la situación, más yo con la responsabilidad que tengo. Pasé más tiempo en Buenos Aires, trataba de repartirme el tiempo, pero mi responsabilidad era estar en Buenos Aires tratando de que el Congreso funcione en pandemia. Eso fue un éxito y un desafío enorme, desde la firma digital de los senadores hasta la identificación de los senadores para ingresar a las comisiones y a las sesiones. Fue un desafío lindo que por suerte pudimos sortear. También se cambiaron las prioridades. La imposibilidad de ver a tu familia, algo que uno pensaba que no podía ocurrir, ocurrió. En mi caso, a mis viejos.

-¿Estuvo mucho tiempo sin ver a sus padres?

-Sí, estuve mucho tiempo. Meses. Además me costó mucho que comprendieran la situación. Mis dos papás son muy movedizos. Trataba de explicarles, menos mal que estaban mis dos hermanos acá. Bueno, la complejidad que han pasado todos.

-En las sesiones del Senado usted estuvo siempre.

-Desde que se puede estar presencial, estoy permanentemente. El jefe de bloque (José Mayans) en Formosa. Tratamos entre los dos de sacar un montón de leyes que fueron muy importantes.

-¿Hoy dónde está usted más ocupada, en Buenos Aires o en Mendoza?

-Todo lo que hago en Buenos Aires es en función de Mendoza.

-¿Sí?

- Sí sí. La mayoría del tiempo estoy gestionando, buscando financiamiento y programas, creando, proponiendo cosas que me plantean los ciudadanos, intendentes y funcionarios de Mendoza.

-Pero no es lo único que tiene para hacer.

-No no, está la tarea legislativa también. Pero bueno, cuando llego acá, acumulo y el trabajo es doble.

-Pregunto porque entre sus tareas se encuentra conseguir los votos para que se apruebe el proyecto del aborto legal. Porque usted me habla de Mayans, y él está en contra.

-Justo el tema del IVE (interrupción voluntaria del embarazo) es algo atípico, porque es un tema muy transversal, no es partidario. Eso lo iniciamos en 2018 y fue un gran aprendizaje, para mí y para muchos legisladores y legisladoras. Porque crear confianza y estar en permanente contacto con legisladores de la oposición, es un desafío. Se logró en 2018 y ahora lo estamos construyendo juntos. Es algo transversal y que está en cada uno, y que me parece que puede ser un buen tubo de ensayo para las discusiones que tienen que venir en la Argentina. Más profundas, más estructurales, y en las que ojalá nos podamos poner de acuerdo con la oposición.

-¿Es posible que venga una etapa más transversal en la política?

-Dos cosas. Creo que hay acuerdos estructurales que necesita la Argentina y que necesita Mendoza. Yo creo que necesitamos un acuerdo en tres o cuatro puntos básicos, en los que se tiene que trabajar. Casualmente somos oficialismo, pero el que venga tiene que seguir con esos principios, porque parte de un acuerdo más amplio no solamente partidario, sino del sector privado, los sindicatos, incluso todos los credos. Nos tenemos que poner de acuerdo, porque este sistema pendular de la Argentina lleva a que cada gobierno que asume sea un volver a empezar. Tal vez soy muy entusiasta, pero este (el proyecto de la IVE) puede ser un punto de partida para demostrarnos a nosotros mismos que podemos hacerlo, con coraje.

-La ley de etiquetado saludable fue una experiencia de transversalidad. Usted y Julio Cobos la impulsaron en el Senado ¿Pero qué va a pasar en Diputados? Se habla de una “guerra” entre Mendoza y Tucumán por la ley y de lobbies en contra.

-Que el Presidente la haya puesto en sesiones extraordinarias demuestra que el Ejecutivo la apoya. Incluso la ley la trabajamos con los ministerios de Producción y Salud, y con Cancillería. Había 15 proyectos distintos y los trabajamos con el Ejecutivo. En Diputados lo que pasó es que se acabó el año.

-Y está la posibilidad de que esta ley le pueda servir a la producción mendocina…

-De todas las provincias.

-Bueno, de todas las provincias, contra el lobby azucarero.

-Nosotros invitamos a la comisión a la Copal, a la corporación de los ingenios azucareros. Pudieron dar su visión. Hicimos adecuaciones al borrador de dictamen que habíamos acordado, porque queremos cuidar el trabajo. Lo que me parece es que hay que hacerlo a la luz del día y de frente a la sociedad. Pero nuestra prioridad fue siempre la salud de la gente.

-¿Y cree que nos va a beneficiar a los mendocinos al final?

-Totalmente, va a beneficiar a la totalidad de la población porque vamos a tener información de lo que estamos consumiendo. Y segundo, va a beneficiar a la producción, porque lo que atiende esta ley es que las empresas de alimentos hagan un esfuerzo por ofrecer una mayor calidad de alimentación. Que transformen sus productos en productos más saludables. Para que una bebida de jugo de naranja, manzana, o pera, se venda como tal, va a tener que tener jugo, y no como pasa ahora, que hay jugos de naranja que no tienen un gramo de naranja, sino que son todos químicos. Evidentemente estamos creando un mercado donde colocar nuestros productos, que es uno de los grandes desafíos que tenemos las economías de las provincias.

-¿Pero va a salir la ley?

-Vamos a hacer todo lo posible. La voluntad del Ejecutivo está puesta. Hubo un intento en Diputados de que se trate, la realidad es que Cambiemos no acompañó. Pero bueno, estamos trabajando con Julio (Cobos) para que salga. Julio y varios más. En Diputados hay 39 proyectos similares a la media sanción. Y yo estoy convencida de que legisladores de distintas provincias y distintos partidos políticos, cuando presentamos iniciativas en el mismo sentido, es porque la gente pide un cambio. Está en la sociedad eso de lo que los representantes nos tenemos que hacer eco. Yo creo que sí va a salir. Es algo que se viene y que se está tratando en el Mercosur. La verdad es que tenemos la obligación de poner a la Argentina entre los países que toman al etiquetado como política pública de salud.

 

En suspenso por la ley del aborto
 

-¿Sacan o no la ley de IVE en el Senado Nacional? ¿Puede tener cambios?

-Estamos trabajando mucho. Hablando con todos. Esto es atípico porque este proyecto, al contrario del 2018, lo envía el Gobierno nacional. Entonces es política de Estado del Gobierno nacional. Es algo que dijo en campaña, no es que haya sorprendido a nadie que el Presidente lo mande. Y lo estamos trabajando mucho, hablando, sacando dudas de los legisladores.

-Pero no se juega con el pronóstico de que vaya a aprobarse…

-Lo estamos trabajando y queda tiempo todavía.

-¿Complicó mucho la resistencia del jefe de bloque (José Mayans)?

-No, es una posición personal que tiene hace muchos años, como otros de Cambiemos, como otros de nuestro bloque. Como otros y otras estamos tratando de impulsar que salga el proyecto.

-Había una crítica opositora que decía que este no era el momento para debatir el proyecto del aborto.

-Sí, fue decisión del Ejecutivo y nosotros trabajamos y sacamos todas las leyes que envía el Ejecutivo. Creo que siempre es momento para tratar problemáticas de salud pública. El 2018 fue un buen escalón en la posibilidad de la IVE, porque puso en debate una situación que es clandestina desde siempre. Abrió el debate de algo que estaba debajo de la alfombra, no para las mujeres. Por eso creo que la oportunidad es siempre. Es dable discutirlo y lo discutimos en el Congreso de la Nación. No es algo oculto o por decreto.

-Se sesiona sí o sí el 29?

-Sí, la sesión es el 29. Vamos a trabajar incansablemente para que salga. Después bueno, cada uno vota. Pero el compromiso siempre es ese.

-¿Qué piensa Cristina hoy del aborto?

-Ella votó a favor en 2018 y dio sus argumentos.

-¿Y va a tener que votar Cristina ahora?

-Estamos trabajando para que haya un amplio margen. Siempre tenemos objetivos y tratamos de ampliar el margen de consenso. No es un escenario en el que estamos pensando, aunque muchos me lo han preguntado. Estamos trabajando para que se gane con los votos de senadores y senadoras. Si ocurre eso (que haya empate y Cristina deba desempatar) será fortuito. Trabajamos para que se apruebe la ley.

 

La Justicia en la mira
 

-Usted tiene un rol muy importante en materia judicial también. ¿Cómo se va a resolver el conflicto con la Corte y qué puede mejorar en la Justicia de Mendoza?

-Esto también lo discutimos en el proyecto de reorganización de la Justicia. Todos sabemos que el Poder Judicial no goza de prestigio social. Eso es porque hay un mal funcionamiento del servicio de Justicia. Y según la Constitución Nacional, quien resuelve la organización de la Justicia es el Congreso de la Nación, a través de sus leyes. No hay autogobierno del Poder Judicial. Lo aclaro porque a veces se corre el eje. Además el Congreso da el acuerdo para jueces, fiscales y defensores. Yo creo que tenemos que tener un debate sincero sobre la situación del Poder Judicial. La Corte ha funcionado mal y ha permitido esta degradación del servicio de justicia en todos los ciudadanos. Es un problema institucional de la Argentina y como legisladores tengo la obligación de hacer propuestas para que esto cambie. Una de esas propuestas es el juicio por jurado, que acá (en Mendoza) lo pudimos implementar, pero sigo discutiendo para sumar voluntades y aprobarlo en el Congreso de la Nación.

-El oficialismo critica mucho a la Justicia y, a su vez, la Vicepresidenta tiene causas judiciales en su contra ¿Usted cree en el "lawfare"? ¿Esta pelea tiene una salida amigable?

-La visión de todos, oposición y oficialismo, es que el Poder Judicial funciona mal. En eso hay un gran consenso. Después hay que animarse a hacer cambios institucionales. Hay que proponer ideas para que funcione mejor el servicio de justicia. Voy a seguir trabajando y el control popular es la mejor salida, por eso el juicio por jurado, aunque no es la panacea. La Corte funciona mal y evidentemente tiene fallos políticos. Todo lo que sucedió durante el gobierno de Mauricio Macri fue con connivencia de la Corte, ahora que está saliendo todo lo que sucedía con las escuchas, los agentes de la AFI y todo lo que se está investigando.

-Entonces cree que hay una persecución judicial.

-Me parece que hubo persecución judicial, pero no solamente política. También hay intereses económicos atrás de los fallos. No es ese el rol que tiene que tener el Poder Judicial. Debe brindar un servicio de justicia a la ciudadanía, sea uno funcionario nacional, legislador o comerciante de la calle San Martín de Mendoza.  Es la obligación que tienen, con procedimientos de acuerdo a la ley. Es la Justicia en la que creemos.

-Pero hay quienes entienden todo eso que dice como un intento de manipulación de la Justicia y que piensan que esto es el kirchnerismo yendo por el control de ese poder...

-Para nada. Cuando uno debate una ley en el Congreso o propone una idea, como la aplicación del Código Procesal Penal, se habla de ideas para mejorar el servicio de Justicia. Es un compromiso que tenemos que tener oficialismo y oposición. Distinto es lo que hizo Mauricio Macri, que puso dos ministros de la Corte por decreto. Si está vedado para un partido político discutir leyes en el Congreso de la Nación para intentar mejorar el servicio de Justicia, la verdad estamos fuera de foco. Entiendo lo que se dice pero no lo comparto, porque yo trabajo para que la Justicia funcione mejor. Hoy vas a los tribunales de familia en calle Montevideo para pedir alimentos por tu hijo y te dan un turno para marzo. O vas a hacer una denuncia por desaparición de persona y te dicen que han cerrado hace 15 minutos. Si algo funciona mal, me parece que los legisladores nos tenemos que comprometer.

-Se trasladó al plano de la Justicia provincial, ¿usted cree que la Justicia tiene responsabilidad en el femicidio de Florencia Romano?

-Creo que hay mucha responsabilidad, primero por un relajamiento de las fuerzas policiales. Me parece que el tema del 911 es algo que hay que tratar y aportar ideas. El 911 es la puerta de entrada de todos los ciudadanos ante una emergencia ¿Están capacitados quienes están allí para la tarea o están allí cuando no pueden estar en la calle? Una de las propuestas que tenemos es la creación de un cuerpo especial capacitado para que atienda el 911, porque si eso falla, falló todo lo demás. Me parece que hay un relajamiento y que el caso de Florencia tiene que ser un punto de inflexión. Hoy la sociedad está conmocionada porque no hay garantías de que no vuelva a pasar. Tiene que haber una respuesta política y una respuesta institucional a lo que pasó. Lo digo no solo marcando este punto de inflexión, sino trabajando para aportar ideas. La respuesta política tiene que ser del gobernador.

-Del 911 se habla mucho pero al pasar señaló un mal funcionamiento judicial, ¿ve eso también?

-Por supuesto. Es un tema que ocurre hace bastante y tenemos que poner el foco. Porque cuando uno va a una comisaría a denunciar cualquier hecho, hay que encontrar una solución, no otro problema. Le digo como abogada que uno encuentra otro problema y eso no debe suceder. Sé que es difícil y que hay que tener mucho coraje para ponerse de acuerdo con fuerzas diferentes. Pero la sociedad está esperando que seamos mejores. Yo siento que la política tiene una deuda con Mendoza y este caso lo dejó reflejado. Sueño con que el PJ pueda saldar esa deuda.

-Volviendo al orden nacional, ¿qué va a pasar con la reforma judicial, que quedó en Diputados?

-Es una reorganización de la Justicia...

-Como dice Cristina...

-Creo que una ley no puede ser la solución mágica para que todo funcione. Una de las soluciones es la aplicación del Código Procesal Penal, estoy segura de eso.

-¿A la reforma judicial no la observa como una solución importante para lo que estamos hablando?

-Obviamente da una estructura nueva, nos aggiorna al federalismo. Pero tiene que ir acompañada de otras cosas, como el Código Procesal Penal y el juicio por jurado que agrego yo. La Justicia es una institución que tiene cargos vitalicios, que no se revalida cada dos años como los otros cargos del Estado. Es complejo, pero creo que tanto magistrados como legisladores, todos queremos que funcione mejor.

-¿Por qué la ley quedó parada en Diputados?

-Porque Diputados tiene una dinámica distinta y bueno, nuestro bloque no tiene mayoría. Además, después de eso vinieron un montón de leyes, como la reforma previsional y el IVE, la deuda...hemos tratado temas estructurales.

-Pero no creo que el problema sea solamente que haya muchas leyes para tratar, algo pasó.

-No, eso. Hay emergencias. La reforma previsional hay que sacarla antes del 31 de diciembre porque se vence el decreto. O sea, hay situaciones, pero se sigue trabajando. De hecho, el Presidente pidió hace unos días que se tratara y está en extraordinarias.

-Una de las críticas que se le hicieron a la ley es que crea cargos de jueces, cuando el nuevo Código Procesal Penal necesita fiscales.

-Crea jueces y fiscales, ambos. Lo que sucede es que el Código Procesal Penal solo se está aplicando en Salta y Jujuy, y próximamente lo vamos a aplicar en Mendoza y Rosario. Mientras tanto, sigue el código inquisitivo, en el cual los jueces llevan la investigación.

-¿Entonces está desfasada la ley?

-No, es la realidad actual de la Justicia. Luego, cuando vayamos aplicando el nuevo CPP, hay que ver qué necesidades surgen en cada jurisdicción.

-Cuándo se va a aplicar el nuevo CPP en Mendoza?

-Lo estamos trabajando. La Justicia Federal de Mendoza está muy preparada y hay mucho entusiasmo en los operadores, lo cual es elemental. Estamos preparando el tema edilicio y va a hacer falta mucha inversión en salas de audiencia, porque todo va a ser oral. Va a hacer falta mucha infraestructura tecnológica y yo hace sólo tres meses estoy al frente de la comisión. Mi meta es que se aplique lo antes posible, pero no lo vamos a hacer a ciegas. Improvisado, no.

 

Cristina, Néstor y el peronismo
 

-¿Cómo califica el vínculo entre Alberto y Cristina?

-Es bueno.

-Pero pasan cosas que sugieren que no hay una sintonía plena...

-¿Como cuáles?

-Y... los gestos, las críticas a los funcionarios que aparecen, las cartas que escribe ¿Cómo interpreta las cartas de Cristina?

-Es bueno el vínculo, son una fórmula y un equipo.

-Pero cuando Cristina dijo que los funcionarios que tengan miedo busquen otro laburo, ¿cómo lo interpretó usted?

-Lo dijo en un contexto. Es un relato, no es que dijo solo esa frase y se fue. A mí me parece que una vicepresidenta como Cristina es inédita en la historia de la Argentina. No ha sucedido en otra época que sea vicepresidenta una persona que ha sido dos veces presidenta. Yo por mi experiencia y porque comparto, se llevan bárbaro.

-¿Puede haber cambios en el gabinete?

-No, ni idea. Ni idea.

-Cristina tiene un techo en Mendoza, según las encuestas, y una imagen negativa alta. ¿Eso la perjudica a usted en lo personal, por estar muy ligada a ella, ahora que se ha convertido en presidenta del PJ en la provincia?

-No, para nada. Asumimos esta responsabilidad, con Matías (Stevanato) y Martín (Aveiro), con cuatro de los seis intendentes, para mostrar una renovación dentro del peronismo de Mendoza, una renovación que no quiere decir excluir a nadie, si no aportar. Me gusta más que hablemos de nosotros, del grupo, porque lo tomamos así. Tenemos muchísimos ideas y muchísima ilusión por lo que podamos hacer desde el Partido Justicialista en Mendoza. Lo estamos transitando así, no queremos ser una conducción más. Queremos renovar con ideas y mucho empuje el PJ. Y en eso vamos a tener que seguir trabajando mucho. Pero obviamente que nosotros somos parte del gobierno de Alberto y Cristina, porque el PJ es parte del Frente de Todos. A mí me gusta más trabajar en proyectos e ir cambiando la imagen que tiene la ciudadanía de Mendoza respecto del Partido Justicialista. Porque te repito, pensamos que la política tiene una deuda con Mendoza y sueño con que el PJ la salve. Si no creyera que es posible, no hubiera sido candidata (a gobernadora) el año pasado. Y todos los pronósticos eran los que usted dice. Con nuestra elección, superamos ampliamente ese techo que dicen que hay. Hay que trabajar en propuestas en producción y trabajo. Humildemente es lo que los mendocinos me acercan como necesidad. Ahí vamos a estar, trabajando y debatiendo.

-¿El peronismo mendocino se tiene que "kirchnerizar", o el kirchnerismo se tiene que "peronizar"?  

-Ese juego de palabras no existe, porque para mí es lo mismo. Peronismo y kirchnerismo es lo mismo. Néstor Kirchner fue presidente del PJ a nivel nacional.

-Pero hay peronistas no kirchneristas…

-Yo creo que el kirchnerismo, en la etapa de la gestión de Néstor y Cristina, a mucha gente le dejó un legado. Y si uno hace una encuesta en el peronismo, Néstor y Cristina están en el corazón de los peronistas. Lo creo así porque vivo y convivo con los compañeros y compañeras del PJ. El peronismo es el kirchnerismo y el kirchnerismo es el peronismo. Néstor decía que nos decían kirchneristas para bajarnos el precio y yo creo que tenía razón.

-¿A pesar de los peronistas que han sido críticos del kirchnerismo, como Sergio Massa y el propio Alberto Fernández?

-Somos todos peronistas. Y yo creo que la misma discusión está entre el macrismo y el radicalismo. Pero eso que lo respondan ellos.

-¿Cuáles son sus expectativas en materia de candidaturas para 2021?

-Nosotros ahora la principal estrategia que tenemos es renovar nuestra fuerza política. Estamos muy entusiasmados con la nueva conducción. Creo que la ciudadanía no está pensando en las elecciones y por lo tanto nosotros tenemos que pensar en otorgar ideas para solucionar los problemas de la gente. Ese es el mandato que tenemos como PJ. Las listas y todo eso quedará para su tiempo. Nosotros queremos volver a tener un lazo de empatía con el ciudadano común. Hablar de elecciones en pandemia y con la situación de Mendoza es no tener empatía. Nuestra nueva responsabilidad es llevar al PJ en esa sintonía, lo que es un gran desafío. Y aparte, siendo la primera presidenta mujer, ni le cuento.

-Por qué otros líderes del PJ nunca quisieron ser presidentes del PJ?

-Para mí es uno de los mayores honores que he tenido, ser presidenta del PJ.

-¿Pero se puede ejercer un verdadero liderazgo siendo presidente del PJ? No le pasó eso a la anterior conducción.

-El peronismo viene de un proceso de reconstrucción y hay que seguirlo. Yo voy a poner todo. Ojalá al dejar la conducción sea híper positivo todo esto. Somos una lista de unidad con cuatro de los seis intendentes adentro.

-¿Y por qué faltan dos?

-Yo hablé y hablo mucho con Emir (Félix) y con (Roberto) Righi. Ellos me dijeron que estaban muy atareados con la gestión y que iban a poner a alguien de su extrema confianza y lo pusieron. Los admiro mucho a los intendentes, y a la intendenta, Flor (Destéfanis). Yo tengo la posibilidad, al ser legisladora, al no tener ese peso de ellos, de afrontar este desafío, porque todo lo que necesitamos en el PJ lo venimos hablando hace meses. Por eso hablo de nosotros y no de mí.

 

La crítica a Rodolfo Suarez

 

-¿Qué hizo bien y qué hizo mal Rodolfo Suarez respecto de la pandemia?

-Lo que yo le pido a todos los funcionarios que están en organismos nacionales, es que trabajemos incansablemente para que haya un buen diálogo entre Nación y Provincia. Creo que Mendoza va a crecer si nosotros trabajamos con las provincias vecinas y poniendo sobre la mesa las divergencias que puedan haber. No significa que uno se siente en la mesa y piense lo mismo. Sería sospechoso incluso en el mismo partido y así tenemos que trabajar.

-¿Eso no hizo Suarez?

-Yo creo que en muchos aspectos sí y en muchos aspectos no. Pero me parece que hay que acompañar el proceso, sobre todo en pandemia. Yo lo hice.

-El gobierno nacional decía que Suarez no tenía que ser tan "aperturista", porque ponía en riesgo la salud ¿Está de acuerdo?

-Lo que sé, que salió del propio gobernador, es que tuvieron una charla con el presidente de la Nación, con el ministro del Interior y con el jefe de gabinete, en la que se pusieron de acuerdo respecto de Mendoza. Yo creo que hay que charlar más y usar menos redes sociales. Más encuentro, más mirarse a los ojos, y menos redes sociales. Y sucedió eso. Se juntaron y se pusieron de acuerdo porque ambos tienen el mismo objetivo: cuidar a los mendocinos y mendocinas. Yo trabajo para que haya un buen diálogo, porque es nuestra responsabilidad.

-¿Y el teléfono suyo con Suarez cómo anda?

-¿El mío con Suarez? Nos hablamos por temas específicos. El gobernador sabe que tanto yo como el peronismo estamos a disposición de lo que creamos que le hace bien a Mendoza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?