El proyecto radical que el gobierno de Suarez obvió para mejorar el edificio de Turismo

El proyecto radical que el gobierno de Suarez obvió para mejorar el edificio de Turismo

El Gobierno quiere concesionar por medio siglo el uso del edificio de Turismo, que está en ruinas. Pero una gestión radical anterior había concursado y pagado por una idea que luego fue desestimada. El proyecto de Suarez obvia ese antecedente.

MDZ Política

MDZ Política

El gobierno de Rodolfo Suarez lanzó en silencio una serie de proyectos para concesionar o estirar concesiones de espacios públicos de la mano del área turística y cultural. En el paquete hay un edificio emblemático. Por la arquitectura, pero también por haber sido parte de botines políticos y decisiones contradictorias. Ahora buscarán concesionar de manera casi vitalicia el edificio donde estaba el Ministerio de Turismo y que fuera sede del Jockey Club. Pero en realidad el Estado ya armó y financió un proyecto que está almacenado en el archivo. Fue proyectado nada menos que por el arquitecto Clorindo Testa, que ganó un concurso realizado por otra gestión radical. 

El edificio tiene valor patrimonial por su arquitectura y cultural por el uso que tuvo durante décadas. Allí funcionaron tres salas de teatro, entre otras cosas. También es un símbolo de la desidia.

En 2007 el Gobierno hizo un concurso internacional para remodelarlo y darle funcionalidad. El proyecto ganador llevaba el sello de Clorindo Testa, uno de los arquitectos más reconocidos del país. La obra  nunca se realizó: con el cambio de gestión el gobernador Celso Jaque lo descartó porque era caro, pero además llevaba "el sello radical". Claro que sí se ejecutó una obra importante: el Centro Cultural Julio Le Parc. 

El proceso no estuvo exento de papelones, pues hasta hubo demoras en el pago a Testa y también debió encararse una indemnización por falta de ejecución de las obras.

El edificio de Turismo se degradó cada vez más; tanto que las oficinas administrativas se mudaron. Ahora el propio Gobierno radical obvia el proyecto surgido en la cantera de gestión propia y sale en la búsqueda de inversores y proyectos privados.

En el proyecto de ley elevado a la Legislatura no se hace mención al plan original por el cual el Gobierno pagó. Y, en cambio, deja abierto a la gestión privada la búsqueda de la funcionalidad. 

La concesión prevista es hasta por 50 años. En medio siglo quienes inviertan deberían recuperar el dinero y tener ganancias. El único requisito restrictivo del proyecto de ley es que se respeten las "buenas prácticas patrimoniales". No se mencionan restricciones o de alcance público del uso. 

El proyecto de Clorindo Testa que el gobierno obvió

 

 

 

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?