Rápido avance de una causa contra Irrigación por daño ambiental

Rápido avance de una causa contra Irrigación por daño ambiental

Se tramita a paso acelerado en la Justicia Civil. Es por el entubamiento de un arroyo en el área natural protegida de Cordón del Plata, sin declaración de impacto ambiental. El titular de Irrigación dice que la obra, que está parada, fue aprobada por vecinos de alta montaña.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Los efectos de la pandemia se hacen sentir en las causas judiciales: muchas quedan demoradas por la interrupción de plazos que produce la enfermedad en varios juzgados. Los tiempos de la Justicia, normalmente lentos, se atrasan más en estos días.

Pero esta no es la situación de una denuncia ambiental de la organización Oikos que compromete al Departamento General de Irrigación y otros organismos provinciales. A pesar del covid, el primer tribunal de Gestión Asociada, a cargo de la jueza Roxana Alamo, dio curso al amparo presentado por Oikos a fines de agosto y en menos de dos meses ya hubo notificaciones, contestaciones de demanda y otros actos formales.

Algunos abogados del fuero civil se asombran por la velocidad del expediente y sostienen que es casi una excepción en estos tiempos. El dato habla bien de un juzgado que opera en esta y otras causas a pesar de los problemas sanitarios. Esta semana se publicaron edictos para invitar a todos los interesados en participar, ya que se trata de una acción colectiva.

Mientras tanto, crece la expectativa, en especial en la red ambiental que presentó la denuncia. El caso se originó por una obra de entubamiento de un arroyo en la zona de Las Vegas que se realizó sin declaración de impacto ambiental (DIA) y parcialmente en una zona protegida: el parque provincial Cordón del Plata.

La obra de entubamiento afectaría a una especie protegida (el pato de torrente). Frente a la denuncia, Irrigación detuvo el entubamiento y se defendió a través de una larga presentación judicial. 

El pato de torrente, en una foto de Gerardo Cerón para el gobierno de Neuquén.

El conflicto se produjo por trabajos aguas arriba del arroyo Las Mulas. En esa zona se inició una obra cuyo objetivo era, según Irrigación, mejorar el aprovechamiento del agua.

Las Mulas tiene dos afluentes: El Alumbre y Morteritos. En invierno, los dos arroyos viene con agua clara, se juntan en Las Mulas y el agua va a parar a un reservorio que presta el servicio a varias uniones vecinales de alta montaña.

Pero cuando pasa el frío, El Alumbre empieza a traer agua turbia. Según Sergio Marinelli, titular del Departamento General de Irrigación (DGI), "todos los años se procede a separar con máquinas un arroyo del otro para que no llegue el agua turbia al reservorio". Pero dice el funcionario que esta vez, en una asamblea amplia, los vecinos acordaron pagar los caños para entubar el arroyo Morteritos.

"Cuando se empieza la obra, parece que una parte de la traza está en el área protegida, por eso hubo una denuncia y se paralizó la obra", explicó el funcionario. Esta parálisis, hay que aclarar, no fue una orden judicial, sino que "se consultó con Ambiente"

"Estamos esperando que nos conteste Ambiente, pero es factible que nos pidan una audiencia pública, cuyo problema es que no están reglamentadas las audiencias públicas por zoom", se explayó Marinelli. Y agregó: "Ojalá se haga una audiencia pública, porque son precisamente los vecinos los que están pidiendo esto, y los que la están ejecutando a través de su organización, que es la Inspección de Cauce con apoyo de Irrigación".

"Esto va a ir para largo, por la reglamentación y porque no podemos empezar hasta que no esté la notificación. Si fuera la que suponemos que va a salir, tenemos que contratar un dictamen técnico, después pedir informes sectoriales, luego ir a la audiencia pública y después se obtiene la DIA para poder ejecutar la obra. No creo que esto salga antes de 6 meses o un año", afirmó también el jefe de Irrigación.

También precisó el funcionario que la obra tiene 2.007 metros lineales y la mitad de ellos están dentro de la reserva natural Cordón del Plata. Los caños del proyecto suspendido todavía están en el cauce del arroyo Morteritos: "Ha llegado la autorización para retirar los caños, ya que con el viento zonda del otro día se volaron un montón. Se pueden romper y cuestan caros", cerró Marinelli.

A la par, está la causa judicial, en la que Oikos había pedido en agosto el cese de la obra y reparaciones. La denuncia dice que Irrigación fue "proponente" del entubado. "En ningún lugar figura el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental, ni la resolución aprobatoria que debe emitir la autoridad de aplicación en las áreas naturales protegidas, la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial", dice la denuncia.

"Vale aclarar y resaltar que esta parte no se niega de ninguna forma a que los habitantes de las villas afectadas puedan acceder al consumo de agua potable, lo que esta parte exige es el cumplimiento del procedimiento legal establecido", agrega la denuncia, y sostiene que la obra "incluye la captación total del agua del arroyo Los Morteritos, la destrucción del cauce para enterrar la cañería y la construcción de terraplenes y taponamientos para consolidar la obra, lo que conlleva indefectiblemente que se seque el cauce del arroyo, desaparezca la vegetación y la geoforma del cauce".

En la denuncia recalcan que hay "un segundo sujeto, la Dirección de Recursos Naturales Renovables, quien por omisión permitió llevar adelante el ilícito mencionado".

¿Querés recibir notificaciones de alertas?