Intrigas en la Corte por vacante en una posición clave

Intrigas en la Corte por vacante en una posición clave

Una figura fundamental para el funcionamiento administrativo de la Justicia de Mendoza inició los trámites jubilatorios y dejará su lugar en octubre.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

La administradora general de la Suprema Corte, Mónica González, ha presentado los trámites jubilatorios y dejará vacante una posición clave para el funcionamiento administrativo de la Justicia. Se trata de un cargo equiparado a magistrado y que históricamente se ha designado en consenso por los popes judiciales. Sin embargo, la nueva legislación permitiría que el reemplazante lo determine el presidente, en este caso, Dalmiro Garay.

Lo cierto es que en la propia Corte existen dudas sobre el mecanismo que deberá implementarse para designar a la persona que ocupará ese lugar tan sensible. Entre otras cosas es quien administra todo el Poder Judicial y sus recursos. Incluso coordina las reuniones de sala y otras actividades administrativas.

Tanto Mónica González como su antecesor, Alfredo Segura, fueron designados en pleno por la Corte. Sin embargo la ley de equiparados que se aprobó este año en la Legislatura cambia ese resorte y establece que el presidente de la Corte designará a su propio equipo de trabajo, el cual deberá retirarse cuando cambie la presidencia.

Según esa norma, la persona que suceda a Mónica González puede ser elegida por el presidente de la Corte Dalmiro Garay. Las dudas giran en torno a la aplicación de esa nueva ley, ya que fue judicializada por los funcionarios que estaban alcanzados y que debían dejar de cobrar como jueces sin serlo.

Lo que es un hecho es que los trámites jubilatorios fueron iniciados y que en octubre González dejará el puesto. Por eso ya empiezan a circular rumores sobre posibles candidatos a llegar a ese lugar. 

La designación servirá para que comience a aplicarse la nueva ley pero no solo en lo que respecta al mecanismo de elección del funcionario. Según la nueva normativa, quien llegue a ese lugar ya no contaría con el beneficio de ser equiparado a magistrado y percibir sueldo de juez. 

Ese será otro punto que se aclarará en lo fáctico cuando se resuelva la situación puntual de nombrar un nuevo administrador.

Mónica González era contadora y su predecesor Alfredo Segura Licenciado en Administración. Por ese motivo hay quienes entienden que el perfil de la persona que ocupe ese lugar debería ser ese. Pero no hay una obligación legal para que sea así, por lo que el abanico de candidatos podría ser amplio.

El frondoso currículum de Mónica González.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?