Cuatro polémicas que Macri impulsará en el Congreso

Cuatro polémicas que Macri impulsará en el Congreso

Los ejes en materia de Seguridad y Justicia que buscarán formular modificaciones a la realidad, pero a la vez visibilizar de qué lado están los diversos sectores políticos justo en el año electoral. El 1 de marzo Mauricio Macri deberá abrir las sesiones en el Congreso y tanto Bullrich como Garavano esperan que estos temas pasen el filtro de Marcos Peña.

El próximo 1 de marzo el presidente Mauricio Macri tendrá su última oportunidad de convencer al Congreso, y a los argentinos que se interesen por su mensaje anual de apertura de sesiones, de cuatro ejes en materia de seguridad que resultan polémicos y que dividen las aguas. Si bien el argumento será que busca el apoyo para poder sacar esos proyectos, lo que estará haciendo, en realidad, es volver a "porotear" ante la sociedad en el año en que se presentará para poder gobernar otros cuatro años, quiénes están de qué lado de la grieta.

Los proyectos pertenecen al área Seguridad y han sido elaborados por los equipos de Patricia Bullrich, la ministra a la que han lanzado a competir con otras mujeres, como Gabriela Michetti y Carolina Stanley, para acompañar a Macri en una nueva fórmula porteña para la presidencia y vice. Le servirán a todo Cambiemos de catapulta para volver a mostrar "herencia" vs "futuro" en un área en donde hablar del presente es más potable que en otras, como en Economía, por ejemplo, y hasta en Desarrollo Social, en donde se mantienen formas y métodos históricos de política corporativa. Claro que, además, Bullrich tiene que lograr unidad de convicción y acción hacia adentro de la alianza gobernante, porque si se le cruza una vez más Lilita Carrió, todo puede transformarse -como en otras ocasiones- en una comedia de enredos.

Bullrich, el mendocino Enrique Thomas y Gerardo Milman se respaldarán en el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, para hacer causa común en el Congreso, aunque primero tienen que conseguir pasar el filtro de Marcos Peña. El jefe de Gabinete ya tiene en su despacho el plan Bullrich - Garavano para el discurso de Macri, pero Macri todavía no les guiña el ojo.

De tal modo, los ejes a discutir serán:

1. La responsabilidad penal de los menores de edad. De tal modo de que el planteo ante la sociedad resulte algo así como "que los jóvenes sepan en dónde empiezan sus deberes y sean responsables, y se les quite poder de fuego a los adultos que delinquen usando a menores de edad". Promete discusión y posicionamientos en contra, porque se va a tocar la edad en que los jóvenes que delincan puedan ser imputados judicialmente.

Encuesta

¿Estás de acuerdo con una ley que baje la edad en que los jóvenes pueden ser imputados?

2. La ley de barrabravas, que ya ha venido tocándose en las comisiones del Congreso, con algún oxígeno opositor, pero con el poder transversal que tienen los que sostienen el esquema mafioso de los violentos en el fútbol, con objetivos bastante más lejos que la pasión por la camiseta.

Encuesta

¿Estás de acuerdo con una ley contra los barrabravas?

3. El nuevo Código Penal, cuyos borradores fueran presentados el año pasado en Mendoza y que contendrá 500 artículos y al menos 20 figuras nuevas. Tras unas 900 reformas desde 1921, esta vez lucirá completamente nuevo.

Encuesta

¿Creés que es de importancia contar con un nuevo Código Penal?

4. El registro de ADN de todas las personas que hayan cometido un delito doloso, sin distinguir la gravedad del hecho. Se proponen con ello ampliar el uso del mecanismo que ya se utiliza para los condenados por violación, quienes deben someterse a exámenes genéticos para que sus datos queden guardados en una lista.

Encuesta

¿Estás de acuerdo con crear un registro de ADN para todo tipo de delitos?

El oficialismo no cuenta con mayoría en ninguna de las dos cámaras legislativas y su jugada -con estos cuatro y con otros temas- será al límite en el año electoral, en el que también tallarán los procesos judiciales contra la corrupción y la puesta en marcha de la extinción de dominio. De allí que al gobierno le servirá para al menos tres cosas:

1- Contar con la herramienta, la finalidad más objetiva y neutra, más allá de lo polémicos o no que puedan resultar los proyectos.

2- Poner enfrente electoralmente a los que le discutan conceptualmente los proyectos y, por lo tanto, sostenerlos en el imaginario ciudadano como "sectores que no aportan al sistema de seguridad y justicia".

3- Hablar de un tema que es delicado siempre, porque tiene que ver con la vida, la integridad física y los bienes de todas las personas, ocupando el espacio de debate con esto y no con la escasa capacidad de maniobra en materia económica. 

Los funcionarios de seguridad están seguros (valga la redundancia) de que la sociedad valora algo que se escuchará decir mucho durante este año: "Cambiemos empezó a cambiar algo y es el paradigma en el que los delincuentes eran protegidos, los uniformados eran sancionados y nadie se daba cuenta de que había narcotráfico". No es una ocurrencia, sino que lo tienen medido. De allí que saldrán con fuerza a plantearlo, porque creen que están sobre terreno firme.

Dependerá ahora más de la capacidad de maniobra interna de la Casa Rosada que dejen pasar los proyectos el 1 de marzo, y de los ánimos hacia adentro de Cambiemos de que no encuentren una astilla de su mismo palo que les infecte el discurso, la acción, la maniobra, la gestión o como quiera llamarle cada uno a este plan.

Encuesta

¿Coincidís con Bullrich en que ahora hay más seguridad?

¿Querés recibir notificaciones de alertas?