Las cinco medidas urgentes del Gobierno contra la pobreza y el desempleo

Las cinco medidas urgentes del Gobierno contra la pobreza y el desempleo

Además de la implementación de la Ley de Seguridad Social, el gobierno prepara varias acciones a través del Ministerio de Desarrollo Social que tendrán impacto directo en la alimentación y el trabajo de los más desfavorecidos.

MDZ Política

MDZ Política

Más allá de la aplicación de la Ley de Solidaridad Social, el gobierno de Alberto Fernández aplicará una nueva serie de medidas con el objetivo de reducir los elevados índices de pobreza.

Éstas serán llevadas a cabo por el Ministerio de Desarrollo Social que encabeza Daniel Arroyo, quien con otos funcionarios de su cartera intentarán atender la malnutrición infantil, la escasez de trabajo entre los jóvenes "Ni-Ni", entre otras urgencias.

Más allá del programa que implementará el Consejo contra el Hambre, las acciones de Desarrollo Social se centrarán en cinco puntos centrales que comenzarán en los primeros días de enero y tendrán mayor partida presupuestaria.

1- La tarjeta alimentaria 

Este plan que contempla la entrega de dos millones de tarjetas para unas cuatro millones de personas prevé la asistencia alimentaria para madres con hijos en situación vulnerable. Ya comenzó a funcionar esta semana en Concordia donde estaba previsto entregar 7.100 tarjetas. Se entregaron hasta ahora poco más del 90%.

Con este programa que tendrá un presupuesto de $60.000 millones se apunta a que la gente compre verduras, carne, frutas y lácteos. Aunque los beneficiarios pueden comprar los alimentos que prefieran con excepción de bebidas alcohólicas.

Según explicaron en el Ministerio de Desarrollo Social, hasta ahora la tarjeta solo se puede pasar por un posnet pero a partir de febrero se va a poder utilizar con el celular (vía una App) y esto va a permitir comprar en ferias y en otros lugares de la economía popular y agricultura familiar.

Los primeros días de enero se conocerá el cronograma de enero y febrero para la entrega en todo el país de las 2 millones de tarjetas alimentarias. La intención del Gobierno es avanzar en una primera instancia en el Conurbano Bonaerense, en Córdoba, en Rosario, en San Miguel de Tucumán. Son los lugares donde hay mayor concentración de población en situación vulnerable. Y para marzo se buscará cubrir el 80 por ciento de la población que necesita el refuerzo alimentario.

2- Créditos no bancarios 

Los otorgará el Ministerio de Desarrollo Social y serán para el insumo, herramientas y maquinaria de micoremprendedores. Serán llevados adelante por la Comisión Nacional de Microcrédito (CONAMI), que funciona desde el 2007.

La CONAMI tendrá el despliegue en todo el país de este programa de créditos a tasas muy bajas pero requerirá de mayor fondeo. Eso se va a lograr vía reasignación de partidas presupuestarias para ampliar los fondos de este plan y tomar programas que están subejecutados.

Los microcréditos (que tendrán tasas del 2 o 3 por ciento) permitirán comprar insumos para producción, herramientas y maquinarias. “La idea es que sirvan para desarrollar proyectos nuevos, ampliar otros, fortalecer otros y ayudar a la vinculación de los planes sociales con empleo formal”, dijo un secretario del área social. Así, la idea de estos créditos que puedan servir para comprar desde azúcar y fruta para hacer dulces hasta para una máquina.

3- Planes sociales, empleo y producción 

La idea de esta fase del programa de Desarrollo Social es que el Estado trabaje apuntalando a quienes reciben planes sociales por los cuales realizan algún trabajo para que formalicen su situación. "Eso no significa contratarlos como empleados públicos. Se trata de acompañar el proceso de formalización de esos empleos vía, por ejemplo, microcréditos y capacitación", aclaró un funcionario de Desarrollo Social.

Para eso también deben hacer su parte las empresas privadas, porque existen muchas producciones pequeñas que hoy están en condiciones de crecer y otras que podrían hacerlo con acompañamiento del sector privado. Sobre esto habló puntualmente el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA Agustín Salvia con Arroyo y su equipo. “El empleo digno requiere también de salarios dignos”, dijo en su momento Salvia en la primera reunión del Consejo del Hambre.

4- Plan primera infancia 

Se trata de seguir adelante con un programa de atención a los lactantes. Este es un programa que la ex ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley venía trabajando y que ahora se quiere reforzar. Es que el Ministerio de Desarrollo Social detectó al menos 1.000 barrios en todo el país con graves problemas de nutrición de los niños de entre 0 y 7 años. Se trataría de un plan complementario a la Tarjeta Alimentaria.

5- Plan para los Ni-Ni 

Este programa que Arroyo quiere desarrollar en la Argentina busca incluir a jóvenes que no estudian ni trabajan. Cuando fue viceministro de Desarrollo Social de Alicia Kirchner, Arroyo había diseñado un programa similar para unos 900.000 jóvenes que no trabajan ni estudian. 

Cerca de un 30% de estos son pobres estructurales. Para esto se trabajará en una suerte de "esquema de empalme" para que quien cobra un plan y consigue trabajo, pueda mantener ambos por seis meses. Luego, de mantener el trabajo, al año cobraría el 80 por ciento del plan y a los 18 meses el 60 por ciento.


 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?