Fundamental, cómo cuidar un rosal en maceta

Fundamental, cómo cuidar un rosal en maceta

Cuida tus plantas y verás tu jardín lleno de rosas de colores. Para ello, necesitarás estas recomendaciones

Napsix

Una de las plantas más elegidas en el mundo para decorar y llenar de vida con colores el jardín, es sin dudas el rosal. Esta especie cautiva a todos con sus llamativas flores y el intenso verde de sus hojas. Sin embargo, no todos tienen gran espacio en sus patios y deciden tenerla en una maceta. Para esta forma de cultivo, hay recomendaciones.

Quienes adoran las plantas, encuentran siempre un lugar para añadir a la casa un nuevo integrante. Sin importar si tienen un gran jardín o solo un espacio pequeño dentro, dan alojamiento a una nueva porción de naturaleza. En este sentido, una manera de incluir plantas, es en macetas

En el caso de que tengas un rosal y hayas decidido cultivarlo en una maceta, te preguntarás si existe algún cuidado en especial. En este sentido, debes saber que hay algunos consejos para ello.

Las rosas llenan de vida cualquier jardín
Fuente: Shutterstock

Lo primero que tendrás que tener en cuenta en este sentido, es la maceta, que será el espacio en el que se desarrolle tu planta. Esta debe ser profunda para que las raíces puedan crecer. De acuerdo a los especialistas, en el caso de un rosal mini, será suficiente con 35 centímetros, aunque debe ser de al menos 50 centímetros en el caso de otros de mayor tamaño.

Por otra parte, asegúrate de que el sustrato sea rico en nutrientes y que tenga un buen drenaje, para que el rosal no vea afectadas sus raíces. En el mismo sentido, tendrás que abonar mensualmente con productos específicos para esta planta del jardín.

Con estos consejos, podrás tener un rosal en maceta
Fuente: Shutterstock

Otro dato no menor, es que el riego debe ser frecuente. El rosal, a diferencia de otras especies del jardín, necesita algo más de agua. Sin encharcar, échale agua a la maceta a diario en el verano y dos o tres veces por semana en los meses de más frío.

Por último, no olvides que la poda es un proceso importante en los rosales. Esta tarea propia de cualquier jardín, debe hacerse cuando la planta esté en reposo. Asimismo, debes saber que a medida que crezca, tendrás que trasplantarla, para que pueda seguir desarrollándose.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?