Cómo podar rosales y flores para que tu jardín sea perfecto

Cómo podar rosales y flores para que tu jardín sea perfecto

Con estos trucos, la próxima temporada tendrás las rosas más hermosas que hayas visto.

Napsix

Napsix

Sin lugar a dudas los rosales aportan belleza a nuestro jardín. Las características de la planta, sus colores y la posibilidad de crear sin límites, la convierten en la elegida en todas partes. Pero proporcional a su belleza, puede ser la dificultad de su cuidado. Por eso, aquí te enseñamos cómo hacer una poda correcta.

Antes de comenzar, es preciso conocer las características de esta especie. El rosal es un arbusto que puede crecer de forma trepadora. Se cree que hay unas cien variedades de esta planta y que está presente en casi todos los continentes.

Suele dar flores, denominadas rosas, y sus formas y colores varían de acuerdo a la especie. Debido a su belleza es muy común verlas en los jardines del mundo en forma de ornamentación. De ellas destaca además su perfume y con sus pétalos suelen hacerse diversos aceites. Además, por lo general tienen espinas, lo cual dificulta trabajar en su poda.

Existen cientos de variedades de rosas
Fuente: Wunderstock

Cómo y cuándo enfrentar la poda

Para mantener el rosal se requiere una poda periódica y aquí te explicamos como hacerlo. Lo primero que debes saber es que necesitarás unos guantes adecuados para evitar lastimaduras con las espinas.

Durante uno de sus videos, el influencer de “Cosas del jardín”, explica cómo afrontar esta tarea para que salga perfecto. En él, el especialista sugiere que el dato fundamental es que la poda debe hacerse “no más de un centímetro por encima de la yema”. De hacerlo por arriba de esa distancia, se puede podrir y aparecer enfermedades. Por debajo de lo referenciado, se lastimará el brote.

Además, debes saber que el corte se hace en forma de “bisel”, es decir, a 45 grados y la parte de arriba debe estar del lado  de la yema, para evitar que el agua de lluvia caiga sobre ella.

Finalmente, el último consejo implica que el mantenimiento debe hacerse cuando “la rosa está durmiendo”, es decir, cuando hace frío. Esto puede ser a fines de otoño en caso de climas templados, o a principios de la primavera para evitar heladas en el caso de climas fríos.

La poda debe hacerse a 45 grados
Fuente: Cosas del jardín

Uno a uno: lo que debes cortar

Primero, debes cortar la madera muerta, es decir, el tramo que permanece seco. Además, retira los “brotes débiles”. En tercer lugar, quita las ramas que se cruzan entre sí para evitar que las espinas lastimen.

El cuarto paso será bajar la altura. Gabriel explica que “mientras más bajo el rosal, las flores serán más grandes, pero habrá menos cantidad”. Mientras que al dejarlo alto “tendrás más flores pequeñas”. Por último, deja las yemas apuntando hacia afuera para evitar lastimaduras y permitir que se vean mejor. Por fin tu jardín rebosará de flores.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?