Trucos para lavar en casa un edredón de plumas o plumón

Trucos para lavar en casa un edredón de plumas o plumón

Lavar el edredón de plumas o plumón en casa es posible pero debes tener en cuenta algunos trucos para no estropearlo.

Napsix

Napsix

Enviar el edredón de plumas o plumón a un servicio de lavandería puede resultar algo costoso, pero eso no debe impedir que cuidemos su limpieza y lo mantengamos higienizado ya sea a la hora de guardarlo por una temporada o mientras disfrutamos de su confortable abrigo.

A pesar de que se tengan costumbres muy estrictas de orden dentro de la habitación, la ropa de cama requiere de un lavado periódico. En el caso de las sábanas se debe realizar todas las semanas ya que son las que tienen mayor contacto con nuestro cuerpo. Los cubrecamas, acolchados, edredones o plumones, estos no están exentos de las consecuencias de nuestro sudor y las impurezas de nuestra piel.

Foto: Ecolaundry

Lavar piezas de gran tamaño puede resultar algo desafiante, pero conociendo algunos trucos no será imposible y si estas en modo ahorro definitivamente te ayudará.

Lo primero que se debe tener en cuenta es conocer la capacidad de tu lavarropa o lavadora. Para un edredón de capa chica requeriremos tener al menos una capacidad de 6 kilos, mientras que en el caso de uno para cama grande se necesitan más de 8 kilos.

Antes de iniciar esta tarea es conveniente leer los consejos que se adjuntan en la etiqueta, allí podrán saber qué temperatura soporta la tela y su relleno. Si esta información no aparece siempre es mejor realizar el lavado con agua fría.

También es muy importante que revises las costuras ya que, en caso de haber alguna rotura, esta podría agrandarse y terminar con plumas por toda la casa.

En lavarropa

Durante la revisión previa se deben identificar si existen algunas manchas complicadas. Por lo general, estas se forman en el extremo más próximo a la cabecera producto del contacto con los brazos, cuello o cabeza.

Un tratamiento previo en esa zona hará que las manchas sean retiradas con mayor facilidad. Remojar un paño con algo de detergente diluido en agua y pasarlo por este lugar será suficiente.

Para introducirlo a la lavadora no se debe realizar presión, si no hay suficiente espacio es mejor optar por un lavado manual.

La clave para tener éxito se encuentra en elegir un lavado para ropa delicada que sea largo y procurar diluir el jabón o detergente antes de incorporarlo. Esto hará que la limpieza sea más efectiva y que logre penetrar en profundidad.

Foto: Ama tu casa​

Lavado a mano

Si el lavarropa no tiene la capacidad requerida también se puede realizar un lavado procurando tener espacio suficiente para hacerlo, aunque implicará algo más de esfuerzo. Una bañadera o bacha de lavandería espaciosa bastara para esta tarea.

El agua templada y un jabón para ropa delicada diluido siguen siendo un requerimiento importante. Se debe cubrir el plumón con agua y procurar que no queden burbujas. Dejarlo algunos minutos para que el agua penetre y luego removerlo será el proceso que seguiremos en varias oportunidades.

Luego vaciar la bañadera y apretar sin estrujar para eliminar la mayor cantidad de jabón y enjuagarlo varias veces.

Secado

La parte más complicada para que el edredón continúe en buen estado es el secado ya que si no procuramos sacar toda la humedad podría apelmazarse.

Lo primordial es extenderlo de forma horizontal debido a que el peso puede provocar que el relleno quede solo en un extremo. Colocar un ventilador o ayudarnos de un secador de pelo con aire fría agilizará esta tarea.

Si se cuenta con una secadora se debe optar por un secado suave e incorporar dos pelotas de tenis en el interior para permitir que el relleno se acomode mejor y se mantenga esponjoso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?