Bolivia: Dimite la autoridad electoral y la OEA acompañará el conteo de votos

Tensión en Bolivia. Tras la crisis, por la paralización de 20 horas del conteo oficial de votos, que generó denuncias de “fraude” de la oposición y protestas en las calles, el vicepresidente del Supremo Electoral renunció al cargo. Gremios convocan a paro. 

mdz mundo

Bolivia acordó con la OEA un acompañamiento durante el escrutinio para garantizar la transparencia durante el recuento de votos.

El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, dimitió ayer en medio de fuertes críticas al trabajo del organismo por la paralización de 20 horas de un conteo preliminar el domingo que dio lugar a críticas sobre la transparencia en el escrutinio de votos.

La renuncia fue motivada por "la desatinada decisión de la sala del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de suspender la publicación de los resultados del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares Electorales-TREP", explicó Antonio Costas en una carta dirigida al vicepresidente boliviano Álvaro García, también presidente del Congreso, que designa a los vocales del TSE.

Los primeros reportes apuntaban a una segunda vuelta entre Evo Morales y el opositor Carlos Mesa, pero tras una larga suspensión del conteo, los resultados daban al mandatario una victoria en primera vuelta.

Denuncia “fraude”

Al atardecer, el expresidente Carlos Mesa, principal adversario del mandatario Evo Morales, llegó a las puertas del hotel donde se hace cómputo oficial en La Paz, al frente de un grupo de simpatizantes y denunció que "se estaría preparando un gigantesco fraude electoral, además, afirmó que no se le puede dar la espalda a una segunda vuelta", y anunció que desconocerá los últimos resultados provisionales de las elecciones presidenciales que darían al jefe de Estado, ganador en la primera vuelta.

[MISSING]binding.image.description

Al mediodía de ayer, un colectivo de organizaciones civiles de los nueve departamentos de Bolivia llamó a paralizar indefinidamente las actividades en protesta por el resultado provisional de los comicios, que anticipan la reelección del presidente Evo Morales.

Ante miles de personas, Luis Fernando Camacho, líder del Comité Cívico Pro-Santa Cruz, instó a la ciudadanía a defender el voto desde las 00:00 del miércoles. "Vamos al paro hasta que ustedes digan", anunció en un acto transmitido por medios locales, tras acordar la medida con sus pares del resto del país.

La medida entrará en vigor el miércoles y desde entonces "no se tiene que mover un sepe (hormiga) en Santa Cruz", la rica región del oriente boliviano, graficó Camacho. Los dirigentes civiles acordaron ir con la medida "hasta que se respete la democracia y lo expresado por el ciudadano en las urnas".

Oficialistas responden

Un colectivo de sindicatos de obreros y campesinos oficialistas bolivianos (Conalcam) convocó este martes a sus afiliados a manifestarse para defender los resultados provisionales de las elecciones del domingo, que muestran una cuestionada ventaja del presidente Evo Morales.

"A partir de este momento nos declaramos en estado de emergencia, movilización y con concentraciones pacíficas", señaló el dirigente del Conalcam y de la COB, el mayor sindicato del país, Juan Carlos Guarachi, tras una reunión con el presidente Evo Morales en sus oficinas.

El anuncio se produce en momentos en que la oposición denuncia un fraude y protesta en las calles, y luego de que observadores internacionales expresaran inquietudes sobre el conteo de votos interrumpido el domingo y reanudado el lunes por las autoridades sin explicación alguna.

Reaparece Evo Morales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, tiene anunciada una comparecencia ante los medios este miércoles, tras dos días sin aparecer públicamente después de los comicios generales del domingo, informaron fuentes de su gabinete.

La conferencia de prensa a primera hora de mañana está prevista en la Casa Grande del Pueblo en La Paz, sede del Gobierno de Bolivia.

El mandatario se reunió este martes con miembros de delegaciones diplomáticas, organismos internacionales y observadores para dialogar sobre el cuestionado conteo de votos del proceso electoral del domingo, pero no salió a dar declaraciones tras la reunión.

Llamado de la OEA

La Organización de los Estados Americanos (OEA) convocó a una sesión extraordinaria de su Consejo Permanente el miércoles sobre Bolivia, donde la cuestionada ventaja del presidente Evo Morales en los comicios en que busca un cuarto mandato consecutivo generó violentas protestas.

“La sesión se convoca a solicitud de las misiones permanentes de Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos y Venezuela con el propósito de considerar ‘la situación en Bolivia’”, informó el martes la OEA en un comunicado.

La reunión del Consejo Permanente, que reúne a los embajadores de los 34 países miembros activos de la organización, tendrá lugar en la sede de la OEA en Washington.

El martes, miles de ciudadanos ocupaban las calles, pero sin violencia. A diferencia de la noche del lunes y madrugada del martes, en las que ocurrieron destrozos e incendios de algunos edificios públicos en Sucre y La Paz. La tensión continúa y se incrementa el número de opositores a la espera del anuncio oficial de los resultados.

“Los indignados” frente a la clase política

- El temblor político que sacude a la región ha dejado al descubierto paradojas notables, una muy interesante expone parecidos inesperados entre el chileno Sebastián Piñera y el boliviano Evo Morales. Justamente, la suposición de que estos políticos representan mundos opuestos entre ellos se disuelve frente a un comportamiento similar que le quita valor, no escucha o sencillamente ignora lo que sucede debajo de ellos, política o económicamente, o ambas.

- Sebastián Piñera, y el resto de la mayoría de la clase política chilena, desconoció o no vio señales consistentes sobre la crisis distributiva que amontona en el abismo a un gran sector de la sociedad chilena no bendecida por el ingreso. Morales, a su vez, quedó atrapado en una elección enredada y cargada de sospechas porque desconoció de modo autoritario un referéndum que lo inhabilitaba para buscar una cuarta reelección.

- Ese desprecio estuvo en extremo presente en el enojo de los votantes de este domingo que castigaron al gobierno que, además, enfrenta el agotamiento de una economía que hasta ahora había crecido. La obsesión de perpetuación del mandatario boliviano ignorando a sus propios electores exhibe la misma miopía que su colega chileno cuando atribuye la protesta callejera a “una guerra”.

- La generalización de la protesta coincide con la finalización de un periodo de auge en el norte mundial y la reaparición del fantasma de la recesión. Si los países no crecieron y no repartieron cuando pudieron, menos lo harán en horas bajas. Es claro que la demanda se irá multiplicando. 

LaRepública

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?