Opinión

El impacto que causó la muerte de Sebastián Piñera

El presidente de Chile, Gabriel Boric, decretó tres días de duelo nacional en el país hermano y dijo: "Quiero expresar mis condolencias por la muerte del presidente Piñera".

Máximo Quitral Rojas miércoles, 7 de febrero de 2024 · 13:35 hs
El impacto que causó la muerte de Sebastián Piñera
El expresidente Sebastián Piñera en una de sus visitas a Mendoza Foto: Maximiliano Ríos / MDZ

Los medios chilenos, y también los internacionales, han quedado sorprendidos ante el repentino deceso del expresidente de Chile, Sebastián Piñera, en un accidente de helicóptero en su lugar de veraneo. Varias han sido las reacciones por su muerte, muchas de ellas destacando su compromiso democrático, su pasión por los negocios o por su carácter trabajólico. Bueno, es casi imposible que sus cercanos no tengan palabras de elogio con su figura, ya que cultivó una relación estrecha con varios mandatarios de todo el orbe y conformó un equipo leal con su visión política.

Ellos son los representantes de ese "piñerismo", que hoy está de duelo y que no encuentra explicaciones ni palabras de consuelo para tamaña noticia. Ciertamente era un político con luces y sombras, que se enfrentó al movimiento estudiantil, que logró un reconocimiento de parte de un sector del movimiento homosexual, que fue reconocido por el sector empresarial y que rescató a los 33 mineros. Muchos de los consultados sobre la figura del expresidente ahora vuelven a recordar ese lado escondido de su persona, que es una forma de humanizarlo frente a la opinión pública para evitar las críticas a ese mandatario que le declaró la guerra a la sociedad en 2019.

Murió Sebastián Piñera, en un accidente de helicóptero en su lugar de veraneo. Foto: MDZ.

Ese momento de la historia política significó que el exmandatario no supiera lidiar con un ciclo de movilizaciones tan importante que opacó a las movilizaciones ocurridas en 2006 (la famosa revolución pingüina) que acorraló a Bachelet en su primer mandato o las movilizaciones de 2011, durante el primer mandato de Piñera. La revuelta popular del 18 de octubre de 2019, más conocida como el "estallido", fue un momento de su gestión que provocó una fisura dentro de su coalición de la cual no se han podido reponer. Las decenas de fallecidos, así como también las más de cuatrocientas personas con trauma ocular, no tienen un buen recuerdo de su segundo mandato, ya que lo responsabilizan directamente a él de autorizar las violaciones a los derechos humanos. Esta es una historia que aún no se termina por escribir.

Pero ahora la derecha entra en una dimensión desconocida, pues con la muerte de Sebastián Piñera ha quedado con un vacío político que será difícil de llenar, ya que su nombre había comenzado a sonar nuevamente para competir por un nuevo período presencial. Así es, nuevamente estaba pensando en volver a colgarse la banda presidencial a pesar de los cuestionamientos a su gestión durante su segundo mandato presidencial. Algo realmente contradictorio, pero ante la ausencia de liderazgos su figura había sido pensada para ordenar a la derecha. Pero esa aspiración se truncó y hoy el "piñerismo" está en un grave problema, pues no cuenta con figuras destacadas dentro de su coalición.

Puedo decir que el causante de esta debilidad en la coalición fue justamente Sebastián Piñera, ya que no se preocupó por construir liderazgos alternativos que le dieran continuidad a su proyecto y ese vacío será un problema para esa derecha cercana con su proyecto. Fue él quien se encargó de contener la generación de nombres y rostros, pues no pensó o simplemente no le interesó pavimentar ese camino.

Es un problema con el cual la derecha hoy deberá convivir.

Máximo Quitral Rojas.

Máximo Quitral Rojas es politólogo e historiador. Universidad Tecnológica Metropolitana Chile.

Archivado en