Especies invasoras

Cambio climático: las hormigas rojas de Sudamérica ya invaden Europa

Gracias al cambio climático, estar hormigas se propagan más rápido por el norte de América y también por el continente europeo. En Italia, particularmente en Sicilia, ya hay grandes poblaciones de ellas.

MDZ Mundo
MDZ Mundo miércoles, 13 de septiembre de 2023 · 20:30 hs
Cambio climático: las hormigas rojas de Sudamérica ya invaden Europa
hormigas rojas Las hormigas rojas provienen de Sudamérica. Foto: Efe.

Las hormigas coloradas u hormigas de fuego (solenopsis) "son un género de hormigas picadoras, con más de doscientas ochenta especies en el mundo". No todas son coloradas (por ejemplo, la hormiga negra, Solenopsis richteri). 

Sobre ellas, ha elaborado un interesante reporte la agencia Euronews, de la Unión Europea. Apunta a que las hormigas rojas de fuego son una de las peores y más costosas especies exóticas invasoras del mundo, y están convirtiendo a Italia en su hogar, bajo el marco del cambio climático

El reporte está basado en una publicación de Current Biology que asegura que se trata de una de las peores especies exóticas invasoras del mundo ha llegado a Europa por primera vez, según revela un estudio. La hormiga roja de fuego ha formado una población madura en Sicilia (Italia).

La investigación científica, además, refiere de que, con la ayuda del calentamiento global, las hormigas podrían extenderse por todo el continente. El clima en la mitad de las zonas urbanas de Europa ya es adecuado para la especie. Esto podría tener consecuencias devastadoras y costosas para la biodiversidad, los cultivos y la salud humana.

¿Por qué son peligrosas las hormigas rojas? 

Las hormigas rojas, como agresivas buscadoras de alimento, suelen convertirse en la especie dominante cuando se introducen en un nuevo territorio.

Esto significa que pueden devastar las poblaciones de hormigas autóctonas y destruir las plantas autóctonas. Además, tienen un aguijón venenoso que puede matar o herir a ranas, lagartos y pequeños mamíferos.

Las hormigas también pueden picar a las personas, haciendo que zonas públicas como los parques no sean seguras para los niños. También pueden provocar una reacción alérgica potencialmente mortal en un pequeño porcentaje de personas que reaccionan a su veneno.

Por depredación, competencia y picadura, también pueden afectar a aves y peces.

Además de causar estragos en los ecosistemas locales y la biodiversidad, las hormigas rojas pueden dañar los cultivos e infestar los equipos eléctricos.

Son la quinta especie invasora más costosa del mundo, con un coste de casi 20.000 millones de euros en daños y gestión entre 1970 y 2017, según una estimación publicada en la revista Nature en 2021.

Las hormigas rojas figuran entre las 100 peores especies exóticas invasoras, según la Base de Datos Mundial sobre Especies Invasoras.

¿De dónde proceden las hormigas rojas de fuego? 

Las hormigas rojas de fuego -o Solenopsis invicta- son originarias de Sudamérica.

En menos de un siglo, se han extendido a través del comercio humano por gran parte de Estados Unidos, México, el Caribe, China, Taiwán y Australia. Suelen viajar en tierra infestada, heno, mantillo y materiales de jardinería y construcción.

Solenopsis invicta ya figura como "especie preocupante" en la lista de especies exóticas invasoras de la UE.

Sólo en Estados Unidos, los costes anuales asociados a esta especie se estiman actualmente en unos 1.000 millones de dólares (933 millones de euros).

Nueva Zelanda es el único país que ha logrado erradicar esta hormiga invasora.

Anteriormente se habían documentado hormigas rojas en productos de España, Finlandia y los Países Bajos, pero no en estado salvaje como en Sicilia, donde se han encontrado 88 nidos.

¿Se extenderán las hormigas rojas por Europa? 

Los lugareños cerca de la ciudad siciliana de Siracusa han estado informando de frecuentes picaduras de hormigas de fuego desde 2019.

El análisis genético de las hormigas encontradas en la zona sugiere que pueden haberse originado en el sur de Estados Unidos, China continental o Taiwán.

No está claro cómo o cuándo se introdujo la especie en la zona, pero puede haber sido a través del cercano puerto de carga de Augusta.

Los investigadores descubrieron que las hormigas podrían establecerse en el 7% de Europa y el Mediterráneo en las condiciones ambientales actuales. Las zonas agrícolas son las de mayor riesgo, mientras que la mitad de las zonas urbanas estudiadas presentan condiciones adecuadas.

De estas, las ciudades costeras mediterráneas con importantes conexiones portuarias son las que corren mayor riesgo.

Las proyecciones futuras indican que Europa será el lugar más propicio para las hormigas a medida que se caliente el clima.

Los investigadores aconsejan que la detección y la actuación tempranas son fundamentales para gestionar esta nueva amenaza. Las denuncias ciudadanas de picaduras y nidos podrían ayudar a rastrear la propagación de las hormigas. 

Video: los efectos del cambio climático 

Euronews, CurrentBiology.  

Archivado en