El papa Francisco busca sanar las heridas provocadas a los pueblos indígenas

El papa Francisco busca sanar las heridas provocadas a los pueblos indígenas

Hoy se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo y el papa argentino destaca el "valioso sentido de familiaridad y comunidad" de estos pueblos. Hace poco estuvo en Canadá pidiendo perdón a los pueblos originarios por terribles abusos cometidos por la Iglesia católica.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El Papa Francisco ha puesto en valor este martes el "valioso sentido de familiaridad y comunidad" que, a su juicio, "es tan genuino" de los pueblos indígenas.

Lo ha hecho a través de su cuenta oficial de Twitter, en donde también ha destacado la importancia de "cultivar bien el vínculo entre los jóvenes y los ancianos" y de "custodiar una relación sana y armoniosa con toda la creación!". 

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, celebración instituida por las Naciones Unidas el 9 de agosto de 1982, el Santo Padre ha destacado este mensaje, que también ha sido parte de su discurso en el Encuentro con una delegación de Indígenas en el arzobispado de Quebec, que se celebró el pasado 29 de julio, en el marco de su 37 Viaje Apostólico a Canadá.

Tal y como ha explicado Vatican News, en aquella ocasión, el Papa Francisco explicó que su visita a Canadá era "como amigo" y tenía como objetivo encontrarse con la gente, "para ver, escuchar, aprender y apreciar cómo viven los pueblos indígenas" del país.

"No vine como turista, he venido como hermano, a descubrir en primera persona los frutos, buenos y malos, producidos por los miembros de la familia católica local a lo largo de los años. He venido con espíritu penitencial, para expresarles el dolor que llevamos en el corazón como Iglesia por el mal que no pocos católicos les causaron apoyando políticas opresivas e injustas", explicó Francisco en el encuentro.

Del mismo modo, trasladó a los pobladores originarios de Canadá que al final de su "intensa peregrinación" regresaba a casa enriquecido por el tesoro incomparable hecho de personas y de pueblos que marcaron su visita apostólica. 

Por otra parte, les encomendó "al cuidado atento de quienes saben custodiar lo que es importante en la vida", es decir, "las mujeres, y en especial tres mujeres": Santa Ana, la Santa Madre de Dios y la santa indígena Catalina Tekakwitha.

"Estas mujeres pueden ayudar a unir, a volver a tejer una reconciliación que garantice los derechos de los más vulnerables y sepa mirar la historia sin rencores ni olvidos", explicó el Papa en su intervención, en la que también ha explicado que, por el contrario, estas mujeres "podrían haber respondido mal a todos los que se oponían a ese proyecto, o bien permanecer sujetas a las normas patriarcales de su tiempo y resignarse, sin luchar por los sueños que Dios mismo había impreso en sus almas". 

Dpa, Ippdh, VaticanNews, Bbc, Youtube

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?