Rusia y Ucrania: las mujeres que se quedan a luchar en Ucrania

Rusia y Ucrania: las mujeres que se quedan a luchar en Ucrania

Innumerables familias ucranianas han sido separadas por la evacuación de mujeres y niños, dejando a los hombres en la zona de guerra. Pero muchas mujeres también han optado por permanecer en la primera línea. La BBC habló con cinco mujeres ucranianas sobre sus razones para quedarse.

BBC News Mundo

"Nuestra resistencia actual tiene un rostro femenino", escribió la primera dama de Ucrania en su cuenta de Instagram.

Olena Zelenska, esposa del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, ha estado compartiendo impactantes fotos que destacan los esfuerzos de las mujeres tras la invasión rusa.

Y no se trata solo de la publicación de Zelenska: las imágenes están inundando las redes sociales de mujeres sosteniendo armas y vistiendo uniformes militares listas para luchar en la guerra que ha estado asolando a Ucrania desde finales de febrero.

Las familias se han separado a medida que millones, en su mayoría mujeres y niños, huyen hacia el Oeste en busca de seguridad, mientras que los esposos y los padres se quedan para defender las ciudades bajo el asalto ruso.

Sin embargo, muchas mujeres también se han quedado en el país, incluida Zelenska, a pesar del riesgo extremo para sus vidas.

Estas son las historias de cinco mujeres en la primera línea de la guerra.

Kira Rudik: "Da miedo, pero estoy enojada"

Fuente: KIRA RUDIK
Kira Rudik recibió un arma al ser miembro del Parlamento.

"No había tocado un arma hasta que comenzó la guerra", dijo la parlamentaria Kira Rudik. "Simplemente nunca fue necesario".

"Pero cuando comenzó la invasión y existía la posibilidad de conseguir un arma, me sorprendió tanto que decidí tomarla".

"Era pesado y olía a metal y aceite".

Rudik ha reunido una unidad de resistencia en Kiev y se están entrenando para defender la capital ucraniana.

Mantiene en secreto su ubicación específica, dice, porque los servicios de inteligencia le han advertido que está en la "lista de asesinatos" del presidente ruso, Vladimir Putin.

A pesar de esto, continúa su trabajo de alto perfil como líder del partido Voice en el parlamento de Ucrania, mientras patrulla el vecindario con su unidad.

Una foto de Rudik cargando su arma rápidamente se volvió viral, y ella dice que esto provocó que una ola de otras mujeres la siguieran para tomar las armas.

"He recibido tantos mensajes de mujeres diciéndome que están peleando", le dijo a la BBC.

"No nos hacemos ilusiones de cómo será esta guerra, pero sabemos que todos tenemos que luchar para proteger nuestra dignidad, nuestros cuerpos, nuestros hijos".

"Da miedo, pero también estoy enojada y ese es probablemente el mejor estado de ánimo que puedo tener para luchar por mi país".

De los 44 millones de personas que viven en Ucrania, 23 millones son mujeres, según el Banco Mundial, y el país tiene una de las proporciones más altas de mujeres en sus fuerzas armadas.

El ejército ucraniano dice que el 15,6% de sus soldados son mujeres, una cifra que se ha más que duplicado desde 2014.

Este número ahora puede ser aún mayor luego de un anuncio en diciembre que pedía a todas las mujeres de 18 a 60 años, en buenas condiciones físicas, que se registraran para hacer -potencialmente- el servicio militar.

Aquellos que son llamados a engrosar las filas o aquellos que han optado por quedarse en el país pueden encontrarse en peligro.

Fuente: GETTY IMAGES
Muchos bombardeos rusos atacan blancos civiles.

No se sabe exactamente cuántas personas han muerto en los combates desde que los rusos invadieron, pero las autoridades ucranianas afirman que se han producido más de mil muertes de civiles desde la invasión del 24 de febrero.

No es posible verificar esta cifra, pero la ONU informó que, al 8 de marzo, habían muerto 516 civiles.

Además, se cree que miles de combatientes de ambos bandos han perdido la vida a medida que los informes de víctimas de la guerra continúan apareciendo en las noticias internacionales, y es probable que sean superados en número por los heridos.

El presidente Zelensky dijo que 1.300 soldados ucranianos murieron en las dos primeras semanas de la guerra.

Muchos ucranianos cercanos a los combates ahora viven bajo tierra en sótanos y estaciones de metro para protegerse de los misiles y ataques aéreos que golpean sus ciudades.

Los bombardeos también han sido indiscriminados, con nuevas imágenes todos los días de viviendas civiles destruidas, hospitales arrasados ??y corredores humanitarios ignorados.

Esta es la realidad para aquellos que eligen permanecer en la zona de guerra de Ucrania.

Marharyta Rivachenko: "No tenía a dónde correr"

Fuente: MARHARYTA RIVACHENKO
Marharyta Rivachenko dice que sus compañeros de batallón le regalaron estas flores en el Día Internacional de la Mujer.

Junto a las representantes políticas, las mujeres comunes también se ofrecen como voluntarias para combatir en la guerra.

Un par de días antes de que comenzara la invasión, Marharyta Rivachenko celebró con amigos su cumpleaños número 25 en Budapest, Hungría.

Ahora ha aprendido a dormir con el sonido de las sirenas antiaéreas en los refugios, mientras su ciudad es bombardeada por las fuerzas rusas.

"Cuando comenzó la guerra, mi familia estaba en Járkiv y yo estaba solo en Kiev. No tenía a dónde correr", dijo Rivachenko a la BBC.

"No quería evacuar, quería hacer algo, así que decidí unirme a la defensa territorial".

Rivachenko ha tomado cursos de primeros auxilios para convertirse en médico dentro de su batallón y ahora se ofrece como asistente de enfermería.

"Estoy muy asustada", dijo. "Amo mi vida y quiero vivir, pero mi vida depende de esta guerra, así que debo hacer algo para ayudarla a terminar".

Yustyna Dusan: "Mi prioridad es sobrevivir"

Fuente: YUSTYNA DUSAN
Antes de la guerra, Yustuna Dusan era una activista por los derechos de los animales, pero ahora no tiene tiempo para ayudarlos mientras intenta sobrevivir.

No todos pueden integrarse a las unidades de defensa territorial porque ya tienen muchos voluntarios y algunos no cuentan con la experiencia suficiente para que sea seguro.

La consultora tecnológica Yustyna Dusan está haciendo todo lo posible para ayudar a su país.

"Ahora estoy en las reservas y lista para pelear", dijo. "Fui evacuada a Lviv, ya que sin un arma o un automóvil para ayudar no fui eficaz en Kiev".

"Por lo tanto, me ofrezco como voluntaria en una zona segura, por ahora, para ayudar a organizar el regreso de equipos y ayuda humanitaria al frente".

Antes de la guerra, Dusan era activista por los derechos de los animales. Pero dice que ya no tiene la capacidad emocional para preocuparse de ellos.

"Es una catástrofe que los animales sean abandonados en las ciudades para que mueran", dijo. "Pero mi prioridad es sobrevivir, para poder ayudar a nuestras fuerzas armadas, que se mantendrán firmes hasta el final".

"Nuestros hijos se están muriendo y quieren matar a todos los ucranianos y nos sentimos muy solos en esta situación".

"Simplemente no quiero que me maten".

Olena Biletskyi: "Quiero tener a mi tercera hija en una Ucrania libre e independiente"

Fuente: UKRAINE WOMEN'S GUARD
Olena Biletskyi, fotografiada antes de la invasión, ha estado trabajando para entrenar a civiles para la guerra desde 2014.

La casa de la exabogada Olena Biletskyi en Kiev se ha convertido en la sede de facto de la Guardia de Mujeres de Ucrania.

Está embarazada de seis meses y decidió quedarse en la capital con su esposo y sus dos hijas, de 11 y 16 años, para ayudar a defender la ciudad.

"Estamos organizando a las mujeres en la resistencia en todo el país", explicó.

"Fue una decisión familiar quedarnos y luchar, porque no queremos vivir bajo ocupación".

"Es una cuestión entre la esclavitud y la libertad y este es el sentimiento de las mujeres de todo el país. Así que nos quedaremos en Kiev todo el tiempo que podamos".

Ella y su esposo Oleksandr han coordinado el trabajo de preparar a los civiles para la guerra de manera física y psicológica.

Sus esfuerzos incluyen capacitación sobre cómo hacer bombas Molotov, cómo usar rifles de asalto y publicar información en 33 idiomas en su sitio web.

La organización de Biletskyi también trabaja para alterar las marcas ultravioleta que creen que son hechas por las fuerzas rusas, con la idea de que sirvan como objetivos para misiles y paracaidistas, incluida una que su familia encontró en su propio jardín.

"Durante los primeros días, el miedo y la ansiedad fueron abrumadores", dijo. "Pero ahora no hay miedo, solo un deseo de derrotar al enemigo".

"No quería huir, y no planeo hacerlo".

"No sé si sobreviviremos, pero quiero vivir y soñar con tener a mi tercera hija en una Ucrania libre e independiente".

Yaryna Arieva: "No estoy asustada por mí"

Fuente: MIKHAIL PALINCHAK
Yaryna Arieva y Svyatoslav Fursin se casaron el primer día de la guerra.

En la mañana en que Putin invadió Ucrania, Yaryna Arieva tenía una cosa en mente: casarse.

Ella había estado viviendo separada de su ahora esposo, Svyatoslav Fursin, y querían estar juntos durante el conflicto.

Los recién casados ??luego se unieron a la defensa territorial para ayudar a defender Kiev.

"Haré todo lo que pueda para proteger a mi país y mi ciudad", dijo Arieva.

"Mi propiedad está aquí, mis padres están aquí, mi gato está aquí. Todo lo que amo está aquí, así que no puedo dejar Kiev y lucharé si es necesario".

Arieva es diputada del ayuntamiento de Kiev, lo que significa que se le entregó un arma y un chaleco antibalas. Se mudó a la base de defensa territorial con su esposo, pero aún no tiene la experiencia suficiente para participar en misiones de combate.

Por ahora, pasa los días, rezando, fumando y trabajando, mientras espera noticias de su esposo, que está luchando en el frente.

"Antes de la guerra tenía muchos miedos. Tenía miedo de los perros, de la oscuridad", dijo la joven de 21 años.

"Pero en este momento, el único miedo que tengo es perder a mi esposo, no tengo miedo por mí misma".

Fuente: YARYNA ARIEVA
Yarina Arieva se ofreció como voluntaria en la base de Defensa Territorial.

Trabajo peligroso

Voluntarios están muriendo en primera línea, incluidas muchas mujeres.

El 24 de febrero, el primer día que los tanques rusos cruzaron a Ucrania, Iryna Tsvila, veterana de 52 años y madre de cinco hijos, murió en Kiev.

Se ofreció como voluntaria para defender la ciudad junto a su esposo Dmytro, quien también murió el mismo día.

Una semana después, dispararon contra un automóvil que transportaba personas que entregaban alimentos a refugios de animales cerca de Kiev, matando a Anastasiia Yalanskaya, de 26 años, y a otras dos personas.

Los perros habían estado sin comida durante tres días y, según los informes, ella se negó a evacuar para poder ayudarlos.

Otra joven voluntaria, Valeriia "Lera" Matsetska, recibió un disparo de un tanque ruso mientras conducía para obtener medicamentos para su madre, según su organización de ayuda, USAID.

Estaba a punto de cumplir 32 años.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?