Abusos sexuales, torturas y secuestros: qué dice el escalofriante informe de la ONU sobre el régimen de Nicolás Maduro

Abusos sexuales, torturas y secuestros: qué dice el escalofriante informe de la ONU sobre el régimen de Nicolás Maduro

Un informe de la ONU sobre Venezuela reveló los escalofriantes métodos de tortura de la dictadura de Nicolás Maduro.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Un informe de la ONU sobre Venezuela reveló los escalofriantes métodos de tortura de la dictadura de Maduro: crucifixión, abusos sexuales, descargas eléctricas y secuestros.

El dictador Nicolás Maduro lleva días intentando desacreditar el escalofriante informe sobre delitos de lesa humanidad de su régimen. Lo llamó “panfleto” y habló del uso político de los derechos humanos. La Misión Internacional Independiente de las Naciones Unidas sobre Venezuela documentó 122 casos de víctimas que fueron “sometidas a tortura, violencia sexual y/u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes” perpetrados por las fuerzas de la dictadura chavista desde 2014 hasta la actualidad.

La violencia y la persecución, afirma el documento, es sistemática. No se trata de excesos de las fuerzas de seguridad, no se tratan de hechos aislados: en Venezuela hay un “plan orquestado al más alto nivel político, liderado por el propio Nicolas Maduro”, aseguró en conferencia de prensa Marta Valiñas, presidenta de la Misión.

Los métodos de tortura, la instalación de centros clandestinos de detención y el diseño de persecución sistemática contra la oposición del régimen de Maduro recuerdan a las dictaduras latinaomericanas de los oscuros años '70.

Los investigadores documentaron los siguientes actos de tortura, violencia sexual y otros malos tratos contra las personas detenidas:

  • Posiciones de tensión denominadas la “crucifixión” (brazos extendidos y esposados a tubos o rejillas) y “el pulpo” (un cinturón metálico con cadenas atadas para inmovilizar la muñeca y los tobillos);
  • Asfixia con bolsas de plástico, sustancias químicas o un cubo de agua;
  • Golpes, a veces con un palo u otros objetos contundentes;
  • Descargas eléctricas en los genitales u otras partes del cuerpo;
  • Amenazas de muerte o de violencia adicional;
  • Amenazas de violación contra la víctima y/o sus familiares;
  • Desnudez forzada incluso en habitaciones mantenidas a temperaturas extremadamente bajas;
  • Estar encadenado durante largos períodos de tiempo;

Las pruebas son contundentes: los servicios de inteligencia de Venezuela cometen crímenes de lesa humanidad bajo las órdenes de las altas esferas del régimen para reprimir a la oposición, afirmó la ONU en un informe.

“Nuestras investigaciones y análisis muestran que el Estado venezolano utiliza los servicios de inteligencia y sus agentes para reprimir la disidencia en el país. Esto conduce a la comisión de graves delitos y violaciones de los derechos humanos, incluidos actos de tortura y violencia sexual”, denunció Valiñas, presidenta de la Misión.

Las torturas tenían lugar en su sede de Boleíta, en Caracas, y en una red de 17 centros de detención clandestinos en todo el país.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?