La Marina Real británica ya trabaja en sorprendentes armas futuristas

La Marina Real británica ya trabaja en sorprendentes armas futuristas

Esta fuerza publicó bocetos acerca de cómo será su flota en el futuro. Hay, por ejemplo, drones estratosféricos y submarinos autónomos furtivos. Son naves y barcos de última generación con fuentes autónomas, capaces de servirse de energía renovable a su alrededor.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Ya tienen los bocetos, producidos por un grupo de jóvenes desarrolladores ingleses. Por eso, la Marina Real británica publicó en redes sociales diseños detallados de aeronaves y embarcaciones futuristas. La intención de indicar hacia dónde se enfila su visión sobre las armas que crearán los próximos 50 años. 

Los ingenieros fueron convocados para trabajar en estos desarrollos hacia el futuro por el foro de Ciencia y Tecnología de Ingeniería Naval del Reino Unido (UKNEST, siglas en inglés). Y vaya si trabajaron, pues los bocetos ya son un hecho. 

Así, mostraron 4 ideas que combinan avanzadas tecnologías de baja detectabilidad, inteligencia artificial, energía renovable y vehículos no tripulados

Cuatro proyectos

La primera idea es una estación de drones suspendida de un enorme globo de helio propulsado por energía solar. Este cuerpo estaría flotando en la estratósfera terrestre durante años, patrullando de manera autónoma

La estación tendrá drones de ataque rápido que pueden caer en picada a velocidades supersónicas para después desplegar sus alas, ganando la forma de aviones de guerra convencionales y logrando así un mayor control y nivelación. Estas naves podrán deslizarse por encima o justo por debajo de la superficie del agua, logrando mayor furtividad, antes de impactar contra un objetivo enemigo. 

La segunda idea es una plataforma subacuática, diseño tomado del comportamiento de algunas familias de corales conocidos como 'coral cerebro', debido a su similitud con este órgano.

La plataforma soltará bajo el agua aparatos móviles hexagonales que llevarán distintas cargas útiles: armamentos, municiones, ayuda humanitaria, aparatos de vigilancia y también generadores de pulso electromagnético, que pueden inutilizar sistemas enemigos. Estos aparatos hexagonales, a su vez, pueden acoplarse entre ellos formando cadenas para favorecer la maniobrabilidad. 

La tercera idea es una embarcación rectangular, que tiene una pista de despegue y aterrizaje para naves no tripuladas que podrán desplegar en el aire sus propios drones desacoplables fabricados a bordo con tecnología 3D

Algo sorprendente es que tendrá un casco transformable, que podrá cambiar de forma para adaptarse a las distintas misiones que desarrolle, modificando la pista según el tamaño de la aeronave que la use. 

La cuarta idea de los jóvenes ingenieros es una nave multicasco de superficie de tipo trimarán que llevará a bordo drones submarinos de ataque con tecnología furtiva, capaces de recargar sus baterías aprovechando fuentes de energía renovable o incluso plancton u otros recursos biológicos bajo el agua. 

Nick Hine, vicealmirante involucrado con el proyecto, señaló: "En un escenario futuro, si nos vemos incapaces de competir tradicionalmente en términos de masa, debemos pensar de manera diferente si queremos recuperar la ventaja operacional. Los jóvenes ingenieros que trabajaron en este proyecto están pensando radicalmente y con verdadera imaginación, y reflejan cómo piensa también la Marina Real", cerró, citado por la agencia Rt

Royal Navy, Rt, Twitter. Lt, Youtube. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?