La dura realidad que se ha agravado en Latinoamérica por la pandemia

La dura realidad que se ha agravado en Latinoamérica por la pandemia

Según un informe, la situación global producto del coronavirus ha fomentado el trabajo infantil en la región.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Unicef informaron que unos 8,2 millones de menores de edad, entre los 5 y 17 años, trabajan en América Latina y el Caribe, una región que esta "lejos" de erradicar esa actividad infantil por culpa de la pandemia.

"La combinación de la pérdida de empleo, el aumento de la pobreza y el cierre de escuelas es una tormenta perfecta para la proliferación del trabajo infantil", dijo el director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro.

Pinheiro explicó que "abandonar la escuela y entrar prematuramente en el mercado laboral reduce las posibilidades de conseguir mejores empleos en el futuro, perpetuando la trampa de la pobreza".

La OIT y el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) apuntaron que la pandemia está "neutralizando" los "esfuerzos" de América Latina y el Caribe, la región más golpeada por el coronavirus, para cumplir la meta de eliminar el trabajo infantil para 2025.

De los 8,2 millones de menores que trabajan en la región, la mayoría son adolescentes varones y el 33% son niñas. 

El documento indicó que el trabajo infantil se da en zonas rurales y urbanas, el 48,7% se encuentra en el sector agrícola y el 50% lo hace en el trabajo familiar.

Más del "50 % de los niños realizan trabajos peligrosos", para "su salud, educación y bienestar", resalta un comunicado de ambas organizaciones.

Si bien el trabajo infantil disminuyó entre 2010 y 2016, se estima que la pandemia revierta esta tendencia, ya que la cifra de menores que viven en hogares con pocos ingresos se incrementó por la pérdida de empleo e ingresos de las familias, y estas pueden recurrir al trabajo infantil como "mecanismo de supervivencia". 

“Dado que muchas escuelas siguen cerradas, y que las familias empobrecidas en situación de confinamiento han perdido ingresos durante meses y meses, estamos viendo que más niños y niñas latinoamericanos y caribeños abandonan la escuela y se incorporan al trabajo infantil", declaró la directora regional de Unicef, Jean Gough.

La región "esperaba ser la primera del mundo en erradicar el trabajo infantil para 2025", añadió Gough, pero la "pandemia ha hecho que este objetivo sea cada vez más difícil de alcanzar".

Y "es probable que más niños de toda la región caigan en el trabajo infantil en los próximos meses, a menos que las familias reciban ayuda rápidamente", agregó la directora.

El informe presentado en vísperas del Día Mundial contra el Trabajo Infantil dice que en los últimos cuatro años 8,4 millones de menores ingresaron al trabajo infantil, lo que en total supera los 160 millones.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?