El riesgo de demorar la segunda dosis de una vacuna, según Anthony Fauci

El riesgo de demorar la segunda dosis de una vacuna, según Anthony Fauci

El especialista habla de la situación que viven muchas decenas de países: las demoras en las llegadas de las segundas dosis. Dijo que retrasar la segunda aplicación puede generar una “zona tenue” de riesgo de contraer una variante de coronavirus más infecciosa.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

No es cualquier epidemiólogo. 

Anthony Fauci es el principal epidemiólogo de Estados Unidos, quien está "a cargo de todo" en la Casa Blanca de Estados Unidos. 

Ahora, el experto pone el ojo en las demoras de aplicación de la segunda dosis, situación que se replica en decenas de países del planeta. 

El asunto se complica cuando se tiene en cuenta el desarrollo de las nuevas variantes del nuevo coronavirus Covid-19, que son más infecciosas. Vamos a los hechos. 

"Zona tenue" 

La situación de demora se vive, por ejemplo, en Reino Unido y Canadá. Estas potencias debieron postergar la aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 para alcanzar a más población en mayor riesgo de complicaciones con la primera dosis.

Incluso Estados Unidos no escapa a la situación. En USA, arriba del 40% de los adultos ha recibido al menos una dosis de vacuna, pero los casos han aumentado durante cuatro semanas seguidas.

“Sabemos que estos aumentos se deben, en parte, a variantes más altamente transmisibles, que estamos monitoreando muy de cerca”, dijo Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), durante una sesión informativa el lunes en la Casa Blanca. 

Su advertencia subrayó la preocupación de Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno de los Estados Unidos, de que los estadounidenses deben recibir ambas dosis de vacunas fabricadas por Pfizer y Moderna a tiempo, a pesar de que ampliar estos plazos ha permitido que el Reino Unido se acelere por delante de los EEUU en la carrera de vacunación.

Para el especialista, retrasar una segunda dosis de la vacuna podría poner a las personas en una “zona tenue” de riesgo de contraer una variante de coronavirus más infecciosa. Al doctor Fauci le preocupa que las personas que no han tenido el “impacto total” de dos dosis de vacunas serán peligrosamente vulnerables a la infección con variantes que debilitan los efectos de los anticuerpos. 

Anthony Fauci. (LATimes) 

¿Cuánto dura? 

En el Reino Unido, la segunda dosis de vacunas fabricadas por Pfizer o AstraZeneca puede retrasarse hasta 12 semanas. La estrategia fue controvertida cuando se introdujo por primera vez allí, pero ha ayudado al Reino Unido a conseguir que casi la mitad de su población tenga algún nivel de protección con una o más dosis de vacuna.

En ese momento, Fauci rechazó e incluso criticó al Reino Unido por emplear la estrategia no probada (aunque luego se echó atrás en sus duras palabras). Pero el lunes dijo que no había una estrategia “correcta o incorrecta” cuando se trata de retrasar las dosis. “Hay diferentes enfoques y diferentes opiniones”, reconoció.

“Nos ha preocupado, y todavía nos preocupa, que cuando se observa el nivel de protección después de una dosis, se puede decir que es del 80%, pero es algo así como un tenue 80%, porque el nivel de, por ejemplo, anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus, cuando lo dejas en una sola dosis, la pregunta es, ¿cuánto dura?”, cuestionó el experto.

La investigación publicada el mes pasado mostró que el riesgo de contraer COVID-19 después de una primera dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna se redujo en aproximadamente un 80% dentro de las dos semanas posteriores a esa primera inyección. Pero se administró una segunda dosis a esas personas una o dos semanas después, dependiendo de si recibieron la vacuna Pfizer, que tiene un régimen de dosificación con un intervalo de tres semanas, o la de Moderna, que debe administrarse cuatro semanas después.

No está claro qué tan protegidas estarán las personas con una dosis después de esa segunda semana. Y con las variantes en circulación, cada elemento de protección cuenta. Dos dosis de cualquiera de las vacunas siguen protegiendo contra las variantes de evasión de la vacuna de Brasil y Sudáfrica. Pero los anticuerpos generados por estas vacunas son entre dos y seis veces menos efectivos para unirse a la proteína de pico que permite que el coronavirus ingrese en las células humanas.

Entonces, en opinión del doctor Fauci, puede que no valga la pena correr el riesgo de dejar a más personas con solo una primera dosis por más tiempo. Ninguna de las variantes es común en los EEUU, por lo que las probabilidades de que los estadounidenses las encuentren son escasas. 

Variantes peligrosas 

Hasta ahora, la variante sudafricana y la variante de Brasil representan cada una menos del 0,05% de los casos de COVID-19 en los EEUU, según el seguimiento de Outbreak.info. Aún así, son sustancialmente más infecciosos que el virus ‘de tipo salvaje’, y los expertos temen que solo se vuelvan más frecuentes.

Recientemente, un estudio científico realizado por investigadores de Canadá advirtió ahora que la postergación de la segunda dosis puede implicar riesgos de mayor aumento de brotes de COVID-19 en el futuro. El estudio se publicó en la revista Science y fue realizado por investigadores de las universidades de Princeton, Harvard y Columbia y los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, las universidades de Montreal y Mc Gill de Canadá, la Universidad de Oxford y el Wellcome Trust del Reino Unido, y la Universidad de Sydney de Australia.

Aunque el trabajo se centró principalmente en las vacunas de Pfizer/BioNTech, Moderna y Oxford/AstraZeneca, los investigadores aclararon que los resultados “son generalizables en todas las plataformas”. “Varios países, entre ellos el Reino Unido y Canadá, han declarado que retrasarán las segundas dosis de las vacunas contra el COVID-19 en respuesta a la escasez de suministros, pero también en un intento de aumentar rápidamente el número de personas inmunizadas”, explicó Chadi Saad-Roy, que trabaja en los departamentos de Ecología y Biología Evolutiva (EEB) y Biología Cuantitativa y Computacional del Instituto Lewis-Sigler de Princeton y fue el autor principal del estudio.

“Los ensayos clínicos originales de las vacunas, más la epidemiología posterior, son bastante optimistas respecto a la eficacia de la primera dosis. Sin embargo, seguimos sin saber cómo persistirá a largo plazo la protección y la duración de la inmunidad de una sola dosis (o del curso completo de dos dosis o de la infección natural, en realidad)”, agregó Saad-Roy. 

Una dosis, ¿no basta? 

El estudio encontró que una dosis puede no ser suficiente. Identificó que las estrategias de dar una sola dosis puede, como se esperaba, reducir el número de casos a corto plazo al inmunizar más rápidamente a un mayor número de individuos. Sin embargo, si las respuestas inmunitarias de las personas después de una dosis son menos robustas, los brotes epidémicos posteriores podrían ser mayores.

Otro resultado importante asociado a las respuestas inmunitarias imperfectas es el potencial de escape inmunitario viral, avisaron los investigadores. Para empezar a abordar esta compleja cuestión, los autores adaptaron un modelo anterior para el escape inmunitario viral, desarrollado por los coautores Bryan Grenfell, Oliver G. Pybus y Edward C. Holmes, junto con otros colegas que no participaron en el trabajo actual.

“Ya ha surgido al menos una variante que puede adaptarse para escapar parcialmente de la inmunidad”, señaló el doctor Holmes. “La teoría simple subraya que la evolución y transmisión de variantes por parte de huéspedes infectados con niveles intermedios de inmunidad puede ser importante. Por lo tanto, el poder y la duración de la inmunidad, y en particular el efecto de éstas en la retransmisión, son parámetros clave a determinar”, agregó Grenfell.

Un hallazgo intuitivo que destaca el documento es que las tasas muy bajas de administración de la vacuna pueden estar asociadas a un mayor número de casos y, posiblemente, a un potencial más elevado de adaptación del virus. “Esto subraya fuertemente la importancia de una distribución equitativa de la vacuna a nivel mundial, ya que el escape inmunológico en un lugar se extenderá rápidamente”, explica Jessica Metcalf, coautora del trabajo, que investiga en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de Princeton.

En el estudio publicado en Science, los científicos escribieron: “En los lugares en los que la distribución de la vacuna se retrasa y las tasas de vacunación son bajas, nuestros resultados subrayan las consiguientes consecuencias epidemiológicas y evolutivas negativas que pueden surgir. En particular, dado que estas consecuencias (por ejemplo, la evolución de nuevas variantes) podrían surgir como problemas globales, esto subraya la necesidad urgente de una equidad global en la distribución y el administración de la vacuna”. 

RadioUsach, Infobae. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?