La "cortina de abrazo": abuelos que vuelven a abrazar a sus familias

La "cortina de abrazo": abuelos que vuelven a abrazar a sus familias

La pandemia no cesa de mostrar sus horrores en tierra brasileña. Se habla de que viven los días más oscuros. Ahora, promueven un sistema para que se pueda tomar contacto con los ancianos. Las imágenes, en sí mismas, sintetizan todo lo que se vive en el planeta.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Los abuelos del mundo están sufriendo muchísimo esta pandemia. 

Son los que más mueren y también los que menos tiempo han podido pasar con sus familias. 

En Brasil, donde el covid ha pegado de durísima manera, se ha promovido el uso de un traje de plástico que tapa todo el cuerpo para evitar los contagios. 

La intención es lograr darle minutos de contacto a los mayores, con sus familiares. 

"Cortina de abrazo" 

Estos trajes han sido repartidos, inicialmente, en 24 geriátricos del país. Son plásticos resistentes y transparentes. El uniforme cubre todo el cuerpo de los ancianos y no deja que se produzcan contagios. 

La idea fue de una cooperativa médica llamada Unimed Blumenau. Esta organización repartió en los centros de la tercera edad los trajes. La intención es beneficiar con el contacto a unos 600 adultos mayores.

"El plástico, además de ser muy manejable y adherirse con facilidad al cuerpo, imposibilita no solo la transmisión del covid-19, sino que también de otros virus. Su higiene es simple y se realiza con alcohol al 70 %. El éxito del proyecto ha quedado plasmado en los rostros de felicidad de los ancianos al reunirse con sus familiares", escribe Marta Miera, en nota de la agencia Rt.

Marlise Hering estuvo un año y medio sin poder abrazar a su madre. "Vine para visitarla y fue una gloria poder abrazarla. Fue muy emocionante", relata. 

La gerente de Unimed Blumenau, Mara Rúbia Krutzsch Olímpio, explica que la iniciativa intenta ofrecer una dosis de cariño y de amenizar las lagunas de afecto que sufren los ancianos, principales víctimas del covid-19.

"Es muy triste no poder recibir un abrazo de quienes amamos. Es desolador (...) Se trata de una cortina para que las personas se puedan reencontrar. Sentir otra vez la presencia entre padres e hijos, hermanos y familiares que estuvieron separados durante la pandemia. Tras meses y meses sin contacto, muchos pensaban que ya no podrían tocar a sus allegados", asegura.

Olímpio advierte que con el contacto físico los ancianos recuperan su autoestima y se garantiza su salud mental. "La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de una dolencia o enfermedad", dice.

Las cortinas –24 en total, una para cada asilo– han sido confeccionadas por las costureras de la Cooperativa de Grupos de Inclusión Productiva (Coopergips), que trabaja junto a Unimed Blumenau, y permanecerán en las residencias por tiempo indefinido.

Tras más de un año sin poder tocarse, Marlise Hering abraza a su madre en una residencia en Brasil. (Unimed Blumenau)

Todos vacunados 

Todos los mayores que usaron las "cortinas de abrazos" han sido vacunados. La campaña de inmunización comenzó a mediados de enero en Brasil con los profesionales de salud y después, a principios de febrero, con los ancianos. Los datos preliminares indican que se ha producido desde entonces un descenso de hospitalizaciones de ancianos, que suman 30 millones en un país de 211 millones de habitantes. 

Según el Ministerio de Salud, los pacientes de 71 años o más representaban el 38 % de las hospitalizaciones en la primera semana del año y bajó hasta un 26 % en la primera de abril.

En Brasil, se han vacunado más de 30 millones de personas de la primera dosis, alrededor de un 19 % de la población. La inmunización a personas de 90 años se intensificó en febrero, de 70 años a mediados de marzo y de 60 años en abril.

También se registró una baja en el número de muertes. Si en 2020, el número de ancianos mayores de 70 años representó el 51 % de fallecimientos en hospitalizaciones por síndrome respiratorio, en los primeros cuatro meses de 2021 los decesos descendieron hasta un 44 %. 

Abrazar otra vez. (Unimed Blumenau)

El gigante latinoamericano vive uno de los peores momentos de la pandemia con una media móvil de casi 2.400 personas por día, y con variantes del covid-19 mucho más agresivas que se ensañan más con los jóvenes. En marzo, la mayoría de los pacientes que estaban ingresados en Unidades de Terapia Intensiva (UTIs) tenían menos de 40 años. En total ya son más de 395.022 muertes y se han superado los 14,4 millones de contagios. Unos datos que por ahora solo arrojan pesimismo. 

Marta Miera, Rt, Youtube. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?