Resumen: ¿Qué países europeos dejaron de usar la vacuna de AstraZeneca?

Resumen: ¿Qué países europeos dejaron de usar la vacuna de AstraZeneca?

Las personas y los gobiernos de Europa han respondido de modos distintos, ante los extraños episodios de trombosis vinculados con la vacuna de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca. Informe de la agencia Euronews.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

De cómo han reaccionado los países y sus habitantes a los episodios de trombosis en pacientes vacunados con la dosis de Oxford - AstraZeneca, hay mucho para tallar. 

Las respuestas, en algunos casos, han sido tajantes. 

Un informe, al respecto, ilustra cómo ha reaccionado Europa a la administración o no de esta vacuna. 

Unos y otros 

Hace unos días, Dinamarca se erigió en el primer país del continente en abandonar la vacunación contra la COVID con AstraZeneca. 

Por oto lado, el Reino Unido, país vinculado a la dosis, decidió seguir confiando en esta vacuna para su campaña, a pesar de que su regulador de salud confirmó a principios de abril que 19 de los inoculados habían muerto por los raros casos de coágulos de sangre.

Muchos países decidieron suspender el uso de la vacuna de AstraZeneca en marzo, a pesar de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) la respaldaban, afirmando que sus beneficios en la lucha contra el COVID -que ha matado a más de 3 millones de personas en todo el mundo- superan con creces los riesgos.

En su evaluación de los casos de trombosis, la EMA no identificó una causa definitiva para estos eventos muy poco frecuentes, pero dijo que tienen una posible relación con la vacuna y pidió que se incluyera como un efecto secundario potencial extremadamente raro. 

Una vacuna que dejó huella 

Desde entonces, la mayoría de ellos han reanudado el uso de la vacuna, en algunos casos limitándolo a determinados grupos de edad. Pero los informes parecen haber dejado su huella en algunas poblaciones con ciudadanos que deciden no vacunarse.

Antes de que se suspendieran las inyecciones de AstraZeneca por la preocupación por los trombos, en todos los países europeos estudiados en una encuesta de YouGov, excepto en Francia, había más personas que consideraban que la vacuna era segura que insegura.

Sin embargo, esto ya no fue así en marzo, ya que Francia, Alemania, España e Italia mostraron que los participantes eran más propensos a considerar la vacuna como insegura que como segura.

Aquí hacemos un repaso de las diferentes reacciones de los Gobiernos y ciudadanos europeos a la vacuna europea contra la COVID-19.

En Escandinavia 

Linda Bauld, profesora de Salud Pública de la Universidad de Edimburgo, afirma que la situación epidemiológica de los dos países escandinavos que han suspendido el uso de las vacunas, Dinamarca y Noruega, no es desdeñable para que puedan hacer una pausa en su administración.

"Todavía están en una posición bastante buena en cuanto a la pandemia, por lo que están suavizando las restricciones", dijo. "No tienen esta gran tercera ola (en los últimos meses), pero otras partes de Europa sí".

Estos países también fueron de los primeros en dar la alarma sobre la posible relación entre los raros síntomas y las vacunas de AstraZeneca.

Los científicos de Noruega fueron los primeros en decir que había una relación entre los casos raros y la vacuna, con tres casos mortales.

En Dinamarca, dos receptores de la vacuna de AstraZeneca han sufrido graves coágulos de sangre, uno de los cuales fue mortal.

Aunque Suecia es un caso atípico respecto a sus vecinos, tanto por no haber suspendido el uso de las vacunas como por haber experimentado un reciente aumento de los casos notificados del virus -el 18 de abril se registraron 604 casos por millón de habitantes, mientras que Noruega registró 102 y Dinamarca 119-, YouGov descubrió que la vacuna de AstraZeneca sigue siendo considerada segura por la mayoría de las personas (43% frente al 34%).

Los daneses están empatados con un 42% que ve la vacuna como segura y la misma cantidad que la ve como insegura.

En ambos casos, la vacuna de AstraZeneca es considerada como segura por muchas menos personas que las de Pfizer y Moderna.

Reino Unido 

El organismo regulador de los medicamentos en el Reino Unido ha instado a la gente a seguir utilizando la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca, a pesar de que la Agencia Reguladora de Medicamentos y Atención Sanitaria (MHRA) dijo que había una posible relación con los raros coágulos de sangre.

Desde entonces, el Reino Unido ha administrado a los menores de 30 años la posibilidad de elegir otra vacuna.

Los primeros informes sobre los casos de trombos en países europeos parecen haber tenido poco impacto en la actitud de la gente hacia las vacunas en el Reino Unido, ya que la mayoría de los encuestados a finales de marzo por YouGov dijeron que consideraban que la vacuna era segura (77%), lo que supuso un descenso de sólo el 4% respecto a febrero, y todavía a la par con la calificación de seguridad del 79% de Pfizer.

Bauld dijo que esto puede atribuirse en parte al nacionalismo de la vacuna, ya que "la gente está muy orgullosa de ella y la ve como la vacuna británica".

Además, la cobertura de los medios de comunicación en el Reino Unido fue "realmente muy equilibrada, inusualmente equilibrada, en torno a esta cuestión", lo que sirvió para poner las cosas en perspectiva para el público.

Francia, España, Italia y Alemania 

Bauld identificó a Francia y Alemania como dos países en los que los Gobiernos están "muy preocupados todavía por el despliegue de sus vacunas", y añadió que Italia también lo estaba "en menor medida".

Francia, España, Italia y Alemania han restringido el uso de AstraZeneca a los grupos de mayor edad.

En cuanto a la percepción del público, Francia ya mostraba altos niveles de escepticismo sobre las vacunas en comparación con sus vecinos europeos y "una historia como ésta hace que baje aún más y que se debilite la confianza del público", dijo.

En febrero, el 43% de los encuestados dijo que consideraba la vacuna de AstraZeneca insegura frente al 33% que dijo que era segura, y estas cifras empeoraron hasta el 61% de inseguros y el 23% de seguros a finales de marzo.

"Hay que recordar que los políticos son un espejo de lo que ocurre en la población", dijo Bauld.

"La confianza de la población es la confianza de los políticos, porque los políticos responden a lo que la población quiere y a las prioridades de la población, porque son funcionarios elegidos".

En Italia y España, la mayoría de la gente consideraba antes que la vacuna de AstraZeneca era segura (54% y 59% respectivamente), pero desde los informes, esas cifras han caído al 36% y al 38%.

Un portavoz del Ministerio de Vacunas de Italia dijo que es casi imposible recopilar datos a nivel nacional en el país sobre cuántas personas rechazan una vacuna por una razón específica, por lo que es difícil determinar si la gente se negó a recibir la vacuna.

Pero en la región de Calabria, en el suroeste de Italia, por ejemplo, los medios de comunicación nacionales informaron de "muchas renuncias" a la vacuna de AstraZeneca, y sólo se utilizó el 36% de las dosis de la vacuna.

¿Qué tiene que cambiar para confiar? 

"Si la situación se deteriora o no mejora con la suficiente rapidez y la gente está realmente harta de las intervenciones no farmacéuticas -cierres y restricciones similares-, es posible que haya más gente que se manifieste, aunque perciba un riesgo", afirma Bauld.

La otra cosa que dice que podría cambiar la opinión pública es que los organismos y las voces autorizadas comuniquen el mensaje de que la vacuna de AstraZeneca "sigue siendo en gran medida segura y eficaz" y si los Gobiernos y otros organismos pueden invertir en esas campañas.

Euronews. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?