La isla habitada más pequeña del mundo tiene su propia casa y es récord Guinness

La isla habitada más pequeña del mundo tiene su propia casa y es récord Guinness

En el límite entre Estados Unidos y Canadá se encuentra una de las casas más fascinantes del mundo.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Lo maravilloso de este planeta es que puede sorprender tanto por sus dimensiones inconmensurables como por sus sitios pequeños. En esta ocasión, te contamos la historia de la isla habitada más pequeña del mundo. Está en América del Norte y cuenta con su propia playa privada. A continuación, los detalles.

Fuente: Instagram Roadtrippers (/roadtrippers)

La “Isla del espacio suficiente”: ¿cómo es y dónde se encuentra?

Determinar en qué país se encuentra esta singular casa no es una tarea sencilla, ya que se halla justo en el límite entre Estados Unidos y Canadá. Lo que sí se puede decir es que está emplazada sobre una pequeña isla que se ubica sobre el río St. Lawrence, que separa Nueva York de Ontario.

Este sitio también es conocido como “la isla central”. ¿El motivo? Forma parte del archipiélago “Thousand Islands”, nombre que hace referencia a “mil islas” aunque en verdad el total de terrenos que sobresalen del agua en la zona es de 1863.

La superficie de la isla abarca apenas unos 310 metros cuadrados, y por eso ahora se la conoce como “Just Enough Room Island”, lo que equivale a decir “la isla del espacio suficiente”.

Sobre la misma se erige una pequeña casa de dos pisos que cuenta con su propia playa privada y hasta posee un hermoso árbol a un costado.

Una de las curiosidades de este lugar es que la playa en sí no está disponible en cualquier momento del año. Por lo contrario, en determinadas estaciones, cuando el agua sube la tapa por completo, aunque no llega a inundar la casa.

Esto da como resultado una imagen increíble: la de una casa que da la sensación de estar flotando en medio del agua.

Fuente: traveler.es

¿Cuál es la historia de esta isla que obtuvo un Récord Guinness?

Los orígenes de esta historia se remontan hasta la década de 1950, cuando una acaudalada familia, los Sizelands, se hizo con el terreno y decidió construir una casa allí.

Claro que, en ese momento, ni se imaginaban que la misma llegaría a convertirse en un suceso mundial y que hasta entraría en el Libro Guinness de los récords.

¿Cuál es el logro en cuestión? Ser la isla habitada más pequeña de todo el mundo.

Esto resulta curioso y hasta paradójico, ya que en su momento la familia que se hizo con el terreno tenía la intención de construir y tener un espacio donde vacacionar en un estado de completa soledad y a distancia de cualquier persona.

Sin embargo, lo singular de la casa en sí y la fama que la misma adquirió a nivel mundial hicieron que, con el paso de los años, cada vez sean más las personas que se acercan con botes y pequeños barcos para observarla de cerca.

Eso sí: nadie puede pisarla ni visitarla sin autorización. Por lo poco que se conoce, la familia sigue siendo muy reservada, y tal es así que el interior de la casa sigue siendo un misterio.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?