Conmoción: Violaciones y abortos de religiosos católicos a menores en Panamá

Conmoción: Violaciones y abortos de religiosos católicos a menores en Panamá

Religiosos están acusados, entre otras cosas, de violaciones y posteriores abortos de niñas, además de maltratos físicos y psicológicos. También abusaban de niños. Los abusos eran sistemáticos, desde hace seis años. Algunas de las niñas y los niños son discapacitados.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

"Con ropa o sin ropa los niños no se tocan". Una de las consignas coreadas por unos 200 manifestantes en ciudad de Panamá ante el escándalo de abusos contra menores en albergues supervisados por el Estado. Los acusados son religiosos católicos y representantes de organizaciones civiles del país. 

Abusos físicos y mentales contra niños y adolescentes 

Violaciones y malos tratos físicos y mentales sistemáticos contra decenas de niñas, niños y adolescentes que han conmocionado al país, descubiertos por una investigación de la Comisión de la Mujer y la Familia de la Asamblea Nacional. Ha sido presentado por la diputada del partido en el Gobierno Zulay Rodríguez, presidenta de este grupo. 

Según este informe, eran cometidos por los responsables de su cuidado. Algunas niñas denuncian que religiosos las dejaban embarazadas y abortaban

El arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, había dicho que la presunta violación de niños en más de una docena de albergues estatales era "un grito que clama al cielo". Según las pesquisas, desde 2017 decenas de niños sufrieron abusos sexuales, malos tratos físicos y verbales, abortos forzados y malas condiciones de vida en al menos 14 albergues.

Implicados ONG y organizaciones religiosas 

Hay por lo menos catorce centros implicados, gestionaos por ONG civiles y organizaciones religiosas, pero bajo responsabilidad estatal.

"Estamos aquí protestando en indignación por la violacion de niños y niñas y ante la indignación de un gobierno que se quiere lavar las manos y no quiere hacerse responsable", decía Yousee Herrera.

La vaga respuesta del presidente 

Los horrores investigados habrían comenzado en 2015.

La indignación de la sociedad panameña hizo que la semana pasada el presidente Laurentino Cortizo pronunciara un discurso con la promesa de castigar a los culpables, pero sin detallar ningún plan. Una reacción tardía e insustancial según activistas y opositores. 

"Estamos exigiendo el informe de todos los involucrados y, además de eso, queremos cárcel y destituciones de este Gobierno y queremos saber dónde están los niños ahorita mismo porque hay ocho albergues cerrados hasta ahora y sin embargo, sigue sin haber nombres (de responsables)", lamentaba otra manifestante, Carla Nelson.

El informe asegura que algunos de estos albergues de acogida para menores huerfános o de familias en riesgo de exclusión social no contaban con los permisos necesarios y ofrecían unas condiciones de vida infrahumanas. Muchas víctimas de los abusos sufrían además algún tipo de discapacidad

Euronews, Youtube, Twitter. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?