El ataque del miercoles no fue el primero en el Capitolio

El ataque del miercoles no fue el primero en el Capitolio

Los sucesos de esta semana llamaron la atención del mundo. Sin embargo no es la primera vez que el edificio es atacado. Enterate de qué pasó en la historia.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El ataque del miércoles al Capitolio en Washington fue uno de los episodios más extraños vividos en el siglo XXI. Sin embargo, no es la primera vez que esto ocurre en la historia. De hecho, se dio en tres otras oportunidades.

Según cuenta la web Architect of the Capitol, la primera fue en 1814, cuando los ingleses, en represalia por la quema de la capital canadiense York, y en el marco de la guerra de 1812, atacaron el lugar.

Al parecer, no encontraron mucha resistencia y la mayor parte de los ciudadanos huyeron del lugar. Los que se quedaron “fueron testigos de un espectáculo horrible”.

Los británicos incendiaron las principales salas del Capitolio, que luego albergaba la Biblioteca del Congreso, así como la Cámara, el Senado y la Corte Suprema”, comenta el sitio web. “La Casa Blanca, el astillero de la marina y varios buques de guerra estadounidenses también fueron quemados”.

El edificio se encontraba en construcción en ese momento y “la estructura exterior sobrevivió y muchos de los espacios interiores permanecieron intactos”.

En 1954, un grupo de nacionalistas puertorriqueños lograron introducir armas en el edificio y abrieron fuego. Habían viajado desde Nueva York y se instalaron en  la galería de visitantes. Eran Irving Flores Rodríguez, Rafael Cancel Miranda, Lolita Lebron y Andrés Figueroa Cordero, miembros del Partido Nacionalista Puertorriqueño.

Mientras disparaban, desplegaron una bandera de Puerto Rico. Cinco congresistas resultaron heridos pero los atacantes fueron rápidamente detenidos. Este ataque se debe a  la anexión de la isla por parte de Estados Unidos en 1898. Fueron sentenciados a prisión y finalmente el presidente Jimmy Carter les otorgó el indulto.

La última vez que el Capitolio sufrió una situación similar fue en 1998. Un hombre con antecedentes de enfermedad mental entró disparando al edificio, hiriendo de muerte al agente  Jacob J. Chestnut Jr. En su avance intercambió disparos con el detective John M. Gibson, a quién también asesinó, pero eso le dio tiempo a otros agentes a que lo detuvieran.

Finalmente en 1999, un juez federal dictaminó que el agresor no estaba en sus cabales y sufría una enfermedad mental, por lo que no podía ser juzgado.

(Fuente: CNN)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?