A la fuerza, una capital europea deberá hacer estricto confinamiento

A la fuerza, una capital europea deberá hacer estricto confinamiento

En medio de una segunda ola de coronavirus en España, Madrid fue obligada a implementar medidas de confinamiento y otras duras restricciones sociales, pese a la resistencia del gobierno madrileño y después de que la mayoría de las comunidades autónomas aprobaran conjuntamente un plan de contención.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

En medio de una segunda ola de coronavirus en España, Madrid fue obligada a implementar medidas de confinamiento y otras duras restricciones sociales, pese a la resistencia del gobierno madrileño y después de que la mayoría de las comunidades autónomas aprobaran conjuntamente un plan de contención propuesto por el Ministerio de Sanidad español.

Luego de una prolongada resistencia por parte de la presidenta regional de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a confinar la capital española, finalmente el Ministerio de Sanidad a cargo de Salvador Illa, impuso su criterio tras presentar y someter a votación un plan general para las grandes ciudades de todo el país.

Además de Madrid, Cataluña, Andalucía y otras dos regiones gobernadas por el Partido Popular (PP) se opusieron al plan del Ejecutivo de Pedro Sanchez, por considerar que los criterios son "arbitrarios". En el caso catalán, alegan que las medidas son más laxas de la que ya están en marcha en el norteña región, si bien actualmente no rige ningún confinamiento total.

Illa, por su parte, aseguró en conferencia de prensa que "no contempla " que alguna región no aplique las medidas adoptadas, que deben hacerse efectivas en 48 horas.

El plan afecta por el momento únicamente a la Comunidad de Madrid, concretamente a la capital y otras nueve ciudades con una incidencia acumulada en 14 días de más de 500 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes. Entre otras cosas, contempla la prohibición de reuniones de más de 6 personas, así como restricción de la capacidad de bares y restaurantes al 50% y límites de horarios para la hostelería, que no podrán cerrar más allá de las 23 horas.

El máximo responsable de la gestión de la pandemia en España ya había avanzando los tres criterios para el cierre perimetral de las grandes ciudades, que además de la incidencia de casos por número de habitantes, tendrá en cuenta que los test PCR realizados superen el 10% del municipio y que la región tenga más del 35% de camas de cuidados intensivos ocupadas con pacientes Covid.

Poco antes de la reunión, el gobierno de Ayuso manifestó su desacuerdo con Sanidad al afirmar que "se debe tener en cuenta que la ciudad de Madrid es un conjunto de 21 distritos, de los que 18 superan los 100.000 habitantes, y por tanto, los índices no se pueden aplicar, en su conjunto, a toda la ciudad". Asimismo, se cuestionó "la base científica y técnica" que avala el criterio de los 500 contagios por "100.000 habitantes", según un comunicado difundido por la prensa local.

La Consejería de Sanidad de Madrid aseguró también que tiene "elasticidad de camas en hospitalización y UCI (terapia intensiva)", en caso de que sea necesario y recuerda que está construyendo un hospital público para incrementar la capacidad asistencial, según publicó la agencia de noticias Télam.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?