Roger Waters, Correa y Lula se unen por una causa (política) en común

Roger Waters, Correa y Lula se unen por una causa (política) en común

Serán parte, junto a otras personalidades, de “Estamos con Assange", un acto online para apoyar al fundador de WikiLeaks. Será el viernes cuando concluyan los testimonios en el juicio que definirá si se lo extradita de Londres a Estados Unidos.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Los expresidentes Rafael Correa y Lula da Silva, el músico Roger Waters y el filósofo Slavoj Žižek, entre otros, serán parte de una actividad online para apoyar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Será este viernes, día en que concluirán los testimonios de testigos en el juicio que decidirá si es extraditado de Londres a Estados Unidos

La actividad es organizada por la Internacional Progresista, que convocará a activistas, artistas, pensadores y representantes políticos para unirse a Assange "en la lucha por la verdad y la justicia contra la extradición a los Estados Unidos".

“We Stand with Assange” (Estamos con Assange) comenzará a las 10 (hora de Argentina) y contará con la participación del confundador de Pink Floyd, Roger Waters, el exministro de finanzas de Grecia Yanis Varoufakis, la actriz y activista Pamela Anderson y los exmandatarios de Ecuador Rafael Correa y de Brasil Lula da Silva.

También participarán la exembajadora de Argentina en Venezuela y Reino Unido Alicia Castro, el diputado británico John McDonnell, el filósofo Srećko Horvat y la abogada de Assange, Jennifer Robinson.

La actividad se inspira en el Tribunal Russell-Sartre de 1966, cuando representantes de 18 países se reunieron para responsabilizar a los Estados Unidos por sus crímenes de guerra en Vietnam.

"WikiLeaks ha sido una inspiración para los movimientos sociales de todo el mundo. Ahora es el momento para que los movimientos sociales apoyen a Assange. Nuestra libertad colectiva esta en juego", subrayó el filósofo Horvat.

El australiano está acusado por presuntos cargos de espionaje. Sus defensores afirman que el intento de extraditar y juzgar a su cliente en Estados Unidos tiene motivaciones políticas y es impulsado por el presidente Donald Trump.

Washington afirma que Assange ayudó a la analista de inteligencia Chelsea Manning a robar los documentos confidenciales y le reprocha haber expuesto después a los ojos de todo el mundo el nombre de sus informantes, poniendo la vida de estos en peligro.

En Estados Unidos, el fundador de WikiLeaks podría recibir una pena máxima de 175 años de cárcel.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?